Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Marketing digital para pequeñas editoriales. David Soler en Texturas 27

Marketing digital para pequeñas editoriales. David Soler en Texturas 27

Compra hasta el 30 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 27 en digital por sólo dos euros. Acceder.

Muchas son las empresas que se han lanzado al mundo de Internet en general y al de las redes sociales en particular por eso de que son gratis. Pero también muchas son las que, al no contar con recursos ni formación, van a lo de siempre viendo cómo otras, las grandes con recursos, sí parece que consiguen un retorno. Entre los errores que se cometen, uno de los que se repite es fijarse más en la cantidad que en la calidad y hacer en todas partes lo mismo. Creo que el error es fruto de no pensar estratégicamente, para después planificar y desarrollar una táctica que se adecue tanto a la editorial como a los sitios donde vamos a estar presentes.

Voy a tratar de escribir una hoja de ruta de lo que podría ser una estrategia de marketing digital para una empresa del sector editorial pero, sobre todo, partiendo de la base de que no se cuenta con excesivos recursos ni económicos ni humanos. No debe tomarse como un listado de sitios donde conseguir «el éxito» aunque haga mención a sitios específicos. Los sitios solo sirven para «tangibilizar » el concepto que trato de transmitir. En el ejemplo que usaré el centro de la estrategia es llevar tráfico a una tienda online que podría ser perfectamente una web tipo catálogo. El modelo sirve igual, o casi, si el centro fuera un blog o una página de Facebook, por poner dos ejemplos. Solo habría que hacer ajustes, pero como visión general creo que sirve. Lo importante, creo yo, es la metodología y la línea de razonamiento.

Así que ahí vamos con nuestro particular marketing de guerrilla que, obviamente, puede hacerse de muchas maneras. Antes de empezar resumiré un post de Tristan Elósegui sobre errores estratégicos más comunes en una estrategia de social media (http://bit.ly/1CEJ4zW). Son estos:

1. Usar las redes sociales para vender. Ahí no se vende, se atrae tráfico al sitio donde sí se vende.
2. Perder de vista los objetivos del negocio o mezclarlos con los de la Red. Todo empieza con los objetivos que quiero conseguir como negocio (asumiendo que siempre la meta es la venta).
3. Derivado de lo anterior, equivocarse con las métricas que vas a usar para definir si lo estás haciendo bien. Por poner un ejemplo, al final tener muchos likes no significa nada.

Txt_27Para seguir leyendo, compra hasta el 30 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 27  en digital por sólo dos euros. Acceder.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Decálogo básico para abrir una librería. Maite Aragón

Decálogo básico para abrir una librería. Maite Aragón

Maite Aragón estuvo en el proyecto librero de La Extravagante y ahora está en el recién inaugurado Caótica. En 2013 elaboró este decálogo que nos parece interesante recuperar y ponerlo de nuevo en la conversación.

0. Para todo amante del libro y las librerías, la librería es un espacio sagrado… y ser librero, a ojos de los del otro lado del mostrador, puede parecer un oficio relajado, exclusivamente placentero y feliz… LA REALIDAD ES DIFERENTE. Las librerías son sagradas, sí, y ser librero también. Y lo sagrado implica estrés, responsabilidad, a veces soledad y muuuuuucho mucho trabajo. Mucho esfuerzo.

1. Si has pasado al siguiente punto y quieres seguir adelante con tu sueño, ubica una zona con actividad cultural de la ciudad

2. Estúdiala. La gente que la transita. Los comercios que se ubican allí.

3. Elige un local con escaparate, preferiblemente. Luminoso. Bien orientado. Los metros dependerán del tipo de librería que quieras montar. Precio: lo más bajo posible. Mínimos gastos para poder darle aire a un comienzo y tiempo para evolucionar. Si asumimos costes muy altos, por encima de lo que la venta de libros pueda dejarnos de margen, corremos el peligro de tener una gran propuesta pero no tener tiempo para sustentarla.

4. Sé realista contigo mismo, busca en qué tipo de libros eres especialista, qué te apasiona y dedícate a eso. Especializarse te hace distinto. Crea interés. Y sé realista, mídete en tu forma de ser y en tus entregas, para saber hasta dónde quieres dar para tener tu librería, qué horarios puedes sustentar, tu capacidad de trabajo y si puedes solo o necesitas ayuda. Siendo realista en este punto te evitas muchos problemas posteriores. Si lo montas con alguien, mide la compatibilidad con tu socio. Es importante, como libreros, sois extensiones el uno del otro y todos tendréis que defender el fuerte con la misma motivación y convicción.

