Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Posturas para leer. Elena Rius

Posturas para leer. Elena Rius

Leer es una actividad casi tan íntima y privada como dormir. No nos gusta que nos observen cuando lo hacemos, porque nos sentimos espiados en un momento en que somos vulnerables. Aunque es preciso reconocer que cuando estamos absortos en un libro no atendemos a quién pueda estarnos mirando ni somos conscientes de cuál es la postura que adoptamos. Como sucede con la postura para dormir, los expertos pueden llenarnos de consejos, hablar de ergonomía, de circulación de la sangre o de descanso visual, pero cada cual considera que la postura -sea cual sea- que su cuerpo adopta por instinto es la mejor. Y cada uno tiene su postura preferida, que no cambiaría por ninguna otra.
Nos recomiendan leer sentados, a ser posible en un asiento firme, pero no duro, con la espalda recta y los muslos paralelos al suelo. Nada de entrelazar los pies (algo casi automático cuando uno se acomoda ante un libro), por aquello de no interrumpir la circulación. Y el libro, mejor que no esté plano sobre la mesa -que, a su vez, debe encontrarse a una distancia adecuada-, porque eso nos obliga a bajar la cabeza a medida que avanzamos en la lectura. Pero, como sostenerlo en alto resulta cansado, lo conveniente es utilizar un atril que lo haga más fácil. Unas normas sin duda de lo más racional y estupendo si se aplican sobre un maniquí, pero yo no conozco a nadie que lea así en la vida real. (Además, una vez tienes el libro apoyado en el atril, ¿se puede saber qué haces con los brazos? Pues, lógico, usarlos para apoyar la cabeza, con lo que la espalda se curva y la cabeza se ladea.)
Libros_síndrome
Elena Rius es autora de El síndrome del lector editado en la colección Tipos móviles de Trama editorial.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Lectocrimen: o cómo la mediación puede matar el gusto por la lectura. Ana Garralón

Lectocrimen: o cómo la mediación puede matar el gusto por la lectura. Ana Garralón

Escribí estas líneas para presentarlas en una mesa redonda sobre animación a la lectura. El encuentro fue organizado por la Fundación Santillana (IV Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil) y celebrado en la ciudad de Buenos Aires en septiembre de 2017.

Muchas gracias por la invitación a participar en este panel. Cuando me lo propusieron pensé en escribir algunas líneas sobre la bondadosa tarea que hacemos muchos de los mediadores –y eso seguramente les incluye a ustedes-, y también a mí desde mi blog “anatarambana” con el que intento hacer una mediación entre adultos, pues yo no trabajo directamente con niños.

Pero luego pensé que estaría bien echar un poco de pimienta en esta mesa porque el tema de la misma coincide con algo que me inquieta desde hace mucho tiempo, y con una manera de mediar en la lectura que, lejos de crear lectores, muchas veces los aleja de los libros y la lectura.

Es un tema sobre el que empecé a hablar hace tiempo con una amiga, y cariñosamente lo llamábamos: “Lectocrimen” pues, básicamente hablábamos de algunas prácticas de mediación a la lectura que no funcionan y se siguen utilizando. O cómo una cierta dinámica general de los que median en la lectura, afecta a los lectores. Cuando hablo de mediadores me refiero, sobre todo, a personas como promotores de lectura, editores, creadores, docentes, bibliotecarios y padres. Es decir, todos los adultos.

Hablo desde la perspectiva de un país como España, con muchos años de trabajo institucional y escolar de fomento a la lectura y donde, según las estadísticas, más de un tercio de la población adulta no lee ningún libro. Así que, hay mucho para reflexionar en un país con bibliotecas llenas de libros y de libre acceso, con una producción amplia de libros infantiles, con librerías y ferias para acceder a los libros. Sin duda leemos más que hace veinte años, pero sigue siendo una constante preocupación no conseguir tener un espectro más amplio de lectores.

En fin, mi intención es, simplemente, reflexionar sobre algunas cuestiones que me parece que influyen en el abandono temprano de la lectura, y en otras que hacen que los libros dejen de acompañar a los lectores a pesar de nuestros esfuerzos. Algunas de estas cuestiones las he debatido ampliamente en mi blog y otras espero hacerlo más adelante.

