Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Los pliegues de la palabra. Antonio Rodríguez de las Heras en bez diario

Los pliegues de la palabra. Antonio Rodríguez de las Heras en bez diario

A un texto plegado le llamamos hipertexto, es decir, un texto con más dimensiones que las de la página. Vemos un texto, pero sabemos que bajo sus dobleces hay más texto que podemos desplegar.

Si observamos con detenimiento esta organización de las palabras que nos permite la escritura digital, estaremos de acuerdo en que se aproxima a la de un discurso oral. También en nuestra memoria está plegada la información que queremos transmitir, de manera que según las circunstancias (tiempo, preguntas, interés…) la podemos desplegar más o menos, pero siempre, si sabemos comunicar de palabra, se mantiene un discurso. Así que de igual manera que unas manos no muy hábiles para la papiroflexia dejan un papel arrugado, no una papirola, así sucede en la comunicación oral: discursos deslavazados, excesivamente largos… junto a construcciones eficaces y bellas con los pliegues de la palabra. Ocurre lo mismo en la escritura hipertextual.

El arte de la memoria es un recurso mnemotécnico de la cultura oral. Para organizar un discurso se imaginaban figuras, lugares, donde plegar bajo sus detalles la información. De esa manera se conseguía una buena retentiva, ya que la mente recorría esos lugares, como si paseara por ellos, o contemplaba esas figuras, y el fijarse en un punto suponía desplegar las palabras que contenía.

Seguir leyendo en bezdiario.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

La cultura hipertextual. Antonio Rodríguez de las Heras en bez

La cultura hipertextual. Antonio Rodríguez de las Heras en bez

Hoy nuestra comunicación es hipertextual. El mundo en red no se podría sostener sin haber desarrollado ese concepto. Ha penetrado de tal manera en nuestra cultura que se ha hecho invisible, es decir, que leemos, escribimos, buscamos información, sin darnos cuenta de que lo hacemos hipertextualmente.

El sueño hipertextual nace difusamente en el seno de la cultura libresca. En el siglo XVI Agostino Ramelli pensó en una noria en la que en cada cangilón se colocaba un libro, para que el lector, sentado tangencialmente a la rueda de libros, y con la ayuda de un ingenio de engranajes y palancas pasara de uno a otro sin moverse de la silla.

Seguir leyendo en bez.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.