5. Contacta con comerciales de distribuidoras de la zona. Si no conoces, no dudes en preguntar en otras librerías de la ciudad o consultar las webs de editoriales, será fácil. Lo difícil será luchar las condiciones. Utiliza tus contactos si los tienes y haz valer tu experiencia en el mundo del libro como aval. Intenta no endeudarte. Intenta conseguir depósitos (tanto las editoriales como las distribuidoras necesitan espacio de exposición) y si lo haces, llévalos al dedillo porque pueden sepultarte. Y si trabajas en firme, controla mucho, selecciona mucho y revisa los vencimientos de las facturas para mantener un mínimo de tesorería aceptable siempre. Sobre todo, explícales tu proyecto de librería con convicción: un librero con experiencia, motivado, que escoge un buen local, visible, en una zona de movimiento de la ciudad… pueden ser un gran aval para todas las distribuidoras. No prostituyas tu concepto de librería, defiéndela ante ellos y elige bien lo que quieres.

6. Crea un espacio acogedor. Cálido. Proyecta en tu local tu librería ideal e intenta conseguir que se parezca lo más posible (dentro de los límites que te marque tu presupuesto para la adecuación). Vuelca tu personalidad en tu librería para que consigas eso que puede llamarse una “librería de autor”; si se parece al salón de tu casa, no te asustes, es tu espacio, el lugar sagrado en el que impartirás tu ministerio: es tu casa. Como corren vientos de cambio en el sector, piensa en ofrecer añadidos: café, vino, algo de comida. Dependiendo de los metros y la propuesta de librería que tengas puede ser una simple cafetera y un sofá (el olor a café o té combina genial con el de libro) o una barra con cafetería. No desesperes con las licencias del ayuntamiento y hazles ver que es un concepto híbrido (quizá entre todos consigamos pronto licencias mixtas). No te pilles los dedos con la ilegalidad, o lo mínimo posible, el oficio de librero no da para sustentar multas.

7. No tardes mucho en abrir, cada mes con la puerta cerrada son gastos que no se sustentan de la venta pero no abras si no estás mínimamente preparado. Confía en ti, el tiempo te irá dando la sabiduría para ir moviéndote como pez en el agua. Implica a tus conocidos de la zona. Empieza a crear expectación sobre tu apertura, crea curiosidad. Pide ayuda a gente que quiera implicarse, crea comunidad, haz sentir que la librería es de todos, empieza a trabajar desde ya la fidelidad. Implica a comercios, colegios, interactúa con ellos. Busca clientes antes de abrir.

8. Haz una fiesta de apertura. Te mereces celebrarlo. Añade acción cultural: música, teatro, animación. Y ya que estás con esas espero que hayas pensado en qué propuesta cultural tendrá tu espacio: talleres de lectura (niños y mayores), talleres de otra índole (que sean express, hoy a la gente le cuestan los compromisos a largo plazo), conciertos, proyecciones, teatro, presentaciones de libros, conversatorios… todo o nada de eso. Es tu elección. Solo tienes que saber que las actividades culturales no dejan mucho margen y que a veces funciona la convocatoria, otras no. PEro es un empeño que inicialmente merece muchísimo la pena para darse a conocer, llamar la atención crear cartera de clientes. Luego, como ya te habrás enviciado, porque crear cultura es un veneno que engancha, no podrás parar. Y cada vez harás cosas mejores, con gente de primera línea. Estoy segura. Si tu espacio tiene un espacio reservado para las actividades, porque te lo puedes permitir, mejor que mejor, nunca cegarás el espacio de venta y eso te dará mayores posibilidades.

9. Dispuesto a hacer de todo y a que no se te caigan los anillos con nada, lo mismo, quizá, tengas que arreglar un enchufe que hacer de interiorista que de gestor cultural, que de relaciones públicas, que de contable. Organízate bien qué tiempo es para cada cosa. Y no asumas cosas que sabes que no puedes asumir: si no se te dan bien las cuentas es mejor asumir un gasto (pagando a quien lo hace de maravilla) que hacerlo tú, quemarte y hacerlo mal (y tu librería corra el riesgo de perecer en un maravilloso intento). Usa tus recursos y busca a la gente que mejor hace lo que tú no sabes hacer. A veces sirve el trueque pero si no sirve, cualquier dinero estará bien pagado por hacer las cosas bien.

