Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Primeras impresiones de una librería de Amazon. Mike Shatzkin

Primeras impresiones de una librería de Amazon. Mike Shatzkin

La recién abierta librería de Amazon en Manhattan (Nueva York) le recordó a mi mujer a las librerías o “galerías de los aeropuertos, donde los libros más que venderse se exponen”. Todas las portadas están de frente. La selección es reducida. Una librería de aeropuerto seguramente tendría una selección más amplia de títulos: bastantes menos libros de cocina (en la tienda de Amazon ocupan bastante espacio) y una selección mucho más amplia de novelas, novelas de género en concreto (de las cuales parecía haber relativamente pocas en Amazon).

Pero la percepción es parecida. No es una tienda en la que se espere que pases horas ojeando. Estás ahí para escoger entre los títulos más populares de manera rápida y de un simple vistazo.

Las baldas tienen de largo el equivalente a cinco portadas, un espacio desconcertante entre títulos para alguien que lleva toda una vida observando librerías. Todos los libros tienen una tarjeta delante con un resumen, normalmente de un lector. Las estanterías constan de bloques ajustables que empujan los libros para verlos de frente, aunque solo haya una copia del título. (Al preguntar, supe que el personal de la tienda recibe una alerta cuando hay una balda vacía, pero no pregunté si era porque sabían que los libros se habían vendido o porque había un sensor que no vi. Algo que preguntar la próxima vez…). Está muy limpia, pero es un uso llamativo del espacio de una balda por cada título, algo que no había visto en mis 60 años, más o menos, visitando librerías.

Seguir leyendo en inglés en The Shatzkin files.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

TM18_Dominios_amazon-250x250

En la colección Tipos móviles se ha publicado el libro de

Jean-Baptiste Malet,

En los dominios de Amazon. Relato de un infiltrado (15 €)

La librería más grande del mundo, contra libreros, editores y autores. Guillermo Schavelzon

La librería más grande del mundo, contra libreros, editores y autores. Guillermo Schavelzon

El gran depredador. El avance, a cualquier costo, de algunas empresas, es tan vertiginoso como la velocidad con que nos están arrastrando a la jungla. Lo increíble es que el final, pareciera no ser otra cosa que su propia destrucción. Pienso en los ingenieros que están diseñando los robots que reemplazan a los operarios en las fábricas de automóviles, robots que en pocos años ya no necesitarán ingenieros, porque se diseñarán a sí mismos. A esto quiero referirme, a lo que se anuncia como un gran avance, y parece todo lo contrario. Como lo que llaman “economías colaborativas, donde la “colaboración” consistente en que unos trabajan casi por nada, y otros se llevan casi todo.

Estos impulsos, que se presentan como “una gran innovación”, ocultan la verdadera meta y el camino de destrucción. Un ejemplo son las ciudades en las que se han abierto grandes centros comerciales, que arrasaron con el comercio de barrio y con el empleo, a toda velocidad.

En el mundo del libro este fenómeno es más reciente, y aunque el crecimiento de las grandes cadenas implicó el cierre de muchas librerías de barrio, el gran proceso de destrucción que ahora estamos viendo, viene desde afuera del sector, facilitado por las posibilidades de las nuevas herramientas digitales.

Las librerías, en todos los barrios, en todas las ciudades y en todos los países, están amenazadas, cuando no han sido arrasadas ya, por Amazon, el mayor vendedor de libros del mundo, y el primer cliente de las editoriales. Amazon no creció logrando que se vendieran más libros, solo le arrebató los clientes a las demás librerías. Por eso es un depredador.

Las librerías están en riesgo, las editoriales y los autores también

Cada tanto una lucha de desiguales se desata contra Amazon en Estados Unidos. Primero fue el famoso agente Andrew Wylie (perdió la batalla), luego el grupo Hachette, tercer grupo editorial del mundo (perdió la batalla) , y de forma persistente el Authors Guild, el poderoso gremio de los escritores estadounidenses (desde hace quince años sostiene la batalla), que acaba de denunciar a Amazon por la adopción de un “algoritmo secreto” para vender libros de segunda mano en lugar de nuevos, para ganar más, sin pagar nada al editor ni al autor (El Español, 18.5.2017).

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

 

Ver también la entrevista a Schavelzon en Arcadia: “Amazon es un depredador”.

 

TM18_Dominios_amazon-250x250

Jean-Baptiste Malet 

En los dominios de Amazon.
Relato de un infiltrado

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Postgrado Escola de Llibreria: abierta la reserva de plazas para el próximo curso 2017-18

Postgrado Escola de Llibreria: abierta la reserva de plazas para el próximo curso 2017-18

Con un historial de cinco promociones en la espalda, la Escuela de Librería pone los motores en marcha para el próximo curso. Hasta la fecha, más de 100 personas han obtenido el diploma correspondiente después de asistir a las clases, hacer las prácticas obligatorias y presentar y defender el trabajo final de curso.

