Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Por qué los autores necesitan agente. Guillermo Schavelzon

Por qué los autores necesitan agente. Guillermo Schavelzon

En el actual panorama de la edición, con un proceso de concentración editorialcomo nunca se había visto, y una caída importante de la venta de libros en España y en todo Latinoamérica, los autores necesitan agente literario más que nunca.

Las editoriales independientes de hace unas décadas, que competían por conseguir y promover autores, ofrecer lo mejor a los lectores fieles a su línea, y también vender más, hoy casi no existen. Aunque mantengan su nombre original, muchas veces el apellido de su fundador, poco a poco han sido adquiridas por compañías muchísimo más grandes, hasta llegar a constituir, en el mundo del libro en español, solo dos grandes grupos que, sin contar los libros de enseñanza, tienen más del 75% de las ventas.

Las empresas de semejante dimensión, tienen dos problemas tan grandes como ellas mismas:

Uno, que deben cumplir con las expectativas de ganancias que exigen los accionistas, que suelen vigilar más la rentabilidad, que cualquier otro aspecto de la empresa y sus productos.

Dos, que son organizaciones muy costosas, con grandes estructuras internacionales, enormes gastos e instalaciones, que no es fácil trasladar al precio de venta de los libros. Tienen una operación global, que también requiere un alto margen de ganancias para subsistir.

Por todos lados, el imperativo es uno y principal: ganar más. Este es el origen de muchísimas de las situaciones que, para los autores, son desconcertantes.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Qué hacer para ser publicado. Guillermo Schavelzon

Qué hacer para ser publicado. Guillermo Schavelzon

Un desafío para los escritores

La creciente dificultad para encontrar editorial, similar a lo difícil que resulta conseguir agencia literaria, es una de las mayores preocupaciones de los escritores que tienen una y a veces varias obras escritas, que quieren publicar.

En esta dificultad, encontraron su negocio las editoriales y plataformas digitales de autoedición, que no parecen ser una solución, sino solo un negocio muy lucrativo para la editorial. En Estados Unidos se llaman Vanity Publishers,empresas que lucran con la vanidad del escritor, como si no supieran que lo que ofrecen, nunca satisfará las expectativas que genera.

En el mundo de los escritores, sigue siendo el libro tradicional, impreso en papel, y puesto en librerías por un sello de prestigio, la principal forma de reafirmación, además de la mejor posibilidad de llegar a las librerías, a los medios y a los lectores.

La receta precisa

Hace quince años dediqué mucho tiempo a intentar escribir un libro práctico que se llamaría Cómo hacer para ser publicado. Llevaba años leyendo libros en otros idiomas sobre el tema. Los estadounidenses son muy afectos a dar recomendaciones precisas, qué y cómo se debe hacer. Organicé lo que iba a ser mi libro en doce capítulos, desarrollé la síntesis de cada uno, escribí unas ciento cincuenta páginas, pero nunca lo pude terminar.

Hacía unos años que había dado por concluida mi carrera de editor, que ya no era de editor, sino de directivo de empresas editoriales, en Buenos Aires, México y Madrid. Había cumplido cincuenta años, me parecía el momento de cambiar. Me di cuenta entonces que lo que había sido central en mi vida personal y profesional, era la relación con los escritores, como lector y como editor. En cambio, ser “un directivo” me llevaba cada vez más a una posición empresarial, alejándome de lo que más me gustaba.  Además, comenzaba a escucharme un discurso frente a los editores, que me resultaba difícil sostener.

Más de treinta años de trabajo en el mundo del libro me habían ayudado a desarrollar una mirada internacional de la actividad editorial. Décadas de asistir a las principales ferias europeas y norteamericanas, de viajes y visitas a editores, de recorrer librerías por todo el mundo, y de hacerme de una buena biblioteca profesional (que hoy miro y me parece una antigüedad), me permitieron ver cómo el proceso de concentración de empresas que había comenzado terminaría desdibujando el rol del editor, haciendo que la decisión de qué publicar, se trasladara del área editorial, a la comercial y de marketing.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

La librería más grande del mundo, contra libreros, editores y autores. Guillermo Schavelzon