10. Sé permeable. No dejes de estar al tanto de la evolución de las librerías, de las tendencias, dialoga con otros libreros, súmate a lo que los demás hacen bien. No dejes de innovar y adecuarte a los tiempos. Pero sobre todo… NO DEJES DE DISFRUTAR con lo que haces, es lo que hace que el esfuerzo tenga sentido y merezca la pena… y lo mejor, los clientes te lo agradecerán y se volverán adictos a lo bueno que desprendes.

¡SUERTE!

Sobre librerías en la colección Tipos móviles.

TM19_Memoria_libreroTM15_Memoria_libreria

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Elogio de la lectura. Xavier Antich en El Nacional

Elogio de la lectura. Xavier Antich en El Nacional

Se acerca Sant Jordi. Como cada año, el acontecimiento europeo más multitudinario, popular y festivo con el libro como protagonista absoluto. Librerías y editoriales llenarán las calles y plazas del país y, por un día, la ciudadanía se definirá por su condición lectora, comprando libros y regalándolos.

La lectura de libros es un acto extraño, peculiar y, en cierto sentido, inquietante. No es un acto natural, sino cultural. Quizás, el acto cultural por excelencia. Y la respuesta a la pregunta ¿por què leemos? tiene, seguramente, tantas respuestas como lectores. No me refiero a la lectura eventual, accidental o esporádica, aquella que no se consolida en un hábito: quien lo hace así, quizás todavía no ha descubierto la auténtica revelación que provoca siempre la lectura de un libro imprescindible, y no todos lo son, por fortuna. Por eso cuesta entender los que dicen, como excusándose, que no leen porque no tienen tiempo. En realidad, lo que se quiere decir, con ello, es que la lectura, tal como la han conocido y por lo que significa en sus vidas, no es, todavía, y quizás no lo llegue a ser nunca, un acto necesario. Me refiero, más bien, a la lectura que es capaz de ofrecer aquello que, por nosotros mismos, nunca llegaríamos a conocer o descubrir. Cuando eso ha pasado una vez, y sólo hace falta que pase una vez, ya es difícil que la lectura no sea un hábito: la persistencia en una costumbre que busca encontrar, en cada lectura, aquello que, quizás, una vez, se ha producido: la revelación de un mundo.

La lectura, en realidad, nos pone ante la vida de los otros, ante una intimidad que, si no fuera por el texto, nos sería completamente inaccesible. Pensemos, por ejemplo, en este pasaje de En el corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad, “acaso el más intenso de los relatos que la imaginación humana ha labrado”, como escribió el poeta Jorge Luis Borges. Se trata del momento en que el narrador habla de Kurtz, a quien ha buscado durante toda la novela y al cual, finalmente, encuentra, pocos momentos antes de morir: “En aquel momento, estaba vivo delante de mí, vivo como siempre había sido, una sombra insaciable de espléndidas apariencias, de espantosas realidades; una sombra más oscura que la sombra de la noche, y noblemente envuelta con el manto de una sensacional elocuencia”.

Seguir leyendo en El Nacional.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Pepe Grillo y el Adaptador eléctrico. Manuel Dávila Galindo Olivares

Pepe Grillo y el Adaptador eléctrico. Manuel Dávila Galindo Olivares

El mundo del libro se divide esencialmente en dos tipos de tropa. La primera sostiene todo en su lugar y evita el desplazamiento que podría traer consigo algún alud vertiginoso que genere algún tipo de cambio. La segunda tropa elige, casi anualmente, una serie de cisnes negros que cimbrarán a la primera tropa y nos someterá al raudo y enérgico látigo del cambio.

Lo más gracioso sobre la existencia de estas dos tropas es que normalmente utilizan el mismo armamento, los mimos vehículos y hasta los rangos. Son el mismo ejército, pues. Después de pasar algunos años viajando por el mundo, persiguiendo el Santo Grial del libro, llegué a un par de muy sanas conclusiones: uno, jamás uses el roaming de tus datos y dos, siempre averigua si necesitas un adaptador para los tomacorrientes de cualquier lugar que visites. En realidad todo lo demás que aprendí en esos viajes es secundario y si me toman las prisas, está subordinado a estos dos grandes aprendizajes.