Alrededor del 50% de los que han recibido el diploma se encuentran en estos momentos insertados laboralmente en el sector. Además, podemos afirmar con satisfacción que, en estos cinco años, diez librerías han sido creadas por parte de ex alumnos de la Escuela: en Barcelona (cinco en total), Balaguer, Blanes, Esplugues de Llobregat, Santiago de Compostela y una virtual.

El ambiente de las clases, con un número de alumnos limitado a 25 personas, es muy agradable, compartiendo conocimientos y puntos de vista entre los alumnos y el profesorado, el cual es formado en parte por profesores universitarios, pero también para libreros, todos ellos con bastantes años de práctica y experiencia.

El curso, de 30 créditos, se imparte en modalidad presencial. Esto implica tener que asistir a clase dos días a la semana (lunes y miércoles) de 16 a 20 h. La orientación del curso es esencialmente profesional, para facilitar la inserción laboral de las personas que quieren trabajar en el sector de la librería.

Las principales materias del posgrado tienen relación con el marco legal, los diferentes agentes involucrados en la creación y la comercialización del libro, los tipos de materiales en venta, las fuentes de información útiles, aspectos de administración y contabilidad vinculadas a las librerías, el trato con los clientes, los programas informáticos de gestión, la presencia en Internet y en las redes sociales, el marketing, etc.

Seguir leyendo en el blog de l’Escola de Llibreria.

Más información.

Libros sobre librerías en la colección Tipos móviles.

TM15_Memoria_libreria TM19_Memoria_librero

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Decálogo básico para abrir una librería. Maite Aragón

Decálogo básico para abrir una librería. Maite Aragón

Maite Aragón estuvo en el proyecto librero de La Extravagante y ahora está en el recién inaugurado Caótica. En 2013 elaboró este decálogo que nos parece interesante recuperar y ponerlo de nuevo en la conversación.

0. Para todo amante del libro y las librerías, la librería es un espacio sagrado… y ser librero, a ojos de los del otro lado del mostrador, puede parecer un oficio relajado, exclusivamente placentero y feliz… LA REALIDAD ES DIFERENTE. Las librerías son sagradas, sí, y ser librero también. Y lo sagrado implica estrés, responsabilidad, a veces soledad y muuuuuucho mucho trabajo. Mucho esfuerzo.

1. Si has pasado al siguiente punto y quieres seguir adelante con tu sueño, ubica una zona con actividad cultural de la ciudad

2. Estúdiala. La gente que la transita. Los comercios que se ubican allí.

3. Elige un local con escaparate, preferiblemente. Luminoso. Bien orientado. Los metros dependerán del tipo de librería que quieras montar. Precio: lo más bajo posible. Mínimos gastos para poder darle aire a un comienzo y tiempo para evolucionar. Si asumimos costes muy altos, por encima de lo que la venta de libros pueda dejarnos de margen, corremos el peligro de tener una gran propuesta pero no tener tiempo para sustentarla.

4. Sé realista contigo mismo, busca en qué tipo de libros eres especialista, qué te apasiona y dedícate a eso. Especializarse te hace distinto. Crea interés. Y sé realista, mídete en tu forma de ser y en tus entregas, para saber hasta dónde quieres dar para tener tu librería, qué horarios puedes sustentar, tu capacidad de trabajo y si puedes solo o necesitas ayuda. Siendo realista en este punto te evitas muchos problemas posteriores. Si lo montas con alguien, mide la compatibilidad con tu socio. Es importante, como libreros, sois extensiones el uno del otro y todos tendréis que defender el fuerte con la misma motivación y convicción.

5. Contacta con comerciales de distribuidoras de la zona. Si no conoces, no dudes en preguntar en otras librerías de la ciudad o consultar las webs de editoriales, será fácil. Lo difícil será luchar las condiciones. Utiliza tus contactos si los tienes y haz valer tu experiencia en el mundo del libro como aval. Intenta no endeudarte. Intenta conseguir depósitos (tanto las editoriales como las distribuidoras necesitan espacio de exposición) y si lo haces, llévalos al dedillo porque pueden sepultarte. Y si trabajas en firme, controla mucho, selecciona mucho y revisa los vencimientos de las facturas para mantener un mínimo de tesorería aceptable siempre. Sobre todo, explícales tu proyecto de librería con convicción: un librero con experiencia, motivado, que escoge un buen local, visible, en una zona de movimiento de la ciudad… pueden ser un gran aval para todas las distribuidoras. No prostituyas tu concepto de librería, defiéndela ante ellos y elige bien lo que quieres.

