Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

En torno a la edición. Damián Tabarovsky en Perfil

En torno a la edición. Damián Tabarovsky en Perfil

¿Qué historia de la edición estaría faltando y por qué? La edición es, como pocas, una institución sobredeterminada, para decirlo con las viejas palabras del marxismo estructuralista a lo Althusser, es decir, una institución condicionada simultáneamente por varios factores. Una institución de cruce: primero, pertenece a la industria cultural, con todo lo que se juega en ese oxímoron, en esa tensión entre industria y cultura: de un lado la economía, la producción en serie, la distribución, el stock, la tecnología… del otro lado, la singularidad de cada libro, de cada autor, la dimensión artesanal de la edición. Pero también y sobre todo la edición es una institución de cruces, porque ella, como un prisma, permite ver el estado de la cultura y de la literatura en un momento dado.

Es decir, permite preguntarnos acerca de qué libros se publicaron en que época y en qué contexto, y también qué libros no se publicaron en esa época y en ese contexto. Y también qué circulación tuvieron esos libros, qué debate generaron, qué tomas de posiciones existieron detrás de esos libros. Las editoriales, entonces, pueden ser pensadas como la caja de resonancia de esos debates. O a veces como las impulsoras de esos debates, e incluso, en casos extremos, pero no por eso menos ciertos ni menos interesantes –al contrario, tal vez sean los más interesantes– las editoriales pueden ser pensadas como la vanguardia de esos debates. Tal vez podríamos decir que así como hubo (¿o hay?) autores de vanguardia, hubo (¿o hay?) editoriales de vanguardia.

Seguir leyendo en Perfil.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Cómo sería la publicación de libros en un mundo ideal. Cristian Vázquez en Letras Libres

Cómo sería la publicación de libros en un mundo ideal. Cristian Vázquez en Letras Libres

Algunos pensadores imaginaron que, en una sociedad perfecta, toda persona que escriba tendría que poder publicar al menos su primer libro. Nuestro mundo está muy lejos de ser ideal, pero hay editoriales pequeñas e independientes que ayudan a que muchas de esas primeras obras existan.

1

En una entrevista de 1985 le preguntaron Ricardo Piglia si la época en que él comenzó a publicar sus textos —la década del sesenta— era más difícil “ingresar a la literatura”. El escritor respondió que no. “Se podía publicar con relativa facilidad un primer libro”, dijo. Y después expresó una idea revolucionaria:

“En realidad, habría que publicar todos los primeros libros que se escriben. Es el mejor momento, el autor es un desconocido, nunca se sabe lo que puede pasar. Tendría que haber una editorial destinada a publicar solo primeras obras. Sería un material fantástico, decenas de libros, se podría tener una idea de cómo funciona realmente la literatura argentina. Una especie de publicación obligatoria, sería extrañísimo, aparecerían los libros más insólitos. Las cosas, por supuesto, suceden al revés. Solo publican los que ya publicaron. Por eso es tan monótona la literatura argentina”.

La entrevista fue publicada en el diario La Razón, de Buenos Aires, y luego incluida, bajo el título “Novela y utopía”, en el libro Crítica y ficción, que reúne charlas y ensayos de Piglia y cuya primera edición apareció en 1986.

 

2

La cabaña del Tío Tom y Ben-Hur son títulos que nos suenan a todos. Eran, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, los libros más vendidos en Estados Unidos. Muy distinto es el caso del que ocupaba el tercer puesto en ese ranking de popularidad: Looking Backward, 2000-1887, novela de Edward Bellamy publicada en 1888. Este libro casi olvidado cuenta la historia de un hombre que permanece en un trance hipnótico durante más de un siglo y despierta en el año 2000. Se encuentra con una realidad absolutamente distinta de la que había sido la suya: es un mundo perfecto, sin clases, donde se han abolido la propiedad privada y el dinero y todos tienen las mismas posibilidades.

La novela no tiene, es cierto, grandes méritos literarios. La trama del trance hipnótico es solo la excusa que el autor necesitaba para explayarse en larguísimas descripciones (las que el protagonista recibe del hombre que lo ha sacado de su letargo) acerca del funcionamiento del nuevo mundo. Fue su mensaje, el sueño de una utopía realizada, el responsable del éxito de Looking Backward.

Según detalla Erich Fromm en un prólogo escrito para una reedición en 1960, el libro no solo vendió millones de ejemplares y fue traducido a más de veinte idiomas, sino que es “uno de los libros publicados en todos los tiempos que casi inmediatamente después de su aparición originaron un movimiento de masas”: entre 1890 y 1891 se crearon en Estados Unidos 165 “clubes Bellamy”, dedicados a la discusión y propagación de sus ideas, y se publicaron, en el mismo período, 46 novelas utópicas, estimuladas por este boom. En España, quizá por causa de la crisis, la novela ha tenido algunas versiones recientes, como la de la editorial Capitán Swing, que la tradujo con el título de El año 2000, o la de Akal, que prefirió la fidelidad al original: Mirando atrás.

