Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Fernando García Pañeda. Un estado de ánimo

Fernando García Pañeda. Un estado de ánimo

Me llamo Fernando García Pañeda.

Y en el sector del libro o como mero lector se me conoce como Fernando García Pañeda.

Me gusta leer porque creo que hay otros mundos que están y no están en éste.

Cuando tenía doce años quería ser compositor de sinfonías o escritor de novelas.

Hoy soy funcionario todo el tiempo que me deja libre la escritura.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que tengo una de esas enfermedades raras, degenerativas e incurables.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así: me levanto, voy robándole tiempo a la vida para vivir (o sea, leer, escribir, amar) y al final me acuesto.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando un editor me llamó para decirme que mi novela (única por entonces) le parecía interesante y quería concertar una cita para hablar de su posible publicación.

Y lo peor perder a un familiar muy cercano.

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con el látigo de su indiferencia.

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando deduzco que a nadie más en todo el universo le interesa.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es pensar, imaginar, crear.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando uno de mis escritores favoritos me escribió para decirme que había disfrutado mucho con mi (primera) novela.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a viajar.

Así es como veo el futuro de mi profesión: no hay futuro, sólo presente continuo.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda viajando y empapándome de amor y de Mediterráneo sin parar.

El último libro que he leído ha sido Acqua Alta, de Donna Leon.

Y lo conseguí en Círculo de Lectores.

Y el primero que recuerdo que leí fue, aparte de los incontables cuentos infantiles que rodearon mi infancia, alguno de Los tres investigadores.

En mi mesilla tengo ahora para leer los Ensayos de Montaigne, que leo de vez en cuando y a salto de mata (cuando cuerpo y mente lo permiten) y “Las Suites para Violonchelo. En busca de Pau Casals, J. S. Bach y una obra maestra”, de Eric Siblin.

Me gustaría añadir que aunque no hay nada nuevo bajo el sol y todo está ya contado, las historias pueden contarse de muchas maneras; por eso encuentro un motivo para escribir.

–          http://www.territorioenemigo.net/

–           https://www.flickr.com/photos/fernando-

 

Neus Arqués. Un estado de ánimo

Neus Arqués. Un estado de ánimo

Me llamo Neus Arqués neus

Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como Neus Arqués.

Me gusta leer para entender el mundo.

Cuando tenía doce años quería ser escritora.

Hoy soy escritora y trabajo como analista digital. Me interesa lo relacionado con la (in)visibilidad de las personas.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que hay otras vidas y todas están en los libros.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así: Leo. Trabajo. Escribo. Leo.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue: He cumplido los cincuenta y lo he celebrado viviendo cincuenta experiencias en un año. Descubrí que con la excusa del aniversario podía pedir todo tipo de favores y a todo el mundo le parecían bien, por peregrinos que fuesen.

Y lo peor: perder a un amigo.

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con la idea de que ellos también quieren escribir un libro. Les animo a que lo hagan.

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando puedo prescindir de hacerlo.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es pensar en la historia que voy a comenzar.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando me dijeron que había quedado finalista en un premio literario y que publicarían mi relato. Me puse a dar saltos de alegría.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a conversar y a caminar.

Así es como veo el futuro de mi profesión: creo que a los escritores nos han cambiado la descripción del puesto de trabajo. Hoy escribir ya no es suficiente.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda viajando y organizando mi propia tertulia.

El último libro que he leído ha sido The Signature of All Things, de Elizabeth Gilbert

Y lo conseguí en la librería Eagle Harbour Book Company.

Y el primero que recuerdo que leí fue alguno de la serie Los cinco.

En mi mesilla tengo ahora para leer Jung y el Tarot. Un viaje arquetípico, de Sallie Nichols. Siento curiosidad por el Tarot en este momento de mi vida.  El ejemplar es una maravilla de edición.

Me gustaría añadir que no todas las historias están contadas porque no toda la vida está vivida.

.

–          www.neusarques.com

–          http://www.neusarques.com/cincuenta/cincuenta-1/

–          www.unhombredepago.com

Otros estados de ánimo

Déborah Albardonedo. Un estado de ánimo

Déborah Albardonedo. Un estado de ánimo

Me llamo…Déborah AlbardonedoDeborah_Albardonedo

Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como…Agente literario.

