Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Hacia la evaluación de la calidad en los proyectos culturales. Pilar Gonzalo

Hacia la evaluación de la calidad en los proyectos culturales. Pilar Gonzalo

Tras décadas durante las cuales la ciudadanía parecía haber renunciado a exigir una adecuada rendición de cuentas, tanto a los políticos y gobernantes de la cultura como a las instituciones, en los últimos tiempos parece haberse iniciado un cambio de tendencia. Lejos de ser un problema, este hecho constituye una oportunidad importante.

El detonante han sido los años previos de crisis económica, de inflación de “contenedores culturales” y de casos de corrupción (sí, en cultura ha habido mucha corrupción), sumado a la desconfianza desarrollada hacia un sector que se ha demostrado muy poco capaz de hacer comprender a la sociedad el valor intrínseco de sus proyectos. ¿Cómo convencer de que la cultura es útil a una ciudadanía cada vez más crítica y alejada con su valor en la sociedad? Practicando el advocacy y rendición de cuentas, algo que sin embargo no se ha dado demasiado entre las organizaciones culturales.

De manera creciente la sociedad está reclamando a las instituciones que cuenten lo que hacen, cómo, por qué y qué resultados están obteniendo. Pero, ¿cómo sabe una organización cultural que está haciendo bien su trabajo, que aquello que quería conseguir está teniendo los resultados deseados y que, en definitiva, es útil a la sociedad en la manera en la que se pretendía?

La evaluación es imprescindible para que las instituciones puedan rendir cuentas sobre qué acciones llevan a cabo, con qué objetivos y recursos, y cuáles son sus resultados. Además, sólo así podrán desarrollar de manera eficaz su pensamiento estratégico. Pero lo cierto es que poco han cambiado las cosas desde que se señalara que “las organizaciones culturales españolas no han sabido contarle a la sociedad en qué manera sus acciones transforman la realidad de manera efectiva, porque en general, ni siquiera ellas mismas lo saben”. (Vid. ¿Cómo medir los resultados de la cultura?)

Pese a las buenas intenciones que abundan entre los gestores, lo cierto es que todavía son pocos quienes comparten detalles sobre los resultados de su gestión en cultura porque, en términos generales, ni se mide, ni se evalúa.

Por ejemplo, el último Informe de transparencia y buen gobierno de los museos de bellas artes y arte contemporáneo 2016 de la Fundación Compromiso y Transparencia desvela que, en lo que respecta a los indicadores ligados a la evaluación de resultados (cumplimiento de objetivos, cumplimiento del presupuesto e información sobre visitas), los museos españoles continúan suspendiendo en evaluación. De hecho, el indicador de cumplimiento de objetivos es el que peores resultados presentade los 24 analizados.

Esta circunstancia generalizada se justifica a menudo con argumentos sobre la escasez de recursos que mina a muchos agentes culturales. Sin embargo, dicha explicación desvela que muchos proyectos culturales se están haciendo “a medias”, pues la evaluación ha de ser una parte esencial de cualquier proyecto y después de los años precedentes de burbuja y posterior crisis, ya ha quedado claro que, impulsar iniciativas de esta manera resulta insoportablemente caro y contraproducente.

Seguir leyendo en Compromiso empresarial.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

El sujeto precario. Trabajadores culturales en la era digital. Remedios Zafra

El sujeto precario. Trabajadores culturales en la era digital. Remedios Zafra

Desde hace tiempo advierto cómo se ha asentado en las personas que dinamizan la vida cultural y académica cercana un aplazamiento de lo que consideran «verdadera vida». Movidos por la expectativa que iguala vida a trabajo y el deseo de plenitud e intensidad creativa futura, muchos navegan en un presente de precariedad. Unos, entre prácticas, colaboraciones y becas por las que no cobran o pagan ellos, y otros (a veces los mismos) entre tutoriales y redes, soñando con estabilidad y tiempo para ejercer aquello que les punza, o con la visibilidad necesaria para convertir su práctica en línea en un trabajo remunerado con el que pagar alimento de cuerpos y computadoras, sintiendo que la vida es algo pospuesto que nos merodea pero nunca se brinda plenamente.