Seguir leyendo en Letras Libres.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

 

Ejemplares únicos. Antonio Rodríguez de las Heras en bez diario

Ejemplares únicos. Antonio Rodríguez de las Heras en bez diario

Una biblioteca expuso hace ya unos años una selección de sus libros dañados por el lector. La visita a la exposición producía el malestar y la incomprensión de la visión de la violencia gratuita. Subrayados y notas con tinta, páginas arrancadas o mutiladas…

Cien lectores de un libro habrían pasado por sus páginas sin dañarlas, pero bastó uno solo para infringir un deterioro irreparable. Una manifestación más de una versión de la entropía ya no en los sistemas físicos cerrados, sino en las organizaciones humanas.

Nuestras organizaciones son como castillos de naipes, trabajosamente levantados y mantenidos frente a la facilidad con la que un naipe que se retire o un golpe en la mesa los desmoronen. Una sola persona puede romper el silencio y la atención de un auditorio; un acto de gamberrismo, estropear el mobiliario urbano; y un impertinente en el grupo, frustrar una conversación. La vida social tiende al desorden y solo la insistencia por evitar ese final consigue un equilibrio inestable.

Seguir leyendo en bez diario.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Siempre que estoy a punto de publicar un libro. Mark Twain en Revista Texturas 9

Con motivo del Décimo Aniversario de la Revista Texturas, semanalmente ofrecemos un artículo en abierto de estos primeros 10 años.

Siempre que estoy a punto de publicar un libro me siento impaciente por saber qué clase de libro es. Por supuesto, no lo averiguaré hasta que los críticos no hayan sacado sus reseñas. Pero sí sé de antemano cuál será el veredicto del público porque tengo un método infalible y sencillo para descubrirlo. Es el siguiente –por si les interesa saberlo–:

Txt_09Leer artículo completo.

Comprar el número 9.

Suscribirme a la revista.

Ver libros de Mark Twain en el catálogo de Trama

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

La pasión del editor. Jaume Vallcorba. Publicado en Revista Texturas 24

Con motivo del décimo aniversario de la Revista Texturas iremos incluyendo en el blog de Trama Editorial enlaces a algunos de los artículos publicados en estos primeros 10 años de andadura.

Un editor, en efecto, enmarca, da profundidad, subraya y después calla, escondido tras las páginas. Se convierte en alguien transparente, que desaparece tras el libro que ha ofrecido a su lector. Él y su libro acaban formando una unidad, tal y como lo hacen, por retomar el ejemplo de hace un momento, la pantalla de un cine y la película que en ella se proyecta. Una mancha en la pantalla, un roto, perturban constantemente nuestra visión. Una errata, una mala traducción, son sin duda manchas en esta pantalla que entorpecen y molestan…

Acceder al artículo completo.

Comprar la revista.

Quiero suscribirme a la Revista.

SI QUIERES ESTAR AL DÍA DE LAS ACTIVIDADES, COLECCIONES, PROPUESTAS, CURSOS, OFERTAS, DESTACADO DE LA SEMANA EN EL SECTOR DEL LIBRO Y LA CULTURA DATE DE ALTA EN EL BOLETÍN SEMANAL DE TRAMA EDITORIAL.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Editar es curar. Sobre “La máquina de contenido”, de Michael Bhaskar. Antonio Adsuar

Editar es curar. Sobre “La máquina de contenido”, de Michael Bhaskar. Antonio Adsuar

La máquina de contenido, el libro de Bhaskar tiene una virtud: intenta ser un manual que reformula, que relanza el futuro de la edición en un sentido global. Al final de esta reseña comentaré algunos de los apartados en que el autor divide el escrito. Para sintetizar y no agotar la lectura, voy a intentar extraer las esencias de las propuestas del libro y a articularlas entorno a dos ideas-eje básicas.

Partamos, antes, de la premisa nuclear de Bhaskar: “Si hoy cualquiera puede publicar, ¿qué significa publicar?”, se pregunta el inglés. pero…¿qué es publicar realmente?, ¿Cuál es la esencia de editar-publicar más allá del medio en que se lleva a cabo esta acción?.Comprenderlo nos permitirá dar el salto digital, ser capaces de formar parte del “next big thing”. Equiparar ser editor a ser productor de libros (mayoritariamente de papel) es un error, una auto-castración innecesaria. El editor tiene mucho que aportar si se sabe actualizarse y formar parte de la cyber-cultura del porvenir. Al ataque…

a)El editor multimedia: hay vida editorial más allá del libro

¿Qué es un libro?: un libro es un medio de comunicación, un repositorio de experiencias,una forma de organizar el contenido. Literalmente afirma Bhaskar que “el libro es tanto una arquitectura de la información como un objeto”.

