Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Literatura infantil y género: ¿hasta dónde estamos dispuestos a llegar? Ana Garralón

Literatura infantil y género: ¿hasta dónde estamos dispuestos a llegar? Ana Garralón

En Europa y en España nos ha encantado desde siempre mirar con recelo a los norteamericanos pacatos en cuestiones de literatura infantil. Además de los comentarios en off de muchos ilustradores a los que han obligado a vestir sus personajes o a ponerlos en actitudes inequívocamente correctas, se cuentan por decenas los artículos que hablan de ridículas censuras y en congresos y otros lugares se cita constantemente cómo Huckleberry Finn es prohibido en escuelas por argumentos que no tienen nada que ver con la literatura; se describe cómo Sendak fue censurado por publicar a un niño desnudo; se denuncia a Harry Potter por inducir a la brujería y a Roald Dahl por incitar al consumo de drogas. Que un libro de poemas de Shel Silverstein que contiene un poema titulado Cómo no lavar los platos lleve a algunos a pensar que los niños van a romper los platos de su casa significa trasgredir una fina línea: la de la lectura de la literatura como si fuera un manual de uso de vida. Prohibir estos libros sería como prohibir a Supermán porque los niños van a lanzarse por la ventana con una toalla colgada como capa. Todas estas censuras y presiones sobre los libros tienen un nombre: lo políticamente correcto. Aunque la política nos pueda parecer alejada de la literatura infantil, sus prácticas ya han venido para quedarse. Políticamente correcto quiere decir que se cuida el lenguaje al máximo para no ofender a grupos religiosos, sociales o culturales. Es decir, a casi todo el mundo.

En los últimos tiempos asistimos a una revitalización de la imagen de la mujer. Que conste que no tengo nada en contra de los cientos de libros que están apareciendo para rescatar la imagen de mujeres en la historia. Aunque todos repitan autoras y, de alguna manera, idealicen la vida de muchas de ellas dejando a un lado asuntos polémicos, es una estupenda labor que merece ser analizada con cuidado. Esta moda, además, ha caído en un sector mayoritariamente femenino (basta con asomarse a cualquier curso, congreso o convención sobre literatura infantil o pedagogía), que lo ha recibido con las manos abiertas y, en cierta manera, ha propiciado la moda.

Seguir leyendo en el blog de Ana tarambana.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Historia portátil de la literatura infantil y juvenil. Ana Garralón. Prensas de la Universidad de Zaragoza

Historia portátil de la literatura infantil y juvenil. Ana Garralón. Prensas de la Universidad de Zaragoza

Garralón, Ana.

Historia portátil de la literatura infantil y juvenil.

Prensas de la Universidad de Zaragoza,

2017. 161 p.

Colección: Repensar la educación

ISBN 978-84-16933-51-8.

El libro de Ana Garralón, especialista en literatura infantil y juvenil, librera y premio nacional de fomento a la lectura 2016 por la tarea que lleva a cabo a través de su blog Anatarambana: literatura infantil, no es una obra reciente. Apareció publicado por primera vez en 2001 bajo el título Historia portátil de la literatura infantil, y desde entonces, el libro se ha reeditado varias veces en España y ha sido publicado en México con nuevas aportaciones.

Esta nueva edición introduce la palabra «juvenil» en el título para que el contenido quede mejor reflejado en la presentación, e introduce una novedad interesante: además del apéndice donde la autora hace un breve recorrido por la literatura iberoamericana de los últimos 20 años del siglo XX (que ya había sido incluido en algunas reediciones) en esta nueva versión aparecen toda una serie de nuevas aportaciones sobre la producción de América Latina a lo largo de los diferentes capítulos, que amplía el foco y evita -como ella mismo escribe- una mirada eurocentrista de la historia de la literatura infantil y juvenil. Este aspecto nos resulta interesante, ya que pocos son los estudios que tratan de proponer una mirada que vaya más allá del territorio más explorado y conocido: Europa Occidental y América del Norte.

Seguir leyendo en el blog de L’Escola de Llibreria.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Lectocrimen: o cómo la mediación puede matar el gusto por la lectura. Ana Garralón

Lectocrimen: o cómo la mediación puede matar el gusto por la lectura. Ana Garralón

Escribí estas líneas para presentarlas en una mesa redonda sobre animación a la lectura. El encuentro fue organizado por la Fundación Santillana (IV Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil) y celebrado en la ciudad de Buenos Aires en septiembre de 2017.

Muchas gracias por la invitación a participar en este panel. Cuando me lo propusieron pensé en escribir algunas líneas sobre la bondadosa tarea que hacemos muchos de los mediadores –y eso seguramente les incluye a ustedes-, y también a mí desde mi blog “anatarambana” con el que intento hacer una mediación entre adultos, pues yo no trabajo directamente con niños.