En el carácter precario de los trabajos disponibles radica la situación ventajosa de quien contrata hoy movido por la maximización racionalista de «menor inversión y mayor beneficio». Pero también ahí se acomoda la excusa de temporalidad de quien trabaja cargado de vocación y expectativa soñando con algo mejor. En un marco profundamente neoliberal, el trabajo cultural sigue esquivando la contratación estable y se presenta bajo eufemísticas propuestas de formación, experiencia o prácticas acogidas bajo bellos epígrafes foráneos que irán cambiando y envejeciendo a la velocidad con que se pudre una manzana bajo un sol acelerado.

Si este sujeto apostara hoy por iniciar el largo camino hacia un trabajo estable en el ámbito cultural o académico, su entusiasmo podrá ser usado para legitimar su explotación, su pago prolongado con experiencia o su apagamiento crítico, conformándose con dedicarse gratis a algo que orbita la vocación, invirtiendo en un futuro que se aleja con el tiempo, o cobrando de otra manera (inmaterial), pongamos: méritos certificados, influencia, visibilidad, reconocimiento, seguidores y likes que le entretengan y sostengan mínimamente su expectativa vital.

Seguir leyendo en CCCBLAB.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

La cultura y el arte entre bienes comunes, públicos y privados. Santiago Eraso

La cultura y el arte entre bienes comunes, públicos y privados. Santiago Eraso

Según leemos en Los bienes comunes del conocimiento, recopilación de texto, publicada por Traficantes de Sueños, coordinada por Charlotte Hess y Elinor Ostrom– premio Novel de Economía en 2009 por su análisis de la gobernanza económica de los bienes comunes- estos pueden ser pequeños y prestar servicio a un grupo determinado (la nevera familiar, una colección de discos o fotos), tener una escala comunitaria (aceras, campos de juego, bibliotecas, etc.) o alcanzar una dimensión internacional y global (los mares, el conocimiento científico); pueden estar bien delimitados (los parque, los museos), ser transfronterizos (el rio Danubio, la migración de los animales o Internet) o no tener límites muy claros (los saberes populares, el conocimiento, la capa de ozono).

Aunque los bienes públicos y los comunes no pertenezcan a la misma familia –de hecho pueden ser contrapuestos- se podría aventurar que, por pertenecer al ámbito del dominio público, una parte importante de los saberes culturales pueden considerarse bienes comunes y, en cierto modo, aunque en un sentido estricto no lo sean, también otros podrían serlo ya que, por estar gestionados por instituciones públicas o comunitarias, deberían ser accesibles (no siempre lo son). Según la doctrina del fideicomiso público determinados recursos son públicos por naturaleza y no pueden ser propiedad de individuos privados ni del Estado, que en todo caso es “administrador” de los intereses populares. Por tanto, no siendo dueño de esos bienes, tampoco puede venderlos, ni regalarlos a intereses privados. Aunque adquirir y descubrir conocimiento es tanto un proceso social como un proceso profundamente personal, cuanto más gente comparta conocimiento útil, mayor es el bien común.

Seguir leyendo en el blog de Santi Eraso.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Lógica difusa. Juan Torres

Lógica difusa. Juan Torres

Como todo el mundo sabe, la lógica difusa, o lógica borrosa (fuzzy logic, para que nos entendamos), fue formulada en 1965 por el ingeniero y matemático Lotfi A. Zadeh. En el 65 yo estaba, como aquel que dice, saliendo del cascarón, así que tardé algunos años en descubrirla, y lo hice de un modo tan difuso que no recuerdo ni dónde ni cómo ni por qué. Lo único que sé es que me cambió el modo de ver la vida. Y hasta ahora.