Me gusta leer porque… es una pasión que he tenido la fortuna de convertir en mi profesión.

Cuando tenía doce años quería ser…no lo recuerdo; probablemente, veterinaria.

Hoy soy… aunque suene redundante, agente literario.

Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… elijo un gran libro, una gran historia, y le transmito las emociones que ha despertado en la gente, las vidas que ha cambiado; por eso merece la pena pelear por el mundo del libro.

Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:…llamadas, correos electrónicos, más llamadas, más correos electrónicos…y cuando me dejan, leo.

Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… ¡Uf!, muchísimas anécdotas. Creo que me quedaría con aquella en la que durante una presentación literaria en la que la frase promocional de la novela en cuestión comparaba al prometedor autor con Stephen King, una chica me preguntó “¿es Stephen King el que está firmando libros?”

Y lo peor… sin duda, cuando a uno de mis escritores les vence el desánimo y no hay buenas noticias que transmitirle.

Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… la frase mágica: “He escrito un libro, es una historia que interesará a todo el mundo…

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… es un sector muy vivo, totalmente cambiante, en el que lo que realmente manda es el público, y a veces no entendemos lo que quieren.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… cuando llegan los primeros grandes comentarios de un libro que representas.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… me reservo los detalles, pero fue aquel en el que varios grandes editores pujaban por una de las obras que represento.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… pongo música, paseo con mi gato, o me escapo al cine.

Así es como veo el futuro de mi profesión… En estos momentos, la palabra más adecuada, es “incierto”, pero soy positiva, y este cuestionario versa sobre eso, así que he de decir que veo un futuro con libros.

Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… disfrutando… de los libros, y de mis seres queridos.

El último libro que he leído ha sido… el manuscrito de Francisco Narla.

Y lo conseguí en… Trato preferente.

Y el primero que recuerdo que leí fue… “El Principito”

En mi mesilla tengo ahora para leer… Un montón.

Me gustaría añadir que… Un libro puede ser tu mejor amigo.

–          www.albardonedo.es

Otros estados de ánimo

La traición de los editores en Textos en solfa de Victoria Martín

La traición de los editores en Textos en solfa de Victoria Martín

 Layout 2                                             “La traición de los editores”, Thierry Discepolo.
Original en francés “La trahison des éditeurs”.
Traducción: Gabriela Torregrosa
Trama Editorial. Primera edición, 2013.
No ficción.

Trama editorial se encarga de publicar este interesante ensayo titulado “La traición de los editores”, escrito por el también editor y director editorial (sello Agone) Thierry Discepolo. Traduce Gabriela Torregrosa.

Thierry Discepolo es, además de autor del libro, el fundador del sello independiente francés Agone desde 1998. Con esta firma, se propuso difundir obras que incidieran en la crítica social y política,  en el análisis de la historia y en la literatura comprometida. Un dato que nos aporta mucho sobre el nivel de construcción ideológica que sustenta “La traición de los editores”. Elogios para la traducción al español, nítida y fluida. Por momentos he olvidado que el original estaba escrito en francés (obviando, claro está, las muchas referencias del autor al panorama editorial actual francés).

 

