Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

El novelista donostiarra Eduardo Iglesias publica ‘El vuelo de los charcos’, una epopeya futurista, entre Orwell y ‘Blade Runner’. El Diario Vasco

Eduardo Iglesias (San Sebastián, 1952) publica ‘El vuelo de los charcos’, una novela que parece un libro de relatos (o viceversa) y que es heredera del ‘1984 ‘de Orwell, de ‘Fahrenheit 451’ («más de la película de Truffaut que de la novela de Bradbury) y de ‘Blade Runner’. «Cuando vivía en Nueva York y me sentía triste me metía en un cine a ver esa historia, y salía de la sala sintiéndome el personaje de Harrison Ford», bromea Iglesias, donostiarra afincado en Madrid.

Su nuevo libro (publicado en Trama Editorial) es una reflexión sobre la falta de libertad y sobre la soledad del individuo. «Yo soy un solitario que se pone a escribir sin pensar en si me lee un lector o un ejército», explica. «Iglesias escribe retratos de individuos descabalgados entre las más nobles intenciones y las más descorazonadoras realidades», escribe en el prólogo su amigo Ray Loriga, con el que ha colaborado en distintos trabajos y que dirigirá próximamente la versión cinematográfica de uno de los títulos de Eduardo Iglesias, autor también de volúmenes como ‘Aventuras de Manga Ranglan’ o ‘Cuando se vacían las playas’. Iglesias interviene mañana en el Octubre Negro de Getafe.

Sus lazos con Donostia están hasta en el inicio del libro.

-Por supuesto. En San Sebastián vive mi padre, con 95 años. A él le he dedicado el libro, y a mi mujer y mis hijos. Soy donostiarra aunque la vida me ha llevado por muchos sitios. Y escribiendo, sigo viajando a sitios imaginarios, en viajes que me gustaría ser acompañado por el lector.

‘El vuelo de los charcos’ mezcla estilos en una estructura especial. Usted llama al libro «novela».

-Novela es un cajón de sastre en el que cabe todo. Yo en todas mis novelas he metido, además del argumento central, historias negras o policiacas que contrastan con la trama principal. En este caso el argumento principal alterna con unos relatos breves, y dijo irónicamente que la segunda parte es un plagio de ‘Cuando se vacían las playas’, una anterior novela mía.

Seguir leyendo en El Diario Vasco.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Librerías heroicas. Jesús Casquete en Diario Vasco

Librerías heroicas. Jesús Casquete en Diario Vasco

Una librería es de suyo mucho más que un establecimiento comercial, igual que un libro es más que un mero producto sujeto a mercadeo. Continente y contenido simbolizan espacios de libertad, de reflexión, de civilización, en fin, de cultura democrática. No todos los libros transmiten valores que vertebran la convivencia, ni tampoco todas las librerías se distinguen por colocar en sus estanterías libros que nos reten a pensar, pero se trata más bien de excepciones a la regla. Las librerías alimentan el espíritu crítico, la autonomía de pensamiento, el intercambio de argumentos, la tolerancia, todo lo cual constituye savia de democracia.

Los liberticidas de todo tiempo y orientación ideológica han puesto en su punto de mira a quienes escriben libros, a quienes los venden y al libro mismo. Frente a la carga simbólica del libro, recurren al expediente de la violencia para acogotar la libertad, para intimidar a quien alimenta la pluralidad. Algo de eso sabemos en el País Vasco. La librería donostiarra Lagun vendió libros prohibidos en plena dictadura y acogió reuniones antifranquistas en su trastienda. Se ganó una reputación de espacio de debate, más clandestino que público; circunstancias obligaban. Sufrió por ello multas administrativas, y su librera, Teresa Castells, penó cárcel. Con la democracia fueron grupúsculos de extrema derecha los que intentaron acallar a quienes pensaban de forma diferente y nutrían el librepensamiento de los demás. Paradojas (¿hilos de continuidad?) de la historia, los siguientes en tomar el testigo del acoso lo hicieron envueltos en otra visión integrista.