La lógica borrosa parte del hecho de que el cerebro humano, y el lenguaje con que se expresa, se desenvuelve con bastante naturalidad en el terreno de la incertidumbre: aquello está lejos, este señor es alto, el café está caliente, son percepciones y afirmaciones que se manejan con toda naturalidad sin parar mientes en que lejos, alto o caliente son magnitudes imprecisas, en las que hay mucho de subjetivo y de no delimitado.

La gran intuición de Zahed al formular su teoría es que la incertidumbre derivada de esta falta de rigor tiene aplicaciones muy prácticas para el conocimiento, para la investigación y para la industria.

No sé si era consciente de que tiene también grandes aplicaciones para la vida.

Pongamos algún ejemplo. Hay sesudos intelectuales que sostienen que una cosa es la cultura (ellos la suelen escribir con mayúsculas) y otra el entretenimiento. La distinción es importante porque les lleva a concluir que los artículos pertenecientes a la primera categoría hay que quitarles el IVA, y subvencionarlos,  mientras que a los de la segunda se les debe cargar de impuestos y penalizar todo cuanto sea posible.

Seguir leyendo en el blog de Juan Torres.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

¿Adónde va la música cuando deja de sonar? Antonio Rodríguez de las Heras

¿Adónde va la música cuando deja de sonar? Antonio Rodríguez de las Heras

Estamos encarando los cambios del mundo digital desde la posición en la que la cultura escrita nos había situado. Hace no muchos años, pero muy rápidamente, mientras teníamos abierto un libro entre las manos, llegó otro artefacto -aparatoso para nuestro gusto de lectores- que ofrecía un espacio de lectura distinto al de la página de papel.

¿Por qué le hicimos caso y quisimos probar qué tal se podía leer? Quizá por la misma atracción vertiginosa que nos mueve a asomarnos al brocal de un pozo. ¿Qué fondo podría tener este competidor del libro códice? Pues la impresión que sentíamos era que las palabras escritas se ocultaban en un disco como el agua de ese pozo bajo su superficie. ¿Cuánto texto podía contener? Desde luego que más que un volumen habitual. El sueño del libro mundo, en la cultura escrita, parecía que con estos artefactos tendría condiciones para su realización.

Y esta tentación para no dejar de prestarle atención, aunque fuera de reojo y sin superar la incomodidad que produce el intruso, se hizo mucho mayor cuando la Red nos presentó una versión del libro de arena, del libro infinito, en la que los granos eran ceros y unos y la Red un insondable arenal. Ya no estaban las palabras confinadas en el pozo de un disco, como lo habían estado hasta ahora también entre las cubiertas de un libro códice, sino que se habían derramado por la Red. Así que, ¿dónde estaban?

Seguir leyendo en bez diario.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

El Plan de Cultura del Gobierno no tiene un plan. Jaron Rowan en eldiario.es

El Plan de Cultura del Gobierno no tiene un plan. Jaron Rowan en eldiario.es

En 1830 sirviendo de ministro del Interior del Reino Unido, Lord Melbourne profirió una frase por la que se le sigue recordando: “¡Qué Dios ayude a los ministros que se inmiscuyan en las artes!”. Con esto evidenciaba que no es una tarea fácil diseñar políticas culturales o fijar objetivos para un campo difícil de gobernar como es el de la cultura. Algo así podría haber pasado por la cabeza del secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, que ha presentado el Plan 2020, un proyecto impreciso, sin calendario ni presupuestos asignados, en el que se enuncian 150 medidas de forma genérica y sin concreción. En ese sentido, más que un plan, es un compendio de intenciones. Sin duda, no es el proyecto que esperaba un sector cultural maltratado por la crisis y que ha padecido un abandono y maltrato institucional evidente durante estos últimos años.