La librería más grande del mundo, contra libreros, editores y autores. Guillermo Schavelzon

El gran depredador. El avance, a cualquier costo, de algunas empresas, es tan vertiginoso como la velocidad con que nos están arrastrando a la jungla. Lo increíble es que el final, pareciera no ser otra cosa que su propia destrucción. Pienso en los ingenieros que están diseñando los robots que reemplazan a los operarios en las fábricas de automóviles, robots que en pocos años ya no necesitarán ingenieros, porque se diseñarán a sí mismos. A esto quiero referirme, a lo que se anuncia como un gran avance, y parece todo lo contrario. Como lo que llaman “economías colaborativas, donde la “colaboración” consistente en que unos trabajan casi por nada, y otros se llevan casi todo.

Estos impulsos, que se presentan como “una gran innovación”, ocultan la verdadera meta y el camino de destrucción. Un ejemplo son las ciudades en las que se han abierto grandes centros comerciales, que arrasaron con el comercio de barrio y con el empleo, a toda velocidad.

En el mundo del libro este fenómeno es más reciente, y aunque el crecimiento de las grandes cadenas implicó el cierre de muchas librerías de barrio, el gran proceso de destrucción que ahora estamos viendo, viene desde afuera del sector, facilitado por las posibilidades de las nuevas herramientas digitales.

Las librerías, en todos los barrios, en todas las ciudades y en todos los países, están amenazadas, cuando no han sido arrasadas ya, por Amazon, el mayor vendedor de libros del mundo, y el primer cliente de las editoriales. Amazon no creció logrando que se vendieran más libros, solo le arrebató los clientes a las demás librerías. Por eso es un depredador.

Las librerías están en riesgo, las editoriales y los autores también

Cada tanto una lucha de desiguales se desata contra Amazon en Estados Unidos. Primero fue el famoso agente Andrew Wylie (perdió la batalla), luego el grupo Hachette, tercer grupo editorial del mundo (perdió la batalla) , y de forma persistente el Authors Guild, el poderoso gremio de los escritores estadounidenses (desde hace quince años sostiene la batalla), que acaba de denunciar a Amazon por la adopción de un “algoritmo secreto” para vender libros de segunda mano en lugar de nuevos, para ganar más, sin pagar nada al editor ni al autor (El Español, 18.5.2017).

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

 

Ver también la entrevista a Schavelzon en Arcadia: “Amazon es un depredador”.

 

TM18_Dominios_amazon-250x250

Jean-Baptiste Malet 

En los dominios de Amazon.
Relato de un infiltrado

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Aritmética para escritores. Guillermo Schavelzon

Aritmética para escritores. Guillermo Schavelzon

Se da por supuesto, con toda naturalidad, que a un escritor se le retribuye, en concepto de derechos de autor, con el 10% del precio de tapa de los ejemplares vendidos de su libro. Nunca escuché a nadie explicar por qué, más allá de decir que siempre ha sido así.

Cuando todo ha cambiado tanto, en la industria editorial y en el comercio del libro, en la economía, y en todos los valores de cualquier índole, es llamativo que este porcentaje se mantenga inalterable, pese a que cualquier pequeña diferencia, representa mucho: si un autor recibe el 12% en lugar del 10, sus ingresos aumentan un 20%, lo que no es poca cosa.

La mayoría de los escritores firman el contrato de edición sin negociar lo que se les pagará, y por lo general sin siquiera leerlo, como un acto de fe ante el editor, sin tener en cuenta que no está comprometiéndose con ese editor, sino con la empresa para la que él trabaja. El editor podrá irse de esa editorial, pero el autor no.

Lo determinante que puede ser el acuerdo entre autor y editor, lo trasmite de manera magnífica el escritor francés Michel Tournier, autor de Viernes o los limbos del Pacífico, al contar la negociación que tuvo con su editor, antes de firmar el contrato que “le permitiría vivir de sus libros el resto de su vida”. (en L’edititions littéraire aujoud’hui. Sous la direction d’Olivier Bessard-Banquy, Presses Universitaires de Boudeaux, 2006, pág. 38):

“Cuando Gallimard me envió el contrato por mi primera novela, me tomé mucho tiempo para reflexionar, y gracias a los años de experiencia en la editorial Plon [donde trabajaba como editor], me senté a la máquina y escribí a mi primer editor:

 “Queridos colegas, recibí el contrato para mi novela, y he aquí las modificaciones que les propongo:

Primero, no quiero ningún anticipo. (La estupefacción de Gallimard debe haber sido formidable: un escritor novel que no quiere anticipo).