He elegido SEIS. Hay más, pero quiero comenzar con estas.

Seguir leyendo en el blog de Anatarambana.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Para qué sirven las leyes de promoción de la lectura. José Castilho Marques Neto

Para qué sirven las leyes de promoción de la lectura. José Castilho Marques Neto

Vivo en un país, Brasil, en donde se puede aplicar con frecuencia un viejo dicho popular que afirma que hay leyes que se ejecutan y otras que jamás lo serán. En el lenguaje común, son las “¡leyes que pegan y las que no pegan!”. Considerado “natural” por buena parte de la población, ese lado perverso del “jeitinho brasileiro” demuestra con claridad nuestro profundo atraso en cuestiones fuertemente relacionadas a las cuestiones democráticas, en una sociedad tan autoritaria y desigual como la brasileña.

No puedo afirmar que una visión tan limitada como esta, que no comprende el concepto y la utilidad de las leyes en una sociedad compleja, sea común a los países de nuestra región. No tengo conocimiento suficiente del conjunto de los países para cuestionar una visión de mundo que se asemeje a la brasileña, pero gracias a los muchos años que tengo como “viajero” por América Latina, y habiendo debatido en muchos y diversos foros nacionales e internacionales en los últimos 35 años, me atrevo a afirmar que las cuestiones que implican la lucha por legislaciones a favor del libro, la lectura, la literatura y las bibliotecas son algo aún distante para la mayoría de los militantes del sector.

Seguir leyendo en la web del CERLALC.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

En el Día de las librerías, la librería como referente cultural. Luis Miguel Cencerrado

En el Día de las librerías, la librería como referente cultural. Luis Miguel Cencerrado

Hoy se celebra el Día de las Librerías que organiza CEGAL (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros). Esta cita anual nos recuerda la importancia de estos espacios de encuentro con el libro y la lectura y el papel que las librerías juegan como referentes culturales modernos y activos.

Porque una librería propiamente dicha no es un establecimiento comercial cualquiera, es ante todo un escaparte de la cultura. Desde esta perspectiva las librerías no se conforman con ser meramente tiendas en las que se venden libros. Muchas librerías quieren ir más allá y apuestan por jugar un papel importante en el desarrollo del hábito lector de los ciudadanos y en la vida cultural de la comunidad a la que prestan servicio.

¿Por qué su labor va más allá de la mera transacción comercial?

Porque el cliente de la librería obtiene de este establecimiento beneficios añadidos además de la estricta compra, ya que la librería le permite:

  • Buscar una lectura adecuada a sus gustos e intereses.
  • Solicitar información sobre una obra, sobre los títulos disponibles en relación con un tema, etc.
  • Estar informado de las novedades editoriales.
  • Adquirir los materiales elegidos.
  • Participar en las actividades que organiza.

En el empeño de conseguir que la librería sea realmente un agente dinamizador cultural de la comunidad muchas de ellas buscan como primer paso integrarse plenamente en la dinámica cultural de la ciudad. Esta es, sin duda, la mejor manera de hacer que toda la comunidad llegue a sentir la librería como un instrumento eficaz y necesario.

¿Qué consigue la librería con este planteamiento?

  • Que el cliente se sienta protagonista y no un mero comprador. Su papel será más activo y participativo.
  • Que él librero o librera ejerza una mayor influencia como profesional capacitado para orientar, sugerir, invitar y despertar interés en los lectores.
  • Estas metas revertirán también, a medio y largo plazo, en los logros estrictamente comerciales, sin duda.

Esta orientación es, por tanto, una vía de superación del estrecho marco de la librería como espacio meramente comercial y ajeno a la vida cultural de la ciudad y a la experiencia lectora de los individuos de la comunidad a la que pretende atender.

¿Qué son los sellos de calidad?

Los sellos de calidad en este sector son iniciativas de organismos oficiales y gremiales que van orientadas precisamente a destacar ese papel de la librería como referente cultural para la sociedad y a potenciar y reconocer la atención y servicios de calidad en las librerías.

