Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Paula Corroto. Un estado de ánimo. La lectura nocturna

Paula Corroto. Un estado de ánimo. La lectura nocturna

 

No me gusta dormir y creo que no me ha gustado nunca. Lo sé porque desde cría recuerdo meterme pronto en la cama –cuando me mandaban mis padres- y coger un libro para estirar un poco más las horas de vigilia. No sé cuándo exactamente aprendí a leer, pero supongo que desde entonces llevé a cabo este ritual por el cual han pasado los años y continúa indemne. De hecho, ahora se ha convertido en una especie de adicción, como un valium, y es rara la noche en la que no coja un libro.

Me gusta más leer de noche que de día. No sé, el día creo que está para otras cosas, pero por la noche es como si mi cerebro se activara y me pidiera entrar en esas historias. Leer me provoca mucho placer, en definitiva. Me reconforta, me hace conocer cosas nuevas, pensamientos que alguna vez se me pasaron por la cabeza y que compruebo que otros los han pensado también. O historias que jamás viviría pero que está bien que otros las cuenten. 
Dicen que el mercado del libro está mal. Que sólo hay novelas malas. Bueno, es cierto que hay mucha basura, mucho papel mal utilizado. Y de ahí quizá se entienda que las cifras de venta no remonten. De hecho, no creo que la debacle tenga mucho que ver con lo digital y el pirateo. En este país nunca es que se haya leído demasiado, siendo sinceros. Lo más promocionado es, la mayoría de las veces, muy insulso, muy cutre, y no me estoy poniendo pedante. Es más, lo que pasa es que hasta el lector más normalito se da cuenta de que hay mucha tomadura de pelo. Y dice basta.
Pero, hecha la crítica, no hay que ponerse agoreros. También en los últimos tiempos se encuentran joyas y editoriales que publican con un gusto exquisito, que se lo toman en serio y no sólo en pro de los números. Sellos como Capitán Swing, Mondadori (y esta es una grande), Anagrama, Periférica, Nórdica, Seix Barral… siguen lanzando novelas y ensayos que merecen mucho la pena. Quizá sólo haya que rascar un poco o darle más espacio en los medios (y ahí me hago la propia autocrítica).
Y siguen estando las bibliotecas, donde ahí sí que hay joyas de todos los colores. Yo misma soy una gran usuaria de ellas porque puedo encontrar libros de hace diez, quince años que no he tenido tiempo para leer y que tengo pendientes. Recientemente he vuelto a uno de mis autores preferidos, Martin Amis, del que me he leído casi todo. Y ahí estaba, todo en la biblioteca. 
Dicen que no son buenos tiempos para los libros ni para la lectura, pero opino que no hay que ver sólo la cara negra de la historia. En librerías, en bibliotecas (ay, si hubiera más catálogo en digital…) se pueden encontrar aún esas historias que te remueven, que hacen que pase algo. Porque eso es lo más interesante de estar aquí, ¿no? Que algo pase, que te den una punzada, que algo te haga replantearte el prejuicio y el tópico. Por experiencia y porque sí, siempre he pensado que los libros hacían eso. Y cuando eso pasa el gustirrinín es brutal. Es para probarlo. 
Paula Corroto
Me llamo… Paula. 

Y en el sector del libro o como mero lector se me conoce como… Paula Corroto.

Me gusta leer porque…Me da placer, me reconforta, me abre la mente, me enseña cosas.

Cuando tenía doce años quería ser… periodista, detective.

Hoy soy… periodista.
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… me siento bien haciéndolo.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:… escribir sobre libros que tampoco son tan buenos (aunque otros sí).
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… No recuerdo.
Y lo peor… No recuerdo.
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… que le recomiendes libros.
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… tengo que leer muchas patrañas.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… descubrir cosas buenísimas.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… supongo que cuando entrevistas a algún escritor que te gusta o te sorprende tipo Gay Talese, Houllebecq.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… dormir, viajar, leer revistas.
Así es como veo el futuro de mi profesión… complicado, regular.
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… No sé, viajando, leyendo sólo lo que me interesa.
El último libro que he leído ha sidoEn el dique seco, de Augusten Burroughs.
Y lo conseguí en………. ¿leerlo o adquirirlo? Lo pillé en la biblioteca, lo leí en cuatro, cinco días.
Y el primero que recuerdo que leí fue……… como todo el mundo, un libro infantil, pero a mí se me ha quedado grabado fue ‘El pirata garrapata’.
En mi mesilla tengo ahora para leer… ‘Desgracia‘, de Coetzee.
Me gustaría añadir que…………… bueno, me gusta lo que hago.

 

Deja un comentario