Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

La historia de las máquinas expendedoras de libros. Raquel C. Pico en Librópatas

La historia de las máquinas expendedoras de libros. Raquel C. Pico en Librópatas

Las máquinas expendedoras, lo que hoy a veces se llama ‘vending‘ (aunque hay un artículo en la Fundéu dejando claro que no deberíamos hacerlo), tienen una vida mucho más larga de lo que pensábamos. Empezar empezaron a nivel mundial y de una manera ‘moderna’ a finales del siglo XIX, cuando aparecieron las primeras en Estados Unidos y en Reino Unido. ¿Cuándo llegaron estas máquinas a España? Se considera que las primeras aparecieron en los años 60 y eran las máquinas de café, pero lo cierto es que si nos adentramos en los fondos de la Hemeroteca Digital (ese genial recurso de la Biblioteca Nacional) es posible encontrar ejemplos (no muchos, eso sí) de la misma época en la que estaban empezando las máquinas expendedoras en EEUU y Reino Unido, lo que permitiría poner a las primeras máquinas expendedoras de España también a finales del XIX.

Un periódico de Barcelona publicaba en 1887 que se estaba dando a conocer en la ciudad “un ingenioso aparato” y que “desde hace algunos días funciona ya en Bilbao” que venía a ser una máquina expendedora de cerillas. En un buzón (así lo llaman) se metía una moneda de diez céntimos y, cuando se hacía, aparecía la caja de fósforos comprada. Y en una de las crónicas sobre la Exposición Universal del Barcelona de 1888 se puede leer como toda la feria estaba llena de máquinas que prometían dar algo por 10/15 céntimos, desde un vaso de agua o de cerveza hasta un chute de perfume para el pañuelo. “Se abusa un poco de este procedimiento de venta automática. Es verdad que queda el recurso de pasar de largo; pero son tantos los aparatos, os encontráis con ellos tantas veces, os detienen en tantas ocasiones, que llegan a produciros el efecto hipnótico de que hablaba un escritor italiano refiriéndose a los anuncios del Petit Journal, que llenan las aceras, las paredes y hasta el aire de París: no hay más remedio que comprar el periódico o morir”, escribe el cronista.

Seguir leyendo en Librópatas.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Deja un comentario