Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores. Fundación Telefónica

¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores. Fundación Telefónica

Nombre autor: Francisco Cruces (Dir.), Gemma Lluch, Remedios Zafra, Julián López García, Gloria G. Durán, Jorge Moreno Andrés, Romina Colombo, Nuria Esteban, Anna Esteve, Virginia Calvo y Maite Monar.

Descripción:

El panorama de la lectura está cambiando y lo hace a la velocidad de la luz. Sin embargo, lejos de desaparecer, los libros reviven gracias a la reinvención de la lectura, que se aleja del canon culto heredado de los siglos pasados y se hibrida con los nuevos dispositivos y las nuevas formas de lectura aparecidas en la sociedad en la que vivimos, la sociedad digital.

De esta forma aparecen diversas y plurales nuevas formas de leer que se suman a la lectura individual. La lectura se hace más social, holista, activa, afectiva y corporal; marcada por una relación indisociable con la escritura, la interactividad, la sociabilidad, la imagen, la oralidad, el ritual, la educación sentimental, el espacio cotidiano, la movilidad, la proliferación de dispositivos, la fragmentación de los tiempos y la multiplicación de ocasiones y motivos para leer.

Acceder al pdf de la obra.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

 

Anuario ACE de cultura digital 2017

Anuario ACE de cultura digital 2017

Acción Cultural Española publica su cuarta edición del Anuario AC/E de Cultura Digital siguiendo una línea editorial que se propone difundir, entre los profesionales del sector cultural, las principales tendencias digitales a tener en cuenta en los próximos años. Desde 2015, un comité nos asesora en la selección de temas y autores para la primera parte del Anuario. En esta edición, este grupo de expertos ha analizado temas como la curación de contenidos para hacer frente a la sobreinformación digital; la neurociencia aplicada a la tecnología; los últimos avances en inteligencia artificial, el Internet de las cosas y el Big Data aplicados a la cultura; o el uso de la tecnología digital en la música.

Acceder al Anuario.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Una economía digital sostenible. Javier Gutiérrez en Revista Texturas 31

Una economía digital sostenible. Javier Gutiérrez en Revista Texturas 31

La actividad económica desarrollada en el entorno digital tiene dos características propias que fomentan el desequilibrio en su proceso de crecimiento: por una parte, este proceso está impulsado por unos vectores que lo dotan de una gran velocidad transformadora; y, por otra parte, carece de un marco regulador que garantiza la gobernanza en este proceso.

Esta actividad, que podemos denominar actividad económica informacional, siguiendo la definición –ya consolidada– de Manuel Castells, ha tenido una evolución en el tiempo y, como ocurre con cualquier fenómeno socio-económico, su gestación tiene unos orígenes remotos.

La actividad económica informacional aparece incardinada dentro de lo que, ya en los años cincuenta, la Escuela de Frankfurt denominó la «postmodernidad». En este artículo voy a hacer una breve revisión de este proceso, cuyo veloz y caótico desenlace se está generando en los últimos diez años. También formularé algunas propuestas orientadas al avance de una ordenación reguladora que genere un nuevo contrato social que posibilite que el actual desarrollo tecnológico permita al ser humano no solamente vivir mejor, en el sentido biológico del término, sino además alcanzar su plenitud dentro de la sociedad a la que pertenece.

Primero

Nos encontramos inmersos ante un nuevo paradigma «tecno-económico», que es el responsable del paso definitivo del capitalismo industrial al capitalismo posindustrial o «capitalismo informacional».

Para algunos economistas como Jeremy Rifkin, está apareciendo un sistema económico nuevo, «el procomún colaborativo», que está desarrollándose junto con el mercado convencional y está transformando nuestra manera de organizar la vida económica, ofreciendo la posibilidad de reducir las diferencias en ingresos entre las clases sociales, de democratizar la economía mundial y de crear una sociedad más sostenible desde el punto de vista ecológico.

Comprar el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 31 . Acceder.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Roger Chartier o las divergencias entre las culturas impresa y digital. Entrevista en Confabulario

Roger Chartier o las divergencias entre las culturas impresa y digital. Entrevista en Confabulario

En Estados Unidos y Gran Bretaña, donde ha tenido mayor penetración, el libro digital se ha estancado o, si prefiere, se estabilizó en alrededor del 20% de las ventas totales; mientras que fuera del mundo angloparlante no pasa del 5%. El resto son los textos de siempre, en papel, con páginas e índices. La conclusión rápida ha sido que el mundo impreso y digital van a convivir. O incluso que la “amenaza electrónica” retrocede.

Puede ser. Sin embargo, antes de apurarse con las conclusiones habría que poner atención a algunas realidades: por ejemplo, que instituciones propias de la cultura impresa siguen en crisis, y que el e-book es la parte menos creativa dentro de las posibilidades que abre la llamada revolución digital.

