Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Primeras impresiones de una librería de Amazon. Mike Shatzkin

Primeras impresiones de una librería de Amazon. Mike Shatzkin

La recién abierta librería de Amazon en Manhattan (Nueva York) le recordó a mi mujer a las librerías o “galerías de los aeropuertos, donde los libros más que venderse se exponen”. Todas las portadas están de frente. La selección es reducida. Una librería de aeropuerto seguramente tendría una selección más amplia de títulos: bastantes menos libros de cocina (en la tienda de Amazon ocupan bastante espacio) y una selección mucho más amplia de novelas, novelas de género en concreto (de las cuales parecía haber relativamente pocas en Amazon).

Pero la percepción es parecida. No es una tienda en la que se espere que pases horas ojeando. Estás ahí para escoger entre los títulos más populares de manera rápida y de un simple vistazo.

Las baldas tienen de largo el equivalente a cinco portadas, un espacio desconcertante entre títulos para alguien que lleva toda una vida observando librerías. Todos los libros tienen una tarjeta delante con un resumen, normalmente de un lector. Las estanterías constan de bloques ajustables que empujan los libros para verlos de frente, aunque solo haya una copia del título. (Al preguntar, supe que el personal de la tienda recibe una alerta cuando hay una balda vacía, pero no pregunté si era porque sabían que los libros se habían vendido o porque había un sensor que no vi. Algo que preguntar la próxima vez…). Está muy limpia, pero es un uso llamativo del espacio de una balda por cada título, algo que no había visto en mis 60 años, más o menos, visitando librerías.

Seguir leyendo en inglés en The Shatzkin files.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

TM18_Dominios_amazon-250x250

En la colección Tipos móviles se ha publicado el libro de

Jean-Baptiste Malet,

En los dominios de Amazon. Relato de un infiltrado (15 €)

La librería más grande del mundo, contra libreros, editores y autores. Guillermo Schavelzon

La librería más grande del mundo, contra libreros, editores y autores. Guillermo Schavelzon

El gran depredador. El avance, a cualquier costo, de algunas empresas, es tan vertiginoso como la velocidad con que nos están arrastrando a la jungla. Lo increíble es que el final, pareciera no ser otra cosa que su propia destrucción. Pienso en los ingenieros que están diseñando los robots que reemplazan a los operarios en las fábricas de automóviles, robots que en pocos años ya no necesitarán ingenieros, porque se diseñarán a sí mismos. A esto quiero referirme, a lo que se anuncia como un gran avance, y parece todo lo contrario. Como lo que llaman “economías colaborativas, donde la “colaboración” consistente en que unos trabajan casi por nada, y otros se llevan casi todo.

Estos impulsos, que se presentan como “una gran innovación”, ocultan la verdadera meta y el camino de destrucción. Un ejemplo son las ciudades en las que se han abierto grandes centros comerciales, que arrasaron con el comercio de barrio y con el empleo, a toda velocidad.

En el mundo del libro este fenómeno es más reciente, y aunque el crecimiento de las grandes cadenas implicó el cierre de muchas librerías de barrio, el gran proceso de destrucción que ahora estamos viendo, viene desde afuera del sector, facilitado por las posibilidades de las nuevas herramientas digitales.

Las librerías, en todos los barrios, en todas las ciudades y en todos los países, están amenazadas, cuando no han sido arrasadas ya, por Amazon, el mayor vendedor de libros del mundo, y el primer cliente de las editoriales. Amazon no creció logrando que se vendieran más libros, solo le arrebató los clientes a las demás librerías. Por eso es un depredador.

Las librerías están en riesgo, las editoriales y los autores también

Cada tanto una lucha de desiguales se desata contra Amazon en Estados Unidos. Primero fue el famoso agente Andrew Wylie (perdió la batalla), luego el grupo Hachette, tercer grupo editorial del mundo (perdió la batalla) , y de forma persistente el Authors Guild, el poderoso gremio de los escritores estadounidenses (desde hace quince años sostiene la batalla), que acaba de denunciar a Amazon por la adopción de un “algoritmo secreto” para vender libros de segunda mano en lugar de nuevos, para ganar más, sin pagar nada al editor ni al autor (El Español, 18.5.2017).

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

 

Ver también la entrevista a Schavelzon en Arcadia: “Amazon es un depredador”.

 

TM18_Dominios_amazon-250x250

Jean-Baptiste Malet 

En los dominios de Amazon.
Relato de un infiltrado

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Contra Amazon: siete razones / Un manifiesto. Jorge Carrión en Jot Down

Contra Amazon: siete razones / Un manifiesto. Jorge Carrión en Jot Down

I: Porque no quiero ser cómplice de la expropiación simbólica.

Durante cincuenta y cinco años ese edificio, uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial moderna de Barcelona, fue la sede de la editorial Gustavo Gili. Ahora, tras una remodelación que ha costado varios millones de euros, se ha convertido en la central de operaciones de Amazon en esta ciudad. Gracias a toda esa tecnología de la eficiencia y la inmediatez que ahora alberga, Barcelona es ya una de las cuarenta y cinco ciudades del mundo en que la empresa asegura la entrega del producto en una hora. La librería Canuda, que cerró en 2013 tras más de ochenta años de existencia, es ahora un Mango de proporciones faraónicas. La centenaria librería Catalònia es ahora un McDonald’s con decoración modernista y kitsch. La expropiación es literal, física, pero también simbólica.