La realidad es que por muy modernos que vamos cada país tiene sus propias reglas en términos de comunicaciones y se deben respetar, a riesgo de volver a casa y encontrarse una factura que supere el costo del avión y hospedaje del viaje anterior. ¿La solución? Simple. Aterrizas, buscas un lugar donde te vendan un chip local, pagas una cantidad de dinero que casi nunca supera el costo que tendría en México y cuando enciendes el teléfono le dices al Whatsapp que quieres conservar tu número local.  Simple y llanamente tienes un teléfono económico, normalmente con datos y mantienes el 85% de tu comunicación diaria. Porque si su comunicación diaria pasa más del 15% por afuera del Whatsapp algo están haciendo mal. ¿Cuál es la lección? En cualquier situación lo más importante es reconocer las reglas locales antes de tratar de implementar soluciones que puedan alterar el ecosistema.  Si lo quieren en términos más librescos es más simple, una librería tiene que tener libros a la venta y todo lo demás es puro adorno.

¿A qué viene esto? Últimamente han empezado a proliferar las librerías de segunda mano. Sobre todo en el mercado europeo han encontrado la manera de revalorar libros usados para reinsertarlos a un mercado que no depende única y exclusivamente de la nostalgia o el coleccionismo. En Latinoamérica las librerías de  “viejo” llevan años ocupando un espacio interesante en el mercado, hay calles completas de este tipo de locales que se consideran guaridas de piratas donde se reservan grandes tesoros para aquel con el tiempo y la paciencia para encontrarlos.  Estas librerías normalmente compran por volumen librerías de gente que muere o que ya no tiene suficiente espacio y después los colocan a la venta a precios aleatorios pero casi siempre lo suficientemente pequeños para ser asequibles y atractivos. En mi caso recuerdo que si no hubiera sido por estas librerías me hubiera perdido El Cuarteto de Alejandría que pasó más de diez años agotado en librerías sin que se reeditara o reimprimiera. Así miles de lectores en los países de América Latina generaron un vínculo con las librerías de viejo, con el tiempo una buena parte de estos lectores empezaron a tener ingresos de otro tipo y reservaron sus viajes a estos templos del polvo y papel para encontrar ediciones especiales o rarezas fuera de circulación.

Seguir leyendo en Libro portátil.

Manuel Dávila Galindo Olivares es autor de Los territorios del libro, paradojas, aporías y desvelos publicado en la colección Tipos móviles.

TM20_Territorios_libro

 

Manuel Dávila Galindo Olivares nos propone parar un momento, levantar la vista, trazar un horizonte, esquivar no pocos golpes, y ponerle mucho sentido común y más humor a estas nuestras cosas del libro.

16,00 €

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Día(s) del libro en Trama. También 10 por ciento de descuento

Día(s) del libro en Trama. También 10 por ciento de descuento

Pues sí, pues sí.

Para que lo sepáis con un poco de antelación.

Sábado 22 y domingo 23. Todos los pedidos que se realicen en la web de Trama tendrán el 10% de descuento.

¿Cómo conseguirlo?

Fácil. A la hora de realizar el pedido cuando se te solicite introducir el código de un cupón incluye : díadellibro Eso sí ¡Con acento!

Lo dicho Empezamos el sábado 22 a las 00:00 y terminaremos el domingo 23 a las 24:00.

Aunque, si eres previsor… puedes ir dejando tu pedido preparado…

 

¿Y si hablamos alguna vez de políticas públicas (culturales)? David Márquez Martín de Leona en eldiario.es

¿Y si hablamos alguna vez de políticas públicas (culturales)? David Márquez Martín de Leona en eldiario.es

El término política cultural está de moda, pero los debates sobre la política cultural resultan con frecuencia estériles, pues no dejan rastro de mejoras en las prácticas culturales, ni en las políticas de la Administración. Recientemente se ha hablado del fuerte repliegue económico del sector público en el ámbito de la cultura en los años de la crisis pero apenas hemos analizado el también fuerte correctivo que los hogares han aplicado a sus gastos en este ámbito.