Seguir leyendo en libros de ensayo.

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.

Edición y difusión del libro. José Antonio Millán

Edición y difusión del libro. José Antonio Millán

El artículo de José Antonio Millán abre el número Vol. 24, Núm. 6 (2015) de El profesional de la información que contiene otros sugerentes artículos sobre el tema.

Introducción

¿Qué está pasando con los libros? Que a todos los niveles, desde su autoría hasta su materialidad, pasando por el circuito autor-lector, e incluso la propia lectura, están siendo mediados digitalmente.

Frente a las muchas esperanzas puestas en la nueva situación, que se suponía que democratizaría la difusión y el acceso a las obras, que abarataría costes y que favorecería en general el acceso a la cultura, la realidad ha demostrado ser diferente. Como es lógico, el libro reubicado digitalmente no ha podido quedar al margen de las tendencias a la concentración y al control características de esta fase del capitalismo.

El resultado puede ser completamente disruptivo, al liquidar un circuito que venía teniendo un funcionamiento aceptable pero consensuadamente mejorable, sustituyéndolo por oligopolios que suministran a consumidores encadenados.

Datos para funcionar

La primera constatación es que los libros, tanto los de papel como los electrónicos, tienen que envolverse en una nube de datos —los metadatos— para circular. Esto significa que los editores tienen una tarea más ante ellos (antes reservada sólo a los bibliotecarios): generar para cada una de las obras que publican una descripción en el formato que las distribuidoras, de ebooks o de papel, exijan.

Seguir leyendo.

 

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.

El arte de editar para niños: Daniel Keel con Tomi Ungerer, Maurice Sendak y Edward Gorey. Ana Garralón

El arte de editar para niños: Daniel Keel con Tomi Ungerer, Maurice Sendak y Edward Gorey. Ana Garralón

No siempre es fácil entrar en el mundo de los autores y su relación con editores, y mucho menos esbozar qué es un buen editor. Porque editores hay muchos pero singulares, menos. El editor, no solamente recibe un manuscrito, da unas palmaditas en la espalda del autor y mete el libro en producción. A menudo, muy a menudo, el editor es un amigo, un confidente, una madre, un prestamista, un apagafuegos y también, un incendiario que aviva las llamas de sus creadores. En la construcción de un catálogo por parte de un editor, el diálogo con los autores es indispensable y conforma en muchas ocasiones las líneas de trabajo con sus autores.

Tal es el caso del editor suizo Daniel Keel, fundador de la emblemática Diogenes Verlag que publicó a 860 autores en 58 años de vida, entre ellos, gente de la talla de Samuel Beckett, Heinrich Böll, Albert Camus, Elias Canetti, Max Frisch, Donna Leon o Patrick Sünskind. Sin embargo dos autores marcaron notoriamente ese catálogo: Maurice Sendak y Tomi Ungerer, considerados ahora dos de los más importantes exponentes de literatura infantil.

Seguir leyendo en el blog de Ana Garralón.

 

Cuando publicar no vale nada. José Antonio Francés

Cuando publicar no vale nada. José Antonio Francés

El escritor, siempre, debe elegir quién lo juzga. Cuando la somete al jurado de un premio, cuando llama a las puertas de una editorial, cuando la entrega al público no hace otra cosa más que poner su obra a merced de la opinión. Eso es publicar: poner en manos del público.

La publicación, históricamente, ha tenido sus mecanismos de selección. Hasta no hace mucho, publicar era un acto de prestigio que implica la superación de los difíciles filtros de la industria editorial. Esta industria y los medios de comunicación (antes la crítica y los académicos) han sido tradicionalmente los depositarios del cánon literario, el órgano que decidía, como un juez severo, qué literatura merece la pena ser publicada y cuál no.

Con sus clamorosos fallos –como todo acto humano—, con sus servidumbres al mercado, este sistema ha funcionado desde la modernidad con contrastada eficacia. Es decir, nunca se ha leído tanto ni publicado como ahora, y a pesar de las dificultades, el genio literario conseguía abrirse paso dentro de ese modelo. Con cierto sesgo idealista podía afirmarse que cualquier escritor con oficio y perseverancia, acababa encontrando su lugar en ese complejo engranaje. Dicho de forma inmisericorde, el talento que se quedaba en el camino (daños colaterales), era tal vez porque adolecía de una cualidad indispensable en la escritura creativa: la perserverancia y la resistencia al fracaso, virtudes sin las que no imagino la madurez de un escritor.

Seguir leyendo