Javier Pellicer. Un estado de ánimo

Javier Pellicer. Un estado de ánimo

Me llamo… Javier Pellicer
Y en el sector del libro se me conoce como… un autor con un futuro prometedor, o eso es al menos lo que espero.
Me gusta leer porque… me hace sentir, porque me lleva a otros mundos, porque abre mi imaginación y me inspira, porque… son tantas las razones que podríamos estar todo el día.
Cuando tenía doce años quería ser… astrónomo. Pero odiaba las matemáticas.
Hoy soy… escritor, o al menos me siento escritor, aunque no me dé de comer. Novelas, relatos y artículos literarios sobre el mundo del libro para mi web son lo mío.
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… piense en lo que más le gusta a él, eso que le apasiona, y entonces entenderá por qué me gusta leer y escribir.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:… buscar tiempo debajo de las piedras para escribir, bien sean trabajos literarios o artículos para mi web.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… no sé si raro, pero sí mágico: estaba en una librería, y mientras ojeaba varias novedades para decidir cuál comprar, llegó una chica y se puso a buscar entre las novelas históricas. Se quedó mirando mi primera novela, “El espíritu del lince”, y al ver que le interesaba (por el rabillo del ojo) le dije que yo era el autor. Huelga decir que se llevó el libro firmado y dedicado.
Y lo peor… la constante lucha por publicar. Cuesta mucho y mina los ánimos en ciertos momentos. ¡Pero cuando ocurre, hace que todo haya valido la pena!
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… que los escritores deberíamos conformarnos simplemente con que nos lean, y que no deberíamos defender nuestros derechos de remuneración por nuestro trabajo. Vamos, que no tenemos que cobrar, que demos gracias de hacer lo que nos gusta.
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… llega una temporada de sequía en lo referente a la inspiración. Pero siempre vuelve, tarde o temprano.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… precisamente cuando te llega una racha de inspiración y sientes que conectas con la historia que estás escribiendo. Hace que todos los sinsabores queden en nada.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… me llegó mi ejemplar de mi primera novela publicada. Me emocioné profundamente debido al esfuerzo que había detrás de ese momento.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… cualquier cosa salvo aquello de lo que quiero descansar. Cine, música, salir a que te dé el sol…
Así es como veo el futuro de mi profesión… complicado, muy complicado. Pero mientras dure la ilusión, mientras escribir me haga feliz, seguiré luchando.
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… ¿escribiendo? Qué poco original soy para algunas cosas.
El último libro que he leído ha sido… Absurdario“, de Darío Vilas. Una pequeña joya inclasificable.
Y lo conseguí en… una librería, por supuesto.
Y el primero que recuerdo que leí fue… ¡Uf!, imposible para un desmemoriado como yo recordar el primer libro que leí. Imagino que alguno infantil, cuando era un niño. Pero el que más me marcó, sin duda, fue “El Señor de los Anillos”.
En mi mesilla tengo ahora para leer… tantos libros, que creo que el mueble va a colapsar.
Me gustaría añadir que… ha sido un placer compartir mis vivencias con todos vosotros. Y que no olvidéis apadrinar un autor español. No mordemos.

Enlace: La Web de Javier Pellicer (artículos, entrevistas, recursos para escritores y noticias relacionadas con el mundo del libro) http://javierpellicerescritor.com/

OTROS ESTADOS DE ÁNIMO   
.


 

Seguimos con el rumrum de Memorias de un librero

Seguimos con el rumrum de Memorias de un librero

antoncastromemoriasdeunlibreroAntón Castro en facebook

triviño_memorias022

Juan Triviño

Silvano Gozzer. Un estado de ánimo

Silvano Gozzer. Un estado de ánimo

Me llamo… Silvano Gozzer
Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como… uno de los anatómicos.
Me gusta leer porque… me siento menos estúpido cuando lo hago y porque hasta los peores libros me enseñan alguna cosa sobre la condición humana.
Cuando tenía doce años quería ser… científico.
Hoy soy… consultor en mi propia empresa, diseñador de los libros de Fórcola, lector empedernido, socio de un par de editoriales, especialista en libros electrónicos, integrante de un laboratorio, dueño de un westie y amantísimo esposo de una peruana.
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… no los escribo, solamente vivo de ellos.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:… responder correos electrónicos, hablar con mi socio Alberto Vicente, reunirme con clientes y potenciales clientes, trabajar en mi iMac, jugar una partida de ajedrez en línea, actualizar el calendario, procastinear y al final del día leer.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… después de haber vivido en cuatro países y seis ciudades distintas muchas cosas en mi vida editorial han sido bastante raras, aunque por citar la última una cena accidental en una pequeña ciudad peruana con el último premio Rómulo Gallegos, un tipo estupendo con una novela de imprescindible lectura, Simone,que me contó que no quería dar su libro a una editorial grande porque le daba miedo que luego lo obligaran a escribir otra.
Y lo peor… algunos amigos que he perdido por diferencias profesionales.
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… que prefieren el olor y el tacto de los libros en papel.
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… recibo críticas crueles de personas que respeto y aprecio.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… el trabajo en equipo con mi socio Alberto y la cantidad de gente interesante que he podido conocer estos años.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… firmé la escritura para la constitución de mi empresa en España y cuándo lo volvimos a hacer para constituirla en Perú.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… conocer los innumerables restaurantes limeños y a leer la última novela de Grisham.
Así es como veo el futuro de mi profesión… mayor transversalidad, mayor cooperación, más tecnología, más trabajo y más ilusión.
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… me cuesta imaginarme jubilado pero si lo consigo me dedicaré a viajar a visitar todas las librerías del mundo.
El último libro que he leído ha sido… La conjura de los necios, un clásico que tenía pendiente leer desde hace años y que al acabar me di cuenta por qué no lo había leído hasta ahora
Y lo conseguí en… la librería de la Pontificia Universidad Católica de Perú, mi librería de cabecera en Lima por cercanía y porque obtengo descuentos en los extremadamente caros libros importados españoles.
Y el primero que recuerdo que leí fue… La vuelta al mundo en 80 días, el libro que me enseñó lo divertida que podía ser la lectura, a pesar de la edición infame en papel de periódico que compré en una extinta librería en Bucaramanga (Colombia) que tenía el maravilloso nombre de La alegría de leer.
En mi mesilla tengo ahora para leer… Uma breve história do Brasil, una apasionante historia de mi país de origen editado por Planeta Brasil.
Me gustaría añadir que… gracias por invitarme a participar del estado de ánimo y por el trabajo que hace el equipo de Texturas, una revista que ha  sido un referente y un ejemplo para mi durante todos estos años dedicados al sector editorial.
.
          http://www.anatomiadered.com/