Segundo, el tema de los porcentajes de derechos de autor: ustedes me ofrecen el 5% hasta 10 ó 15.000 ejemplares (no me acuerdo con precisión), y un escalado en aumento hasta llegar al 15%. Pues no, quiero el 15% para todos los ejemplares.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Seis problemas del libro y la edición/6: Editoriales independientes, los desafíos para su sostenibilidad. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del libro y la edición/6: Editoriales independientes, los desafíos para su sostenibilidad. Guillermo Schavelzon

“los grandes están llenos de lamentaciones y los pequeños llenos de alegría”.

Este comentario, tan aplicable a la situación actual de la industria editorial, es de un poeta egipcio de hace 4.000 años (citado por Bertolt Brecht en Cinco dificultades para escribir la verdad, 1934).

La gran crisis de los últimos años, que produjo la devastadora caída del 40% de la venta de libros en España, y la inestabilidad política y económica en cada país latinoamericano, ha generado también el mayor número de ricos, obscenamente ricos, de la historia.

En el mundo del libro en español, se produjo la mayor concentración que hayamos conocido: solo dos grupos se reparten más del 70% de las ventas de libros. En Estados Unidos, el mercado más grande del mundo, un solo grupo, que publica con 106 marcas diferentes (que alguna vez fueron 106 editoriales independientes), tiene el 30% del pastel de las ventas, y la mitad de los libros de la lista de best sellers del The New York Times, cuya influencia determina los escaparates de cerca de 8.000 librerías.

Al mismo tiempo, han ido surgiendo, en todos los países de habla española, una cantidad de pequeñas y medianas editoriales independientes, cuya presencia en el mercado y en los medios sigue acrecentándose.  Editoriales que no siguen el modelo que señala la época, más bien que intentan mantenerse alejadas de esos valores que hoy parecen indiscutibles, como el crecimiento sin límite, la masificación de la producción, el lector considerado como un simple consumidor, y la rentabilidad como emblema de su misión. Unos valores que, además, se ocupan de promover como los únicos posibles.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Seis problemas del libro y la edicion/5: Las redes sociales no venden libros. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del libro y la edicion/5: Las redes sociales no venden libros. Guillermo Schavelzon

Pero ¿cómo prescindir de ellas?

“Vender libros” pareciera una consigna muy clara, pero no lo es. Porque no me refiero solo al acto concreto en una operación mercantil de compra venta, como sería la de cualquier otro artículo de comercio, sino a un compromiso que va mucho más allá de la adquisición de un libro, y que tiene que ver con la elección de un camino de contacto profundo con una historia, o con unas ideas, a través de un camino largo, lento, casi siempre silencioso y privado, como es el de la lectura. Exactamente lo opuesto a la inmediatez que ofrecen las redes, a la relación simbiótica con los dispositivos, y a la vida online.

Si comprar libros implica elegir ese camino de acceso lento a un contenido, que no se puede hacer en simultáneo con otras actividades, ¿no suena incoherente hacerlo desde un medio de comunicación que apela exactamente a lo contrario?

Sin embargo, en la realidad de hoy, no hay otros medios de gran alcance tan poderosos como las redes sociales. ¿Será posible aprovecharlas?

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Otros artículos de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Seis problemas del libro y la edición/4: Las librerías. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del libro y la edición/4: Las librerías. Guillermo Schavelzon

Una librería en la ciudad es lo que un faro en el océano para los antiguos navegantes: un punto luminoso, que orienta, que ayuda a no naufragar. Es comercio singular, con un atractivo especial: la iluminación, los libros, los colores de las portadas, la gente mirando sin prisas… Una librería trasmite siempre una sensación apaciguante, que se impone como un lugar de distensión dentro de la agitada vida de la ciudad. Pero también tiene que cumplir con todas las reglas de cualquier comercio: buenas garantías para alquilar el local, una renta elevada si quiere estar en una buena ubicación, servicios e impuestos, y sobre todo, ser rentables para poder subsistir.