Es el caso del Sello de Calidad de Librerías promovido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Asociación de Cámaras del Libro de España, en colaboración con CEGAL (Confederación española de gremios y asociaciones de libreros).

¿Qué pretenden con este reconocimiento sus promotores?

  • Consolidar las librerías como espacios de encuentro, reflexión y discusión en las comunidades en las que se ubican, mediante su conversión en espacios culturales y sociales.

Seguir leyendo en Biblogtecarios.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Libros sobre librerías en la colección Tipos móviles.

TM15_Memoria_libreria TM19_Memoria_librero

Hacia la evaluación de la calidad en los proyectos culturales. Pilar Gonzalo

Hacia la evaluación de la calidad en los proyectos culturales. Pilar Gonzalo

Tras décadas durante las cuales la ciudadanía parecía haber renunciado a exigir una adecuada rendición de cuentas, tanto a los políticos y gobernantes de la cultura como a las instituciones, en los últimos tiempos parece haberse iniciado un cambio de tendencia. Lejos de ser un problema, este hecho constituye una oportunidad importante.

El detonante han sido los años previos de crisis económica, de inflación de “contenedores culturales” y de casos de corrupción (sí, en cultura ha habido mucha corrupción), sumado a la desconfianza desarrollada hacia un sector que se ha demostrado muy poco capaz de hacer comprender a la sociedad el valor intrínseco de sus proyectos. ¿Cómo convencer de que la cultura es útil a una ciudadanía cada vez más crítica y alejada con su valor en la sociedad? Practicando el advocacy y rendición de cuentas, algo que sin embargo no se ha dado demasiado entre las organizaciones culturales.

De manera creciente la sociedad está reclamando a las instituciones que cuenten lo que hacen, cómo, por qué y qué resultados están obteniendo. Pero, ¿cómo sabe una organización cultural que está haciendo bien su trabajo, que aquello que quería conseguir está teniendo los resultados deseados y que, en definitiva, es útil a la sociedad en la manera en la que se pretendía?

La evaluación es imprescindible para que las instituciones puedan rendir cuentas sobre qué acciones llevan a cabo, con qué objetivos y recursos, y cuáles son sus resultados. Además, sólo así podrán desarrollar de manera eficaz su pensamiento estratégico. Pero lo cierto es que poco han cambiado las cosas desde que se señalara que “las organizaciones culturales españolas no han sabido contarle a la sociedad en qué manera sus acciones transforman la realidad de manera efectiva, porque en general, ni siquiera ellas mismas lo saben”. (Vid. ¿Cómo medir los resultados de la cultura?)

Pese a las buenas intenciones que abundan entre los gestores, lo cierto es que todavía son pocos quienes comparten detalles sobre los resultados de su gestión en cultura porque, en términos generales, ni se mide, ni se evalúa.

Por ejemplo, el último Informe de transparencia y buen gobierno de los museos de bellas artes y arte contemporáneo 2016 de la Fundación Compromiso y Transparencia desvela que, en lo que respecta a los indicadores ligados a la evaluación de resultados (cumplimiento de objetivos, cumplimiento del presupuesto e información sobre visitas), los museos españoles continúan suspendiendo en evaluación. De hecho, el indicador de cumplimiento de objetivos es el que peores resultados presentade los 24 analizados.

Esta circunstancia generalizada se justifica a menudo con argumentos sobre la escasez de recursos que mina a muchos agentes culturales. Sin embargo, dicha explicación desvela que muchos proyectos culturales se están haciendo “a medias”, pues la evaluación ha de ser una parte esencial de cualquier proyecto y después de los años precedentes de burbuja y posterior crisis, ya ha quedado claro que, impulsar iniciativas de esta manera resulta insoportablemente caro y contraproducente.