Es lo que dijo el historiador francés Roger Chartier, especialista en historia del libro y la lectura, hace unas semanas de visita en la casa Central de la Universidad de Chile. Profesor emérito del Collège de France y autor de obras como El orden de los libros, Inscribir y borrar, Las revoluciones de la cultura escrita y El mundo como representación, Chartier fue invitado por la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Casa de Bello a una serie de conferencias, entre ellas El libro y la lectura en soporte digital: ¿un cambio de época?, en la que matizó el optimismo impreso: “El porvenir es indescifrable”, dijo.

Parecido, pero no igual.

Empecemos por el principio: ¿Qué es un libro?

(Ríe) Es el principio y el fin al mismo tiempo… Es una pregunta antigua, Kant la había formulado en un texto de finales del XVIII, y respondió: un libro es un objeto material, un opus mechanicum, decía, resultado del trabajo de un taller tipográfico; y es un discurso, es el libro de Umberto Eco o es el libro de Gustave Flaubert. Hay una relación indisociable entre un objeto material que distinguimos inmediatamente de los otros objetos de la cultura escrita (el periódico, una revista, un cartel) y el discurso, que también tiene una serie de diferencias con otros discursos (no es un artículo, no es una carta, no es un panfleto). Es esta identidad entre la materialidad del objeto y la naturaleza del discurso lo que ha definido qué es un libro.

Luego de la aparición del códice (el libro compaginado que reemplazó a los rollos) y de la imprenta de Gutenberg, la irrupción de lo digital es la tercera revolución en nuestra relación con la escritura. La singularidad del nuevo momento es que por primera vez el texto se separa de su soporte. O sea, en una pantalla cualquier texto se lee igual, no importa si se llama diario, libro o carta. Además, mientras el códice impone una unidad el libro que tenemos en las manos, la lectura en pantalla es discontinua, segmentada, hipertextual. Es como un “banco de datos”, no implica la comprensión de la obra en su totalidad.

En la lógica digital los textos son móviles, maleables, abiertos; permiten al lector intervenirlos, transformarse en escritor; todo en el mismo aparato. Son palimpsestos que siempre se reescriben y que hacen desaparecer la identidad de la autoría… la autoridad de la autoría, agregó el historiador. O sea, la versión electrónica de un libro no es el mismo libro; tampoco la de una revista o un diario: En el formato impreso se sigue una lógica tipográfica, coexisten en el mismo objeto varios textos. Se puede viajar de un artículo a otro; lo mismo con el diario. La coexistencia de varios artículos es esencial para mostrar un proyecto intelectual, cultural, ideológico. La lógica digital es enciclopédica.

Seguir leyendo en Confabulario de El Universal de México

Números de la Revista Texturas con artículos de Roger Chartier. Consultar

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder

 

 

La cultura hipertextual. Antonio Rodríguez de las Heras en bez

La cultura hipertextual. Antonio Rodríguez de las Heras en bez

Hoy nuestra comunicación es hipertextual. El mundo en red no se podría sostener sin haber desarrollado ese concepto. Ha penetrado de tal manera en nuestra cultura que se ha hecho invisible, es decir, que leemos, escribimos, buscamos información, sin darnos cuenta de que lo hacemos hipertextualmente.

El sueño hipertextual nace difusamente en el seno de la cultura libresca. En el siglo XVI Agostino Ramelli pensó en una noria en la que en cada cangilón se colocaba un libro, para que el lector, sentado tangencialmente a la rueda de libros, y con la ayuda de un ingenio de engranajes y palancas pasara de uno a otro sin moverse de la silla.

Seguir leyendo en bez.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Cultura digital. Cultura oral. Antonio Rodríguez las Heras en BEZ

Cultura digital. Cultura oral. Antonio Rodríguez las Heras en BEZ

Hace pocas décadas veíamos los fenómenos que nos traía el mundo digital desde nuestras concepciones y prácticas de la cultura escrita. Así que la web era un libro infinito desencuadernado, sus páginas cubrían y empapelaban el planeta, y en vez de estar cosidas como en un libro hecho de papel, estaban hilvanadas por puntadas (links) que enlazaban palabras. Se deshojaba el libro y se tejía el hipertexto. Teníamos delante de nuestros ojos una pantalla, pero la tratábamos como una página, una página web.

Pensábamos que era solo cuestión de cambio de soporte para la palabra escrita. De igual modo que la escritura había pasado de la cera, el metal, la arcilla, al papiro, al pergamino, al papel, ahora presenciábamos la transición –no sin resistencias y recelos, como en casos anteriores—a un soporte digital.

Seguir leyendo en BEZ.

 

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.