El documento presentado llama más la atención por los debates sociales que están ausentes que por las medidas que en él se presentan. De esta forma la precariedad laboral de trabajadoras y trabajadores de la cultura ni se enuncia, los problemas de desigualdad de género tan presentes en el sector no se contemplan, no se aborda el estado lamentable en el que se encuentran muchas de las infraestructuras culturales que nacieron al calor de la burbuja financiera, no hay medidas concretas para fomentar la transparencia y acabar con la corrupción en instituciones culturales y la rebaja del IVA cultural tan demandada por los sectores tan sólo aparece de refilón (literalmente sólo se anuncia la “disminución progresiva de la imposición indirecta que afecte al ámbito cultural en colaboración con el Ministerio de Hacienda y Función Pública”).

Seguir leyendo en eldiario.es

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Los últimos de Filipinas... Mikel Toral y Pello Gutiérrez

Los últimos de Filipinas… Mikel Toral y Pello Gutiérrez

La reciente celebración de la  III Conferencia Estatal de Cultura,  organizada por FEAGC ha provocado y animado a Mikel Toral y Pello Gutiérrez a reflexionar en conversación cruzada en el blog de Cultura Abierta.

Recogemos aquí por su interés ambos artículos que llevan como título común ¿Los últimos de Filipinas?

Escribe Mikel Toral:

En esta reflexión me voy a centrar en algunas de las obsesiones que algunos de los más veteranos venimos compartiendo y que recientemente he visto plasmadas en un excelente relato de Luis Ben para la revista Periférica, fruto de un encuentro de acreditados expertos, algunos amigos, de la gestión cultural: Eduard Miralles, Roberto Gómez de la Iglesia, Mikel Etxebarria, Miguel Zarzuela, Javier Valbuena y José Ramón Insa.

Como bien dice el relator Luis Ben,” las canas pueblan las oficinas públicas de la cultura” en contraste, añadiría yo, con la juventud de los nuevos gestores culturales a la intemperie. Precariedad le llaman, con razón.

Gestores culturales, los primeros, y, quizás, los últimos profesionales de la gestión cultural pública, de ahí el título del artículo.

Decía un Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid que para defender la Sanidad Pública no era necesario que los médicos fueran funcionarios.

Es posible que muchos de los jóvenes que están peleando por hacerse un hueco en la profesión de gestor cultural piensen lo mismo. Y, sobre todo, muchos de los creadores han interiorizado que los actuales gestores públicos son la barrera y el obstáculo de sus aspiraciones.

Algunos actores piensan que ellos son los más capacitados para dirigir un teatro. Puede que en algún caso así sea, como también que un médico pueda dirigir un hospital. O que algún gestor pueda ser un buen actor, escritor…Este no debiera ser el debate. Hay juego para todos los agentes.

Seguir leyendo.

Escribe Pello Gutiérrez:

En algún momento los poderes políticos descubren el brillo icónico de la cultura de masas y surge un tercer movimiento: la instrumentalización. Sus modos son el evento, la rueda de prensa, la inauguración, el edificio antes del proyecto, la celebridad, la megalomanía, el tiempo electoral que determina los procesos, la competitividad frente a la colaboración, el qué frente al cómo, la reducción de lo cultural como simple acción consorte de lo ‘importante’: la promoción de la ciudad, el posicionamiento de marca, el turismo, la economía… Un primer efecto perverso es que la intervención pública en la cultura adquiere peso político no ya según criterios inherentes a lo distintivamente cultural, sino en función de indicadores exógenos.

Por fin, en el movimiento más reciente lo público contempla absorto la fuerza del cambio cultural, económico y socio-político que paulatinamente se define. Es el tiempo de la perplejidad ante una sociedad compleja, en red, digitalizada y mutable como nunca ha conocido. La administración paradigma de la seguridad, la estabilidad y el procedimiento, recibe mal la novedad inesperada y, cuestionada, se ve obligada a regenerarse, a encontrar un acomodo posible aún por definir.