Comprender los cambios que se han producido en los patrones de gasto de los hogares españoles puede ofrecernos, de entrada, muchas explicaciones a fenómenos ya acontecidos. Pero, ante todo, nos puede proporcionar una base empírica para el diseño de unas políticas públicas que mejoren el acceso a la cultura. Esto sí sería hacer una política cultural madura y orientada hacia el servicio público, pero sin duda da para menos titulares e impone debates menos excitantes llenos de propuestas más técnicas y grises.

Utilizando como fuente de información la Encuesta de Presupuestos Familiares (Base 2006), nos hemos concentrado en aquellos epígrafes que contienen datos sobre consumo de los hogares en materia cultural. Y, utilizando las series que van desde el año 2007 (previo a la crisis económica) hasta el 2015 (último de los años disponibles), hemos desagregado los datos en función de variables socioeconómicas para analizar si el comportamiento ha sido igual en todos los grupos.

Seguir leyendo en eldiario.es.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Ejemplares únicos. Antonio Rodríguez de las Heras en bez diario

Ejemplares únicos. Antonio Rodríguez de las Heras en bez diario

Una biblioteca expuso hace ya unos años una selección de sus libros dañados por el lector. La visita a la exposición producía el malestar y la incomprensión de la visión de la violencia gratuita. Subrayados y notas con tinta, páginas arrancadas o mutiladas…

Cien lectores de un libro habrían pasado por sus páginas sin dañarlas, pero bastó uno solo para infringir un deterioro irreparable. Una manifestación más de una versión de la entropía ya no en los sistemas físicos cerrados, sino en las organizaciones humanas.

Nuestras organizaciones son como castillos de naipes, trabajosamente levantados y mantenidos frente a la facilidad con la que un naipe que se retire o un golpe en la mesa los desmoronen. Una sola persona puede romper el silencio y la atención de un auditorio; un acto de gamberrismo, estropear el mobiliario urbano; y un impertinente en el grupo, frustrar una conversación. La vida social tiende al desorden y solo la insistencia por evitar ese final consigue un equilibrio inestable.

Seguir leyendo en bez diario.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Calders, la librería del rincón. Magí Camps en La Vanguardia

Calders, la librería del rincón. Magí Camps en La Vanguardia

Original en La Vanguardia.

Seis años atrás, la apertura del bar Calders fue bien recibida por los vecinos del barrio de Sant Antoni de Barcelona porque empezaba a dignificar un espacio impropio en memoria del cronista de la verdad oculta. El pasaje Pere Calders de hecho son dos, pero llamarlo pasaje es decir mucho, porque son dos callejones sin salida partidos por la calle Parlament. Desde el 2011, el proceso hips­ter ha sido imparable, pero por suerte el barrio aún resiste gracias a unas buenas raíces vecinales y a aportaciones como la de la librería del rincón. Tres años atrás, con la incierta gloria de un día de abril del 2014, Abel Cutillas e Isabel Sucunza abrieron las puertas de un local escondido, que no va de paso a ninguna parte, en el fondo del pasaje nordeste: la librería Calders.

Como les aconsejó el librero de la Documenta, Josep Cots, la gente no sale a la calle a comprar un libro como quien compra una camisa. El lector sale expresamente a comprar la obra que tiene en mente a la librería donde sabe que la encontrará. Por lo tanto, es igual que la entrada del local esté escondida, sólo se requiere que el librocomprador sepa dónde está y qué hallará allí. Es más, si no encuentra el libro que busca, los libreros lo encargarán o le propondrán uno de características similares, según los intereses del cliente.

Para el local, siguiendo el consejo de la editora Valeria Bergalli, quisieron concebir un espacio mágico, con “el valor que le da la posibilidad de situarte en medio del universo de los libros (…) El aprendizaje no lineal, sino magmático, que emana de las estanterías y que te dice: ‘Tienes mucho por leer, ven hacia mí, pequeño’”, explica Cutillas.

Los dos libreros, con experiencia cultural, literaria y libresca, se lanzaron a la piscina y modelaron un espacio físico y mental a su medida. Un lugar donde el lector no hallará best-sellers, pero sí long-sellers, como Incerta glòria o El día del Watusi; donde sólo encontrará libros bien escritos; donde, por amor y respeto a la cultura, Cutillas y Sucunza renuncian a los beneficios económicos de las promociones, de los expositores publicitarios, de libros escritos por individuos que no saben escribir. “La ventana es verde”, decía Josep Pla y repite Sucunza. Es la madre del cordero. Más muchas horas de trabajo, más muchas presentaciones y actividades en torno al libro, más una presencia constante en las redes sociales.