Seguir leyendo en Compromiso empresarial.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Leer en la era de las multinacionales. Santiago Eraso

Leer en la era de las multinacionales. Santiago Eraso

En estos días se han publicado dos noticias sobre el sector del libro en Donostia. Por una lado, la apertura de una nueva librería, Tobacco Days -homenaje a la novela de Anjel Lertxundi- que se suma al entramado de actividades de Tabakalera. Por otro, el anuncio de la próxima inauguración de La Casa del Libro, una más de las 45 franquicias del mismo nombre que se despliegan por toda España.

Podría parecer que ambas noticias son excelentes, sin embargo, desde el punto de vista social, dejando de lado la libertad de empresa, dan cuenta de dos maneras radicalmente opuestas de entender el desarrollo de la ciudad y su urbanismo cultural. La primera iniciativa se suma a la larga tradición de librerías con arraigo social (en este caso heredera de la desaparecida Garoa, que afortunadamente sigue manteniendo su tradicional espacio en Zarautz), como Hontza o Lagun -sirva esta mención para recordar a su fundadora María Teresa Castells, recientemente fallecida-; o Kaxilda, de más reciente creación, original lugar de encuentro, donde leer, conversar o compartir una buena mesa, se hace a la vez que se piensa la vida en común. Todas ellas, junto a otras que sería largo de mencionar, forman parte de ese entramado de pequeñas empresas que constituye el músculo de una ciudad cohesionada con fuertes lazos comunitarios. Esa ciudad de «los caminos cortos» de la que nos habla Felipe Delmont, arquitecto-urbanista y consultor de UNESCO, compacta, densa e intensa, que promueve la posibilidad del trabajo, el encuentro, el recreo y el reposo en todas sus partes, como antagonista de la suburbial, segregada y diluida que individualiza y privatiza la experiencia y nos convierte en meros y resignados consumidores.

El segundo proyecto, no es ni más ni menos que un apéndice del entramado de intereses empresariales y financieros del grupo Planeta.

Seguir leyendo en el Diario vasco.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Próxima novedad de la colección Tipos móviles.

Ficha_Pradera_Mail

 

 

Las nuevas tecnologías y la misión de las bibliotecas públicas. Evelio Martínez

Las nuevas tecnologías y la misión de las bibliotecas públicas. Evelio Martínez

En estos días estoy teniendo la oportunidad de leer el libro de Michael Gorman Our enduring values revisited: librarianship in an ever changing world.

Michael Gorman es uno de las figuras bibliotecarias más importantes del ámbito anglosajón. El objetivo de Gorman en la obra es el mismo que el que impulsó la versión original de la misma, escrita en el año 2000 (de ahí lo de Our enduring values revisited): repasar lo que él considera los principales valores que mueven y que son el fundamento de la actividad bibliotecaria, de forman que tengamos un clavo al que aferrarnos en medio de las sacudidas que están sufriendo las bibliotecas en tiempos de tanto cambio (real o supuesto).

Como es un libro importante en cuanto a implicaciones, es probable que haga más de una referencia al mismo en este blog. De momento, en esta entrada me gustaría hacer una breve referencia a una reflexión que Gorman deja caer casi al inicio del libro: el lugar que para él tienen las innovaciones tecnológicas en las bibliotecas.

Para dar un poco de contexto, hay que decir que Gorman es un firme defensor de la función divulgadora de conocimiento y de fomento de la educación de las bibliotecas públicas.

Seguir leyendo en el blog de Evelio (emartibd)

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Cuando los libros nos salen al cruce con cierta violencia. Cristian Vázquez

Cuando los libros nos salen al cruce con cierta violencia. Cristian Vázquez

Hay ocasiones en las que determinados libros irrumpen en la vida de alguien y le crean el “compromiso” de leerlos. En algunos casos, dan lugar a historias que merecen ser contadas.

1

Todo lector se ha encontrado alguna vez en esa situación bastante incómoda en la que otra persona —un amigo, un familiar, incluso alguien de menos confianza— lo conmina a leer un determinado libro. Una suerte de exigencia establecida a partir de un gesto concreto: el que recomienda presta (y a veces hasta regala) el libro en cuestión. Lo da sin que el otro se lo haya pedido. Por cortesía, por educación, o quién sabe por qué otro motivo, el otro no lo rechaza, y se ve de pronto en el compromiso de leer un libro que de otro modo ni se le habría ocurrido leer, al menos no en ese momento.