Seguir leyendo.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Cómo protege Francia la cultura

Cómo protege Francia la cultura

Hace pocos meses, el VIII Foro de Industrias Culturales presentaba “EL EJEMPLO FRANCÉS – Cómo protege Francia la Cultura” bajo el lema ¡Alerta! ¡Salvar la Cultura! Por un nuevo modelo cultural. Un informe que analiza los elementos principales que están presentes en el modelo de políticas culturales públicas de Francia. Este informe está elaborado en base la observación de estructuras, tendencias y las orientaciones políticas de los anteriores años, desde el 1959 a la actualidad.

Los objetivos de este informe son, principalmente, facilitar la comprensión de uno de los modelos más pensados y estructurados en Europa e identificar aspectos con potencial transferencia a las políticas culturales a España. Pese a las diferencias entre los marcos institucionales entre Francia y España, esta comprensión conlleva al fomento de la reflexión en favor de la cultura y por consiguiente, la posible transferencia de algunos elementos destacados en este análisis para las políticas culturales. Como se matiza en las conclusiones, no se trata de copiar o reproducir las estructuras, más bien de establecer una comprensión de los modelos de relación, de las ideas de fondo y algunas medidas concretas.

Seguir leyendo en Cultural, blog del programa de gestió/n cultural de la UOC.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder .

 

Participación social y cultura. Mikel Toral

Participación social y cultura. Mikel Toral

I. CULTURA A PESAR DE LA CRISIS. Antes de entrar en materia, permitan un soplo de optimismo. A pesar de todas las dificultades, hay que decirlo, porque somos parte de ese esfuerzo colectivo: nunca estuvo mejor posicionada la Cultura. Tanto por la alta densidad de creadores como por la existencia de amplias redes de equipamientos de todo tipo. La gente lee, ve cine, asiste al teatro, a conciertos, visita museos, disfruta del patrimonio… Existe una industria cultural, en crisis, pero relevante, y un reconocimiento y promoción de la diversidad cultural y lingüística como no se dio hasta el presente.

Se han alcanzado niveles culturales equiparables a la media europea. Conviene no olvidarlo porque esto es, precisamente, lo que está en peligro.

II. LA CRISIS DE LA CULTURA ES PARTE DE LA CRISIS DE REPRESENTACIÓN DEMOCRÁTICA. El derecho a la participación en la enseñanza, en el medio ambiente, en los servicios sociales… se ha materializado en numerosos organismos pretendidamente participativos: comisiones y consejos de medio ambiente, de distrito, de la juventud, escolares, de la mujer y, cómo no, consejos de la cultura.

Estos instrumentos para favorecer la participación, si bien fueron un avance en su día, hoy están tan devaluados que han perdido buena parte de su sentido original. La crisis del sistema de partidos, cuyo mandato constitucional es ser cauce de participación democrática, ha trasladado sus déficits democráticos al conjunto de las instituciones que gestionan. Son la parte y el todo de los asuntos públicos. El resto de los agentes reconocidos por la Constitución son convidados de piedra. En la cultura, también.

Seguir leyendo en Cultura Abierta . Kultura Irekia.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

La cultura hipertextual. Antonio Rodríguez de las Heras en bez

La cultura hipertextual. Antonio Rodríguez de las Heras en bez

Hoy nuestra comunicación es hipertextual. El mundo en red no se podría sostener sin haber desarrollado ese concepto. Ha penetrado de tal manera en nuestra cultura que se ha hecho invisible, es decir, que leemos, escribimos, buscamos información, sin darnos cuenta de que lo hacemos hipertextualmente.

El sueño hipertextual nace difusamente en el seno de la cultura libresca. En el siglo XVI Agostino Ramelli pensó en una noria en la que en cada cangilón se colocaba un libro, para que el lector, sentado tangencialmente a la rueda de libros, y con la ayuda de un ingenio de engranajes y palancas pasara de uno a otro sin moverse de la silla.

Seguir leyendo en bez.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.