Pero luego pensé que estaría bien echar un poco de pimienta en esta mesa porque el tema de la misma coincide con algo que me inquieta desde hace mucho tiempo, y con una manera de mediar en la lectura que, lejos de crear lectores, muchas veces los aleja de los libros y la lectura.

Es un tema sobre el que empecé a hablar hace tiempo con una amiga, y cariñosamente lo llamábamos: “Lectocrimen” pues, básicamente hablábamos de algunas prácticas de mediación a la lectura que no funcionan y se siguen utilizando. O cómo una cierta dinámica general de los que median en la lectura, afecta a los lectores. Cuando hablo de mediadores me refiero, sobre todo, a personas como promotores de lectura, editores, creadores, docentes, bibliotecarios y padres. Es decir, todos los adultos.

Hablo desde la perspectiva de un país como España, con muchos años de trabajo institucional y escolar de fomento a la lectura y donde, según las estadísticas, más de un tercio de la población adulta no lee ningún libro. Así que, hay mucho para reflexionar en un país con bibliotecas llenas de libros y de libre acceso, con una producción amplia de libros infantiles, con librerías y ferias para acceder a los libros. Sin duda leemos más que hace veinte años, pero sigue siendo una constante preocupación no conseguir tener un espectro más amplio de lectores.

En fin, mi intención es, simplemente, reflexionar sobre algunas cuestiones que me parece que influyen en el abandono temprano de la lectura, y en otras que hacen que los libros dejen de acompañar a los lectores a pesar de nuestros esfuerzos. Algunas de estas cuestiones las he debatido ampliamente en mi blog y otras espero hacerlo más adelante.

He elegido SEIS. Hay más, pero quiero comenzar con estas.

Seguir leyendo en el blog de Anatarambana.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

En el blog de anatarambana, entrevista a Raquel Franco de Pequeño editor

En el blog de anatarambana, entrevista a Raquel Franco de Pequeño editor

Cada año, cuando termina el curso Editar para niños: cómo se construye un catálogo, no puedo dejar de admirar los trabajos de los alumnos cuando entregan la entrevista con un editor o editora. Son entrevistas que dejan ver todo lo analizado en el curso: desde la parte más romántica del oficio de editar hasta las menos prosaicas como la comercialización. La editorial Pequeño editor funciona entre Uruguay -donde viven Ruth Kaufman y Diego Biankiy Buenos Aires -donde está Raquel Franco-. Y es con Raquel que Marcela y Natalia se animaron a preguntarles algunas cosas sobre esta editorial que ya cumple 15 años de actividad y sigue siendo rabiosamente independiente. Marcela Mangarelli es editora y Natalia Volpe ilustradora, así que esta entrevista me pareció redonda por muchos motivos y es un placer poder publicarla en este blog. ¡Muchas gracias, chicas!

Raquel, ¿Cuál es tu formación y cómo comenzaste a trabajar en el mundo editorial?

Soy licenciada en letras en un momento en que la única perspectiva para un licenciado en letras era ser crítico literario o profesor de literatura. Pero tuve la suerte de empezar a trabajar en la editorial Aique, que hacía textos escolares, antes de tener la edad para trabajar, es decir a los 16 años. En las vacaciones de verano ayudaba en la temporada de promoción de los textos escolares y cuando tuve 18 me sumaron al plantel como aprendiz de corrección. De manera que mi primer trabajo fue empezar a hacer correcciones.

Más adelante la gerenta general me sugirió que fuese su asistente principal y la ayudara a coordinar una colección pedagógica para docentes, que ella hacía.
Entonces fui combinando las dos tareas y es así que pude conocer prácticamente todo el escenario de la editorial, principalmente la producción con tareas de edición y coordinación. Hasta que dejé Aique a los 22 años y empecé a trabajar freelance para muchas editoriales del país.

¿Cómo fue el nacimiento de la editorial Pequeño Editor, los mayores retos a los que se enfrentaron?

Seguir leyendo en el blog de anatarambana.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

'Ana Tarambana' y 'La conspiración de la pólvora', Premios Nacional al Fomento de la Lectura

‘Ana Tarambana’ y ‘La conspiración de la pólvora’, Premios Nacional al Fomento de la Lectura

Desde Trama Editorial todas nuestras felicidades

El blog Ana Tarambana de Ana Garralón y La conspiración de la pólvora (alianza de las librerías Letras corsarias de Salamanca, Intempestivos de Segovia y La Puerta de Tannhauser de Plasencia) han sido galardonados este martes con el Premio Nacional al Fomento de la Lectura 2016. Este premio nacional, que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, tiene por objeto reconocer el inestimable papel que diferentes personas y entidades pueden desempeñar en elfomento del hábito lector. Es de carácter honorífico y, en consecuencia, carece de dotación económica.