Ante tal coyuntura, el lector afronta dos posibilidades: leer el libro o no leerlo. Si decide leerlo, puede que le guste y lo disfrute, y luego le agradezca al prestador por habérselo hecho conocer. Si, en cambio, el libro lo aburre o le desagrada, vuelven a abrirse dos opciones: que, pese a todo, lo lea hasta el final, o bien que lo abandone sin terminarlo. Si lo lee hasta el final, no tendrá mayores problemas para comentarlo, aunque luego tendrá que elegir si ser sincero con el prestador o no. Si lo abandona a medio camino, o si directamente ni siquiera empieza a leerlo, también tiene dos opciones: ser franco y admitir la verdad, aceptando el riesgo de que tal vez el prestador se ofenda, o recurrir a algunas de las enseñanzas de Pierre Bayard y su magnífico Cómo hablar de los libros que no se han leído.

En cualquier caso, la situación siempre incluye una cierta dosis de violencia. Y es que, de improviso, como un bandolero que intercepta un convoy en mitad de la noche, el libro ha salido al cruce del lector. Es cierto que al final el lector puede enamorarse del bandido y decidir quedarse para siempre con él. Pero eso no quita a la situación su cuota de brusquedad.

 

2

Hay otras situaciones en que los libros también salen al cruce, con cierta violencia, en el camino de quien no los espera. Hace un par de años, la revista National Geographic publicó un reportaje fotográfico sobre personas indigentes que buscan cobijo en bibliotecas públicas de California. En ese estado —según el último informe del Departamento de Desarrollo de Vivienda y Urbanismo de Estados Unidos— viven casi 120 mil homeless, el 22 % del total del país. Dos de cada tres no acceden a refugios, ni a viviendas temporales, ni a ningún otro sitio donde alojarse.

Seguir leyendo en Letras Libres.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

¿La industria del libro? Bien, gracias. Amadeu Pons

¿La industria del libro? Bien, gracias. Amadeu Pons

De informes y de estadísticas en torno al libro se publican regularmente diversos, y están dedicados a aspectos diferentes (producción, comercio interior y exterior, hábitos de lectura…) y a tipos de obras diferentes (libro universitario, infantil y juvenil, cómic…). Sus productores son normalmente los organismos de la Administración o del sector que disponen de los datos.

Este tipo de trabajos, que podríamos calificar como de una vertiente particular de la bibliometría avant la lettre, existe desde hace años, y nos sirve para tomar el pulso anual a la industria y constatar la evolución de determinados indicadores que, además de darnos un conocimiento general, a algunos les puede ayudar a tomar decisiones estratégicas. Por ejemplo, interesa saber si el libro electrónico va introduciéndose en el mercado, o saber el precio medio del libro, el tiraje medio, la distribución y evolución de la producción por los grandes grupos de materias, etcétera.

Quien esté interesado en encontrar una recopilación amplia y actualizada de todo tipo de informes de estas caracterįsticas lo tiene fácil, porque la Escola de Llibreria mantiene un apartado dentro de su blog con los enlaces correspondientes: http://bd.ub.edu/edl/ca/fonts-informacio-informes.

El trabajo que tenemos ahora mismo entre manos, de 19 páginas, hace referencia a la industria del libro a escala europea, con datos acumulados desde 2006. Lo publica la federación europea de editoriales, entidad que cumple este año su cincuenta aniversario de creación –España se incorporó en 1986, una vez que entró a formar parte de la Unión Europea–.

Los aspectos tratados se reparten en 13 capítulos, empezando por la dimensión europea de la industria del libro. Por lo que al volumen de negocio se refiere, en 2008 comenzó un decrecimiento que tocó fondo en 2014. Desde 2015 se observa una recuperación clara de las cifras positivas de este indicador. El que no ha parado de crecer en los diez años que recoge el estudio es el número total de títulos publicados (a parte de una excepción en 2014). El último dato, de 2015, indica que fueron 575.000 los títulos nuevos publicados.

Seguir leyendo en blok de bid.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.