OTROS ESTADOS DE ÁNIMO   
Más ecos producidos por Memorias de un librero y el número 25 de la revista

Más ecos producidos por Memorias de un librero y el número 25 de la revista

En Texturas, de @TramaEditorial, se publica un artículo sobre mi añorado Juantxu. Gracias, Javier García Clavel. pic.twitter.com/jX0fLRZEp0
— Paz Olivares (@Olivaropaz) enero 15, 2015

Si hay algo que no sobra en una librería es tiempo Memorias de un librero, Héctor Yánover @TramaEditorial pic.twitter.com/gFhYl3dFR7
— Manuel Minchón (@ManuelMinchon) enero 18, 2015

Ya tengo el último número de Texturas de @TramaEditorial en versión digital. Lectura interesante para esta noche. pic.twitter.com/DDbmiUpDqC
— Juan Triviño (@juantrivi) enero 20, 2015

Mis últimos collages en la revista Trama & Texturas. Gracias, un honor! Comisario: @alvaro_sobrino @TramaEditorial pic.twitter.com/mVGKHoiQrS
— Juan Cardosa (@jcardosa) enero 23, 2015

Enrique Pascual Pons. Un estado de ánimo

Enrique Pascual Pons. Un estado de ánimo

Me llamo…Enrique Pascual

 

 
Y en el sector del libro o como mero lector se me conoce como…Quique
 
Me gusta leer porque…Nunca me lo he planteado. Leo desde que soy un crío. En mi casa no se hablaba de otra cosa y si querías seguir las conversaciones tenías que leer. Es un hábito tan arraigado en mí que no me planteo un día sin poder leer, llevo siempre un libro encima, aunque vaya a hacer la compra. De hecho recuerdo que mi único arresto en el servicio militar fue cuando me pillaron leyendo La insoportable levedad del ser después de limpiar las letrinas del batallón.
 
Cuando tenía doce años quería ser…Abogado. Siempre he sido muy picapleitos. De hecho estudié Derecho y me encantó. Es una espinita que tengo clavada.
 
Hoy soy…El nieto de Marcial Pons, el hijo de Carlos Pascual y el sobrino de Juan José Pons. Yo tenía el listón muy alto como para ser alguien.
 
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que…Nací en una librería. Mi madre debió romper aguas en la librería de Valle Suchil. Es la fuerza del destino.
 
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:…Soy un enamorado de mi oficio; me quejo poco. Soy como un exfumador en un estanco. Estoy rodeado de libros que quiero leer y que no tengo tiempo para hacerlo. Y cada día llegan más. Es muy frustrante.
 
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando…Tengo muchas anécdotas, pero quizás lo más destacable fue cuando se rodó un capítulo de “Cuéntame cómo pasó” en la librería. El capítulo relataba un mitin semiclandestino de Ramón Tamames en la librería en los años 60 que terminaba siendo reventado por los falangistas. Los extras chavales muy jóvenes que no sabían lo que había sido Falange, tenían que entrar en la librería insultando a los rojos y rompiéndolo todo. En un momento de euforia uno de los chavales en lugar de “¡Viva Franco!” soltó “¡Aúpa Franco!” y tuvieron que cortar dadas las risas del personal con el consiguiente cabreo del director.
 
