Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

lar_perroantonio

Perroantonio

Te voy a hacer una autocrítica

Diccionario para entender a los humanos.

 

Una prosa bronca y destemplada, de tono frecuentemente humorístico y ocasionalmente moralista.

14,00 €

Largo recorrido

Descripción del producto

Este diccionario no es catálogo de palabras inventadas con explicaciones chistosas. Se trata más bien de tomar algunas palabras del diccionario de la lengua y radiografiarlas con un haz de luz distinto. O de sumergirlas en ácido irónico y comprobar, una vez desprendidas las sucesivas capas de grasa, cómo está formado su esqueleto. Al fin y al cabo un diccionario, cuando maneja conceptos, no deja de ser sino el catálogo de las ideas con las que se interpreta la vida en sociedad.

El autor, Perroantonio, viene practicando una prosa bronca y destemplada, de tono frecuentemente humorístico y ocasionalmente moralista, destinada a provocar reacciones nerviosas entre los lilas. Te voy a hacer una autocrítica es su primera incursión en el campo de la lexicografía recreativa y el ensayo encubierto.

* * *

«La ironía amplía el campo de observación y viaja más lejos. Si el sentimentalismo fue el tono predominante del movimiento romántico, la ironía es la manera de ver el mundo después de las matanzas mundiales. Donde usted ve una triste calavera, yo veo un cenicero».

Reseñas

Valoraciones

No hay valoraciones todavía.

Sé el primero en valorar “Te voy a hacer una autocrítica”

Ficha técnica

  • ISBN : 978-84-945022-9-3
  • Colección : Largo recorrido
  • Traducción :
  • Formato : 200 x 100 mm; rústica con solapas
  • Páginas : 120
  • Fecha de publicación :
  • Edición :

 

Author

Perroantonio es la versión furiosa de José Antonio Blanco (Baracaldo, 1961), también conocido como Josean Blanco. Poeta breve pero intenso, ha publicado dos libros de poesía muy apreciados entre sus treintaisiete lectores. Tras recibir frecuentes felicitaciones por libros escritos por otros, cayó en la melancolía y optó por abandonar la poesía y limitarse a incorporar a su currículo los éxitos ajenos. Esta estrategia ha mejorado su prestigio, pero poco, y no le ha evitado tener que ganarse la vida como ayudante de carpintero, oficinista, profesor, traductor, periodista, agitador cultural, fontanero gubernamental y ¡ejem! negro.