Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

La traición de los editores en la Revista Cultural Tarántula

La traición de los editores en la Revista Cultural Tarántula

Tengo la suerte de dedicarme profesionalmente a la edición de libros. Además, y de vez en cuando, también los escribo, aunque estoy menos capacitado para ello que para llevar a cabo la propia labor de edición. Dar con nuevos autores y temas que interesen a los lectores contemporáneos, rescatar obras perdidas en un incomprensible olvido o traducir tesoros literarios que aún no se han volcado a nuestro idioma son algunas de las labores principales del editor. Pero, desde luego, no las únicas.
Por suerte o por desgracia -más bien lo primero que lo segundo, aunque es un asunto para discutir-, el complejo universo de la cultura se halla envuelto en un halo de casi majestuosidad que en ocasiones impide -sobre todo por parte del gran público- su anclado al suelo firme de los fenómenos mundanos. Y añadiría: a los más mundanos de todos. El editor ha de bregar también con el final de mes, con las temidas liquidaciones -que muchas veces no permiten más que obtener un tenue optimismo, suficiente para continuar editando a duras penas- y su trabajo, en líneas generales, se encuentra rodeado por un papeleo (contratos con distribuidores, autores y traductores, subvenciones, etc.) cuya existencia muy pocos pueden imaginar.

Deja un comentario