Y lo peor… El fallecimiento de un compañero nuestro en la montaña escalando y de dos más por enfermedad.
 
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con…Que es idílico trabajar en la librería, que aquí lo único que hacemos es leer y escuchar buena música. Los libros florecen en las estanterías, no hay que pedirlos, marcarlos, catalogarlos, trasportarlos, colocarlos, venderlos, devolverlos (en algunos casos), reponerlos,…
 
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando…He trabajado a nivel gremial y he encontrado tanta cerrazón y estrechez de miras.
 
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es…El reto que supone todos los días vender libros. Ningún día es igual. No hay monotonía en lo que hacemos.
 
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando…Don Marcial, con 93 años entró en la nueva librería que sustituía a la que él fundó y me dijo “Curri (me llamaba así) esto está pero que muy bien”
 
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a…Jugar al fútbol con mis hijos en el parque o juntarme con mis colegas los jueves a tocar rock & roll.
 
Así es como veo el futuro de mi profesión…Pues en estos momentos corto pero intenso, como el buen café. Podría durar más si consiguiéramos entre todos los sectores del libro rediseñar un nuevo modelo de relación muy distinto al que tenemos ahora. Pero después de haber intentado dar algún paso en esta dirección desde mis múltiples puestos de representación gremial, lo veo muy pero que muy difícil. De ahí lo de la cerrazón y la estrechez de miras.
 
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda…Disfrutando de las cosas sencillas.
 
El último libro que he leído ha sido…Expediente Bagdad, de Eugenio García y Joan Cañete publicado por Siruela. Una buena recomendación de mi amigo Aldo de Antonio Machado
 
Y lo conseguí en…Mi librería. A diferencia de otros libreros a mí no me regalan prácticamente libros. Me los compro casi todos. He llegado incluso a proponer libros a editores que una vez que han salido, no se han molestado ni en enviármelo.
 
Y el primero que recuerdo que leí fue…La tarta voladora de Gianni Rodari.
 
En mi mesilla tengo ahora para leer…… ¿Por qué Marx no habló de Copyright? de David García Arístegui publicado por  Enclave de Libros.
 

 

Me gustaría añadir que…hay que recuperar el verdadero oficio del librero de nuevo. No podemos permitir que otros confeccionen nuestra oferta porque nos sea más cómodo y sencillo. Ser librero requiere proponer todos los días a los lectores una selección a la medida de sus exigencias y eso es algo que sólo lo podemos hacer nosotros.

 


  OTROS ESTADOS DE ÁNIMO   
Algunos ecos al recibir el número 25 de Trama&Texturas o al encontrarse con Memorias de un librero

Algunos ecos al recibir el número 25 de Trama&Texturas o al encontrarse con Memorias de un librero

Un lujo de número, con @JulietaLionetti, @VilaSilva, @_isaacrosa et al. | Trama & TEXTURAS 25 http://t.co/uyllqwwufO pic.twitter.com/bCLpn3xykk
— José Antonio Millán (@librosybitios) enero 9, 2015

Ya ha llegado el n°25 de Trama&Texturas, de @TramaEditorial y es de toma pan y moja! pic.twitter.com/joalbG44ld
— Bernat Ruiz Domènech (@BernatRuiz) enero 8, 2015

Revista Texturas nº 25, pág 42. Una loa a nuestra Edelmira Poncela. Las correctoras, qué gran necesidad. http://t.co/DTQkcsMcYw
— sinPretensiones (@edicionesSinPre) enero 14, 2015

Creo que ya tengo lectura para este fin de semana, momento para recordar mis 8 años como librero @TramaEditorial pic.twitter.com/4hYCEf61KO
— Manuel Minchón (@ManuelMinchon) enero 15, 2015

Aprendiendo de los grandes libreros:’Memorias de un librero’ escritas por Héctor Yánover @Trama_Editorial pic.twitter.com/Mq1YYjPjZT
— Tipos Infames (@tiposinfames) enero 14, 2015