Si escribes en Google «Amazon librería» te aparecen decenas de links a páginas de Amazon donde se venden estanterías. No me cansaré de repetirlo: Amazon no es una librería, sino un hipermercado. En sus almacenes los libros están colocados al lado de las tostadoras, los juguetes o los monopatines. En sus nuevas librerías físicas los libros están colocados de frente, porque solo exhiben los cinco mil más vendidos y valorados por sus clientes, muy lejos de la cantidad y del riesgo que caracterizan a las auténticas librerías. Ahora se plantea repetir la misma operación con pequeños supermercados. Para Amazon no hay diferencia entre la institución cultural y el establecimiento alimenticio y comercial.

La historia de Bezos es la de una larga expropiación simbólica. Escogió la venta de libros y no de aparatos electrónicos porque vio un nicho de mercado: no todos los títulos disponibles cabían en las librerías y él sí podía ofrecerlos todos. En los años noventa había pocos competidores de gran tamaño (sobre todo Barnes & Nobles y Borders) y los distribuidores ya tenían el catálogo adaptado a la época digital, con los códigos ISBN incorporados. Por eso hizo un curso de la Asociación de Libreros Americanos y se apropió en un tiempo récord del prestigio que los libros habían ido acumulando durante siglos.

Todavía hoy, cuando Amazon produce series de televisión, ofrece música online, acaba de incorporar a su oferta piezas de coches y de motocicletas y se plantea ser operador de telefonía móvil, todo el mundo vincula esa marca con el objeto y el símbolo que llamamos libro. El Kindle, desde su lanzamiento en 2007, ha imitado la forma de las páginas y el tono de la tinta. Por suerte, el tacto vegetal y el olor a lignina no son de momento reproducibles en la pantalla. Para bien o para mal, todavía no somos capaces de recordar con la misma precisión lo que leímos en papel y lo que leímos en e-book. Las transiciones arquitectónicas son rápidas; no tanto, por suerte, las mentales.

II: Porque todos somos cíborgs, pero no robots.

Todos llevamos implantes.

Todos dependemos de esa prótesis: nuestro teléfono móvil.

Todos somos cíborgs: bastante hombres, un poco máquinas.

Seguir leyendo en Jot Down.

Para saber más

TM18_Dominios_amazon

 

Jean-Baptiste Malet

En los dominios de Amazon.
Relato de un infiltrado

Para cubrir el incremento de actividad cuando se acercan las fiestas navideñas, Amazon contrata a miles de trabajadores temporeros. Por primera vez en Francia, un periodista decide infiltrarse en un almacén logístico de la multinacional, integrándose en uno de sus equipos de noche.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

El Kindle: ¿una mejora del libro convencional? Nicholson Baker en Revista Texturas 10

El Kindle: ¿una mejora del libro convencional? Nicholson Baker en Revista Texturas 10

Con motivo del Décimo Aniversario de la Revista Texturas, semanalmente ofrecemos un artículo en abierto de estos primeros 10 años.

El libro Kindle por vía inalámbrica es intangible, existe en un plano superior, más puro. También es respetuoso con el planeta, supuestamente. Sí, está fabricado con materiales exóticos, transportados por los océanos. Sí, necesita electricidad para funcionar y locales provistos de aire acondicionado que alojen a los servidores que lo alimentan. Sí, es frágil y hace lo mismo que ya hacen otros aparatos. Sí, es difícil de reciclar. Sí, probablemente dentro de cinco años hará su último viaje hasta un vertedero en Nigeria. Pero no es necesario talar árboles para fabricar un libro Kindle, no se necesitan máquinas de impresión ni es necesario gastar tinta.

Leer artículo completoTxt_10.

Comprar el número 10.

Suscribirme a la revista.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

La batalla de los libros. Andrés Hoyos en El Espectador

La batalla de los libros. Andrés Hoyos en El Espectador

Aunque el libro del youtuber no pertenece al mismo planeta que Hamlet, no creo que haga daño. Quizás un pequeño porcentaje de sus lectores quedará insatisfecho y querrá algo más.

La invención de la imprenta de tipo móvil, cortesía de Johannes Gutenberg, fue el salto tecnológico más importante que ha dado la humanidad, con excepción de la prehistórica invención del lenguaje.

Tuvo un efecto muy superior al de la electricidad, el automóvil o el Internet, para mencionar apenas tres fenómenos cruciales. La imprenta permitió la reinvención de la educación, la multiplicación de la memoria y un dramático descenso del analfabetismo, sin los cuales no habría países como hoy los conocemos y la existencia humana seguiría siendo “solitaria, pobre, vil, brutal y breve”, para usar la célebre frase de Thomas Hobbes.

Sin embargo, la novelería que siempre acompaña a los cambios tecnológicos ha desembocado en múltiples obituarios del libro físico.