Todo este proceso de ilusión contagiosa lo han escrito en un libro: Informe de lectura ( Comanegra), donde explican su proyecto de éxito: una librería especializada en libros. El pasado miércoles, los dos libreros presentaron su libro en su librería, cerrando el círculo que había nacido tres años atrás y que les ha obligado a hacer todos los papeles de la función. ¡Larga vida!

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

François Maspero, retrato de un editor. Gabriela Torregrosa en Texturas 28

François Maspero, retrato de un editor. Gabriela Torregrosa en Texturas 28

Compra hasta el 23 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 28 en digital por sólo dos euros. Acceder.

El pasado once de abril (año 2015) falleció en París, a los 83 años, el gran editor francés de la izquierda: François Maspero. Maspero fue, sin embargo, mucho más que un editor, como él mismo se empeñaba en recordar siempre que se le presentaba la ocasión; no en vano fue también librero, periodista, escritor y traductor. La labor editorial se impone casi como una exigencia de los tiempos y de su pasado familiar, una responsabilidad con respecto a lo vivido: sus padres fueron arrestados y deportados en 1944 por el ocupante nazi. Unos meses después muere su padre en el campo de concentración de Buchenwald, y su hermano, en combate, con tan solo diecinueve años. Más tarde, en el contexto histórico de las guerras coloniales, editar no era tanto una opción como un imperativo. Así pues hay que leer el catálogo de Maspero como el resultado en ocasiones azaroso de las circunstancias que le tocaron vivir y de un cierto compromiso ineludible.

En 1955, con 23 años, Maspero abre su primera librería, a la que sucede una segunda, más grande y con más empleados: La Joie de Lire, en pleno Barrio Latino, una librería que será durante mucho tiempo (hasta que la primera FNAC abra sus puertas en 1974) la librería parisina más importante, además de un punto de encuentro de intelectuales opuestos a la guerra de Argelia. De ahí surge la necesidad de la edición, de este «carácter insoportable de las guerras coloniales [y de] la desilusión frente al comunismo soviético» nace el Maspero que se improvisa editor (y todo el lote qui va avec): el Maspero apasionado de la tipografía, el editor exigente y comprometido, el editor insobornable. El editor que, inevitablemente, incomoda al poder: por esa época se suceden los constantes secuestros de ediciones, los encausamientos, los pleitos, los atentados, que están a punto de llevar a la quiebra a la editorial. Ésta sobrevive únicamente gracias al apoyo de autores y lectores.

Allá por 1982, las ilusiones perdidas, Maspero abandona la editorial, dejando tras de sí un catálogo impresionante que es todavía hoy referencia ineludible de la edición crítica en Francia. Para él, la edición fue «un oficio en el que todo es imperfecto y en el que todo empuja a la perfección». Para él, como para cualquier editor de raza, un editor se define por su catálogo: «Un editor se define por su catálogo. Primero está el catálogo de los libros que ha publicado, pero después también está un catálogo para mí mucho más importante: el catálogo de los libros que no ha publicado; y yo estoy muy orgulloso de ver los libros que no he publicado. En una tercera categoría estaría el catálogo de libros que uno ha hecho que publiquen otros editores».

Txt_28

Para seguir leyendo, compra hasta el 23 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 28  en digital por sólo dos euros. Acceder.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Escribir, leer, conservar. Tipologías y prácticas de lo escrito, de la Antigüedad al Medioevo. Guglielmo Cavallo

Escribir, leer, conservar. Tipologías y prácticas de lo escrito, de la Antigüedad al Medioevo. Guglielmo Cavallo

Visto en Grafosfera

Si hay alguien capaz de rastrear las huellas de las prácticas de la lectura y de la escritura en la Grecia clásica, la Roma antigua y el Occidente y Oriente medievales, ese es, sin duda, el paleógrafo italiano Guglielmo Cavallo. Dedicado desde hace más de cuarenta años a desentrañar las sociedades del pasado a través de sus libros, documentos e inscripciones, en esta obra, hasta hoy inédita, reconstruye de forma magistral y con una erudición exquisita la historia de la escritura, del libro y de la lectura, así como las modalidades de conservación del patrimonio bibliográfico y documental desde la civilización griega al Imperio bizantino.

Ediciones Ampersand.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.