Según el acta del jurado, el blog de Ana Garralón ha sido galardonado “por ser un medio de acercamiento al lector con criterios de calidad e independencia“, y la alianza de librerías La conspiración de la pólvora “por ser una iniciativa de colaboración de librerías independientes de diferentes comunidades autónomas, que se esfuerzan por el acercamiento al lector con un atractivo programa de actividades de fomento de la lectura”.

‘La conspiración de la pólvora’

articulo-trama-blog-Letras-Corsarias-Libreria-Salamanca-768x401Se trata de la alianza creada por las librerías Letras corsarias (Salamanca), Intempestivos (Segovia) y La Puerta de Tannhauser (Plasencia, Cáceres) paraorganizar conjuntamente presentaciones de libros y editoriales y otras actividades fuera de los circuitos habituales y del eje cultural Madrid- Barcelona.

La iniciativa se puso en marcha en 2015 y se ha convertido en una referencia de la vida cultural de esas ciudades, en las que supone un impulso a la animación a la lectura y a la accesibilidad de los lectores a una oferta amplia y plural. Las tres librerías responden a un perfil de librería de proximidad, de acercamiento a los lectores y de generación de propuestas atractivas en torno a los libros y la lectura, tanto para adultos como para el público infantil y juvenil. Cuentan con espacios amplios y cómodos donde conviven los libros con la charla ante un café, el club de lectura, una exposición o la música como herramientas para seducir al lector.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!
Cuatro artículos que me han hecho pensar: sobre la obligación y el placer de leer, la prescripción y los libros malos. Ana Garralón

Cuatro artículos que me han hecho pensar: sobre la obligación y el placer de leer, la prescripción y los libros malos. Ana Garralón

Todo el año pasado me acompañó en mis viajes (y no fueron pocos) una carpetita con unos artículos impresos. Como les pasará a muchos, cada día veo artículos, entrevistas, reportajes y textos que me dan ganas de leer pero no me alcanza el tiempo. Siempre tengo una carpeta digital donde voy coleccionando estas cosas “para leer” que, por supuesto, nunca hago. Así que decidí imprimir unos cuantos artículos largos y sustanciosos para ir leyendo durante los viajes. La carpetita me fue acompañando aún más, pues decidí que me gustaría compartir algunos de esos artículos. En uno de ellos, Neil Gaiman dice que el reto al que nos enfrentamos ahora no es encontrar esa planta escasa que crece en el desierto, sino encontrar una planta específica que crece en una jungla.

Seguir leyendo en Anatarambana, el blog de Ana Garralón.

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.

 

El arte de editar para niños: Daniel Keel con Tomi Ungerer, Maurice Sendak y Edward Gorey. Ana Garralón

El arte de editar para niños: Daniel Keel con Tomi Ungerer, Maurice Sendak y Edward Gorey. Ana Garralón

No siempre es fácil entrar en el mundo de los autores y su relación con editores, y mucho menos esbozar qué es un buen editor. Porque editores hay muchos pero singulares, menos. El editor, no solamente recibe un manuscrito, da unas palmaditas en la espalda del autor y mete el libro en producción. A menudo, muy a menudo, el editor es un amigo, un confidente, una madre, un prestamista, un apagafuegos y también, un incendiario que aviva las llamas de sus creadores. En la construcción de un catálogo por parte de un editor, el diálogo con los autores es indispensable y conforma en muchas ocasiones las líneas de trabajo con sus autores.

Tal es el caso del editor suizo Daniel Keel, fundador de la emblemática Diogenes Verlag que publicó a 860 autores en 58 años de vida, entre ellos, gente de la talla de Samuel Beckett, Heinrich Böll, Albert Camus, Elias Canetti, Max Frisch, Donna Leon o Patrick Sünskind. Sin embargo dos autores marcaron notoriamente ese catálogo: Maurice Sendak y Tomi Ungerer, considerados ahora dos de los más importantes exponentes de literatura infantil.

Seguir leyendo en el blog de Ana Garralón.