Seguir leyendo en El Espectador.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!
¿Por qué querría Amazon ser el nuevo Barnes & Noble? David Sax en The New Yorker

¿Por qué querría Amazon ser el nuevo Barnes & Noble? David Sax en The New Yorker

El 2 de febrero, Sandeep Mathrani, director ejecutivo de un operador de centros comerciales estadounidense, durante una teleconferencia dijo que Amazon.com planeaba abrir cuatrocientas librerías físicas en los próximos años. Al principio, la noticia, publicada en el Wall Street Journal pero no confirmada por la empresa, parecía demasiado inusual para ser cierta. Amazon abrió su primera librería en Seattle el pasado noviembre y aunque la venta de libros haya sido históricamente el negocio principal, ahora una amplia mayoría de sus beneficios los obtiene de su rentable división de servicios informáticos en la nube. Además, la identidad de Amazon está tan ligada al comercio electrónico que un supuesto plan por crear su propia versión de la obsoleta cadena Borders desafió nuestras expectativas acerca del progreso digital.

El Times, citando una fuente anónima, ha confirmado que la empresa planea aumentar su presencia física, aunque a una escala mucho menor que la sugerida por Mathrani. Pero incluso abrir cuatrocientas tiendas habría sido uno de los movimientos más lógicos que Amazon haya hecho nunca, sin mencionar que varias de las principales empresas de venta por Internet, como Warby Parker, Blue Nile o Birchbox, ya han despejado el camino. Amazon no tiene rival cuando se trata de vender y despachar libros o cualquier otro artículo de la manera más barata y fluida, pero, mucho después de haberse establecido como el vendedor de libros por excelencia, Amazon no ha conseguido (si bien intencionadamente, en muchos aspectos) cumplir la promesa más simple de la revolución del comercio digital: obtener beneficios con la venta de artículos por Internet.

Seguir leyendo en The New Yorker.

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.

¿Es Amazon el león que te comerá? Stephen Blake Mettee

¿Es Amazon el león que te comerá? Stephen Blake Mettee

Por: Stephen Blake Mettee | Presidente de Hummingbird Digital Media 

Últimamente he hablado con gente de la industria del libro sobre un programa que mi empresa va a lanzar y que permite a individuos y organizaciones vender ebooks y audiolibros al por menor del mismo modo que los tres grandes: Amazon, Apple y Barnes & Noble. Una de las preguntas que más me hacen es: «¿Cómo puede alguien competir con Amazon?»

Seguramente sabrás que Amazon no solo se dedica a vender libros, sino que ha ido más allá y ha hecho varias incursiones en el ámbito de la edición. La compañía cuenta en estos momentos con trece editores, es responsable del 85 % de los títulos autopublicados, y lleva tiempo fanfarroneando de sus autores más exitosos, como Hugh Howey o Barry Eisler. Además Amazon, con sus 185 millones de clientes, de los que 47 millones son socios de pago, controla un 65 % del mercado de venta de libros al por menor.

Sigue leyendo

Cuanto más conozco a Amazon más valoro el trabajo de la edición y la librería independiente. Bernat Ruiz

Cuanto más conozco a Amazon más valoro el trabajo de la edición y la librería independiente. Bernat Ruiz

Cuanto más conozco a Amazon más valoro el trabajo de la edición y la librería independiente. Hace tiempo que no compro libros en Amazon –con la única excepción de un libro digital que sólo está disponible ahí. Hace tiempo que no enciendo mi Kindle –aunque sí la App del iPad o del smartphone- para leer los libros que compré en su día. Hace tiempo que no me siento cómodo comprando en Amazon. 
El título de este artículo está inspirado en el libro “En los dominios de Amazon” de Jean-Baptiste Malet. Que nadie me acuse de frivolizar con ciertas cosas si antes no ha leído el libro del mencionado periodista francés para entender el trasfondo totalitario del modelo de negocio de Jeff Bezos. La relación que yo establezco no es absoluta sino relativa. Amazon no mata a nadie, no obliga a nadie a trabajar en sus centros logísticos, no hace nada exactamente ilegal, al menos no más que otras empresas. El problema con Amazon –y con esas otras empresas- es de valores. Antes que alguien crea que podemos meter a todos en el mismo saco, atentos a ciertas iniciativas de IKEA, en todas partes cuecen habas pero no todas se cocinan igual. Vamos todos en el mismo barco, pero no todos remamos en la misma dirección ni ponemos el mismo empeño.
Amazon, un caso de maquila en el mundo de las librerías. (Paco Puche)

Amazon, un caso de maquila en el mundo de las librerías. (Paco Puche)

Paco Puche es coautor del libro Memoria de la librería
En el contexto de la globalización la maquila es una forma de deslocalización. Al liberarse totalmente los movimientos de capitales y mercancías, las empresas colocan la parte de la producción de menos valor añadido en los lugares con menos exigencias laborales y ambientales, con lo que ven crecer meteóricamente los beneficios. El desembarco de Amazon en España nos va a servir para ilustrar el caso de la maquila librera.