A una librería, los clientes le pedimos más que a cualquier otro tipo de comercio: queremos una selección cuidada, atención personalizada pero no agobiante, capacidad para saber recomendar, algún saber literario, político, o técnico, y un ordenamiento impecable y bien señalizado, que nos permita recorrer mesas y estanterías deambulando con tranquilidad, como un buen flaneur.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Seis problemas del libro y la edición/3: LOS PRESCRIPTORES. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del libro y la edición/3: LOS PRESCRIPTORES. Guillermo Schavelzon

¿Quién recomendará qué leer?

En el ámbito de la prescripción de la lectura, lo que venía siendo habitual ha dejado de funcionar, y lo que tendría que reemplazarlo demora en llegar. Me refiero al debilitamiento o la desaparición de los prescriptores, personas, medios o entidades que, por su prestigio o autoridad, son capaces de influir con sus comentarios o recomendaciones, sobre una gran cantidad de lectores.

La enorme expectativa generada por los algoritmos, y otros usos del Big Data como futuro de la prescripción, nos ha llevado a un momento de mucha confusión, con el riesgo de olvidar que no hablamos de consumidores estándar, sino de lectores.

El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos. Antonio Gramsci, Cuadernos de la Cárcel, 1930.

En el mundo del libro, quienes primero utilizaron esta figura del prescriptor, fueron los editores de libros de enseñanza, que antes de finalizar cada año escolar, sacaban a la calle un ejército de promotores muy bien preparados, que visitaban colegios, hablaban con maestros y profesores, presentándoles los nuevos libros para el curso siguiente.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Seis problemas del mundo del libro y la edición/2: EL LECTOR. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del mundo del libro y la edición/2: EL LECTOR. Guillermo Schavelzon

Pero ¿quién será el amo? ¿El escritor o el lector?

Denis Diderot (1796), en Alberto Manguel, Una historia de la lectura

Encontrar lectores, la tarea más difícil de un editor.

El mayor desafío para los editores no es encontrar autores, sino conseguir lectores para los libros que decide publicar. Los editores reciben miles de propuestas de publicación: escritores que les envían sus manuscritos, propuestas de agentes literarios, de editoriales extranjeras, nuevos libros de los autores que ya publica, más las recomendaciones que ellos le hacen.

Encontrar qué publicar no es difícil, existen mecanismos muy establecidos para buscar qué contratar: News Letters profesionales, informes de sus Scouts, ferias del libro profesionales, información de las agencias literarias, redes sociales… además, por supuesto, de la investigación, y el conocimiento que cada editor tiene de la historia literaria universal.

Así como hay tantos caminos para encontrar autores, no hay ninguna herramienta eficaz, que auxilie al editor para encontrar lectores. ¿Blogs de difusión de la lectura? ¿comunicación? ¿campañas de publicidad? Hay una crisis de los prescriptores tradicionales: críticos literarios, maestros y profesores, suplementos literarios, libreros, cuya debilitada o abandonada función de recomendación, no ha sido reemplazada por las redes sociales, como se decía que iría a suceder.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Seis problemas del mundo del libro y la edición / 1: La crisis. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del mundo del libro y la edición / 1: La crisis. Guillermo Schavelzon

No creo que el libro esté en crisis, como se viene diciendo desde siempre. Lo que llaman crisis es algo inherente a la edición. No es una cuestión coyuntural, es identitaria, es lo que diferencia a la edición de cualquier otra actividad industrial: los valores intangibles con los que trabaja. Todo producto cultural es único, poco estandarizable, de conducta comercial imprevisible. A esto, quienes creen en la infalibilidad de los estudios de mercado, lo llaman crisis, pero es solo una manera de nombrar algo que se les escapa de control. Ya en 1936, lo formuló muy bien Walter Benjamin: El estado de excepción en que ahora vivimos no es la excepción sino la regla (Écrits français).

El libro no está en crisis, quien parece estarlo es el modelo de negocio de la industria editorial, en especial el de las grandes corporaciones.

Acceder al artículo completo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!