Seguir leyendo en el Diario Vasco.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Lagun. Crónica sentimental de una librería. Mitxel Ezquiaga en el Diario Vasco

Lagun. Crónica sentimental de una librería. Mitxel Ezquiaga en el Diario Vasco

Es una librería que cumple cincuenta años. Y es también un símbolo de libertades que será homenajeado el próximo día 22 por los lectores y por la Diputación en un acto en el Victoria Eugenia. Pero Lagun fue al principio solo una mesa al aire libre bajo los arcos de la Plaza de la Constitución, un tablero donde se apilaban unos pocos libros para la venta. «Las obras para habilitar el local se retrasaron y decidimos empezar a vender en los soportales, con solo una mesa, en el verano de 1968. Ahí nos llegaron los primeros ejemplares de ‘Cien años de soledad’, que acababa de ser editada. ¡Quién nos iba a decir que la novela de García Márquez sería el título que más hemos vendido en nuestros 50 años años de historia!».

Lo cuenta Ignacio Latierro con su memoria prodigiosa. A punto de cumplir 75 años, Latierro queda como memoria viva de Lagun tras la muerte el pasado septiembre de María Teresa Castells, el alma de la librería. De la mano de Latierro recorremos las páginas de medio siglo. Las heridas de guerra de Lagun, con las agresiones de la ultraderecha, las multas de la administración franquista o las agresiones desde el entorno de la izquierda abertzale que terminarían provocando en 2001 el traslado de la librería desde la Consti hasta el centro, en la calle Urdaneta. Pero también cuenta este veterano librero cómo se vendían en la trastienda los libros prohibidos de Ruedo Ibérico, o las historias de clientes que se convirtieron en amigos, como el ya fallecido profesor Joaquín Forradellas.

Seguir leyendo en el Diario Vasco.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Leer en la era de las multinacionales. Santiago Eraso

Leer en la era de las multinacionales. Santiago Eraso

En estos días se han publicado dos noticias sobre el sector del libro en Donostia. Por una lado, la apertura de una nueva librería, Tobacco Days -homenaje a la novela de Anjel Lertxundi- que se suma al entramado de actividades de Tabakalera. Por otro, el anuncio de la próxima inauguración de La Casa del Libro, una más de las 45 franquicias del mismo nombre que se despliegan por toda España.

Podría parecer que ambas noticias son excelentes, sin embargo, desde el punto de vista social, dejando de lado la libertad de empresa, dan cuenta de dos maneras radicalmente opuestas de entender el desarrollo de la ciudad y su urbanismo cultural. La primera iniciativa se suma a la larga tradición de librerías con arraigo social (en este caso heredera de la desaparecida Garoa, que afortunadamente sigue manteniendo su tradicional espacio en Zarautz), como Hontza o Lagun -sirva esta mención para recordar a su fundadora María Teresa Castells, recientemente fallecida-; o Kaxilda, de más reciente creación, original lugar de encuentro, donde leer, conversar o compartir una buena mesa, se hace a la vez que se piensa la vida en común. Todas ellas, junto a otras que sería largo de mencionar, forman parte de ese entramado de pequeñas empresas que constituye el músculo de una ciudad cohesionada con fuertes lazos comunitarios. Esa ciudad de «los caminos cortos» de la que nos habla Felipe Delmont, arquitecto-urbanista y consultor de UNESCO, compacta, densa e intensa, que promueve la posibilidad del trabajo, el encuentro, el recreo y el reposo en todas sus partes, como antagonista de la suburbial, segregada y diluida que individualiza y privatiza la experiencia y nos convierte en meros y resignados consumidores.

El segundo proyecto, no es ni más ni menos que un apéndice del entramado de intereses empresariales y financieros del grupo Planeta.

Seguir leyendo en el Diario vasco.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Próxima novedad de la colección Tipos móviles.

Ficha_Pradera_Mail