 

Ana Garralón. Un estado de ánimo


Me llamo Ana Garralón
Y en el sector del libro o como mero lector se me conoce como: en las ferias me gritan “¡Anatarambana!”; cuando voy a México me dicen “maestra”; los que no corrigen a su corrector de Word me dicen “Ana Garrafón” y los de hacienda, que también son del sector libros, son los únicos que saben mi nombre completo.
Me gusta leer porque ¡todavía no lo sé! Y mira que ya son años leyendo…
Cuando tenía doce años quería ser antropóloga. Tal vez leer es una manera de serlo.
Hoy soy lo que he sido siempre: librera y especialista en libros infantiles, a veces más de una cosa que de la otra.
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros¡a mí no me invitan a bodas! ¿por qué será?
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así: Trabajo ocho horas diarias en una librería (que a veces son nueve o diez), y en el tiempo “libre” actualizo mi blog, escribo los artículos y las cosas de literatura infantil, viajo para dar conferencias o a ferias. Obviamente tengo un novio que me quiere mucho.
Lo más raro que me ha sucedido nunca creo que mi vida es, en general, rara, no sabría precisar por qué, es un estado de ánimo, sin embargo, muy delicioso de experimentar. Por ejemplo, no tener televisión y cosas así.
Y lo peor la incurable enfermedad de alguien muy cercano que todavía la padece
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con trabajar gratis por una buena causa mientras los demás cobran puntualmente
He perdido el entusiasmo por lo que hago solo una vez: regresaba de Alemania y el panorama de libros infantiles estaba muy decaído, así que me concentré en el trabajo de librera. Duró unos cuatro años.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es ¡todo! Saber del mundo del libro desde sus cuestiones comerciales y también desde los aspectos de la edición, la creación y la promoción. Me gusta conocer todas las caras. También viajar a América Latina que, como diría el bolero (y si no, lo digo yo ahora) “me ha dado tanto”.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando Recuerdo dos. Uno cuando recién comenzado mi trabajo en una librería en Alemania (donde viví doce años), que importaba libros de América Latina y España, me alquilaron un coche y me mandaron a Andorra a comprar libros. El otro es cuando tuve en mis manos el primer libro que publiqué: Historia portátil de la literatura infantil.
Cuando quiero tomarme un descanso ¿Descansar? ¿Qué es eso? Bueno, sí, duermo cada día.
Así es como veo el futuro de mi profesión. El de librera, no lo sé, pero más por motivos personales. El del libro infantil, un día estuve con un gran comercial de productos infantiles: me convenció de que, si cada día nace un niño, el sector no corre peligro.
Eso sí, si un día logro jubilarme ¿Jubilarme? ¿Qué es eso? Espero no lograrlo.
El último libro que he leído ha sido Bueno, mejor en plural. Y por partes. Los de este mes, por placer: Bajo el cielo de Greene Harbor, de Nick Dybek (un libro que cuando piensas que ya tienes la historia controlada da una vuelta de tuerca de lo más interesante), Ladrillerosy El viento que arrasa  de la argentina Selma Almada (menos novedosos de lo que me esperaba)
Para trabajo suelo simultanear pues leo en varios sitios (sí, ahí también). Este mes, el último número de la revista especializada The Horn Book Magazine(¿valen revistas?) entonces también el último de Fuera de Margen. Para un artículo que estoy preparando, tomo notas de El beso de Judas de Joan Fontcuberta y tengo casi todo subrayado de Cuando las imágenes tocan lo real de Georges Didi-Huberman. En el trayecto del metro estoy disfrutando muchísimo Lo que cuentan las imágenes de E.H. Gombrich y de vez en cuando le doy un empujón a L´enfant et ses cultures de Sylvine Octobre. ¡ah! Y leí un trozo de Informe del interior de Paul Auster buscando sus recuerdos como lector para la serie de animación a la lectura que tengo en el blog.
Los de infantil no los pongo para no abrumar.
Y los conseguí en… bueno, trabajo en una librería no es muy difícil de adivinar. Otros vienen por suscripción y de librerías de Francia (ejem, sí, lo confieso, vino de Amazon)
Y el primero que recuerdo que leí fue … ¿por qué siempre se pregunta esto? ¿Será porque me da rabia no acordarme?
En mi mesilla tengo ahora para leer ahora estoy a medias con Visión desde el fondo del mar de Rafael Argullol, impresionante, casi mejor que una novela. Y picoteo Viaje a pie de Joseph Pla (Pla, siempre). En el e-reader tengo un ensayo sobre promoción en Facebook  fb fictionde Amy Harrop y Debbie Drun, y me muero de ganas de meterle mano (está bien para el ambiente “mesilla”) a El coleccionista apasionado de Philip Blom, ¡pero mantiene el lomo bien prieto bajo Argullol!
Me gustaría añadir muchas gracias por invitarme a estas preguntas. Hasta que me expulsaron del cole, fui educada en las monjas, así que de primeras digo NO por inercia educativa pero, como dicen los mexicanos “siempre si”, y bien que lo disfruto.
Mis enlaces
https://www.facebook.com/ana.garralon  (se nota que leo sobre marketing en fb ¿no?)
Nota del editor.
Nos hemos permitido la licencia de incluir aquí al final una segunda foto de Ana con su nuevo ‘look’.