6. Crea un espacio acogedor. Cálido. Proyecta en tu local tu librería ideal e intenta conseguir que se parezca lo más posible (dentro de los límites que te marque tu presupuesto para la adecuación). Vuelca tu personalidad en tu librería para que consigas eso que puede llamarse una “librería de autor”; si se parece al salón de tu casa, no te asustes, es tu espacio, el lugar sagrado en el que impartirás tu ministerio: es tu casa. Como corren vientos de cambio en el sector, piensa en ofrecer añadidos: café, vino, algo de comida. Dependiendo de los metros y la propuesta de librería que tengas puede ser una simple cafetera y un sofá (el olor a café o té combina genial con el de libro) o una barra con cafetería. No desesperes con las licencias del ayuntamiento y hazles ver que es un concepto híbrido (quizá entre todos consigamos pronto licencias mixtas). No te pilles los dedos con la ilegalidad, o lo mínimo posible, el oficio de librero no da para sustentar multas.

7. No tardes mucho en abrir, cada mes con la puerta cerrada son gastos que no se sustentan de la venta pero no abras si no estás mínimamente preparado. Confía en ti, el tiempo te irá dando la sabiduría para ir moviéndote como pez en el agua. Implica a tus conocidos de la zona. Empieza a crear expectación sobre tu apertura, crea curiosidad. Pide ayuda a gente que quiera implicarse, crea comunidad, haz sentir que la librería es de todos, empieza a trabajar desde ya la fidelidad. Implica a comercios, colegios, interactúa con ellos. Busca clientes antes de abrir.

8. Haz una fiesta de apertura. Te mereces celebrarlo. Añade acción cultural: música, teatro, animación. Y ya que estás con esas espero que hayas pensado en qué propuesta cultural tendrá tu espacio: talleres de lectura (niños y mayores), talleres de otra índole (que sean express, hoy a la gente le cuestan los compromisos a largo plazo), conciertos, proyecciones, teatro, presentaciones de libros, conversatorios… todo o nada de eso. Es tu elección. Solo tienes que saber que las actividades culturales no dejan mucho margen y que a veces funciona la convocatoria, otras no. PEro es un empeño que inicialmente merece muchísimo la pena para darse a conocer, llamar la atención crear cartera de clientes. Luego, como ya te habrás enviciado, porque crear cultura es un veneno que engancha, no podrás parar. Y cada vez harás cosas mejores, con gente de primera línea. Estoy segura. Si tu espacio tiene un espacio reservado para las actividades, porque te lo puedes permitir, mejor que mejor, nunca cegarás el espacio de venta y eso te dará mayores posibilidades.

9. Dispuesto a hacer de todo y a que no se te caigan los anillos con nada, lo mismo, quizá, tengas que arreglar un enchufe que hacer de interiorista que de gestor cultural, que de relaciones públicas, que de contable. Organízate bien qué tiempo es para cada cosa. Y no asumas cosas que sabes que no puedes asumir: si no se te dan bien las cuentas es mejor asumir un gasto (pagando a quien lo hace de maravilla) que hacerlo tú, quemarte y hacerlo mal (y tu librería corra el riesgo de perecer en un maravilloso intento). Usa tus recursos y busca a la gente que mejor hace lo que tú no sabes hacer. A veces sirve el trueque pero si no sirve, cualquier dinero estará bien pagado por hacer las cosas bien.

10. Sé permeable. No dejes de estar al tanto de la evolución de las librerías, de las tendencias, dialoga con otros libreros, súmate a lo que los demás hacen bien. No dejes de innovar y adecuarte a los tiempos. Pero sobre todo… NO DEJES DE DISFRUTAR con lo que haces, es lo que hace que el esfuerzo tenga sentido y merezca la pena… y lo mejor, los clientes te lo agradecerán y se volverán adictos a lo bueno que desprendes.

¡SUERTE!

Sobre librerías en la colección Tipos móviles.

TM19_Memoria_libreroTM15_Memoria_libreria

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Calders, la librería del rincón. Magí Camps en La Vanguardia

Calders, la librería del rincón. Magí Camps en La Vanguardia

Original en La Vanguardia.

Seis años atrás, la apertura del bar Calders fue bien recibida por los vecinos del barrio de Sant Antoni de Barcelona porque empezaba a dignificar un espacio impropio en memoria del cronista de la verdad oculta. El pasaje Pere Calders de hecho son dos, pero llamarlo pasaje es decir mucho, porque son dos callejones sin salida partidos por la calle Parlament. Desde el 2011, el proceso hips­ter ha sido imparable, pero por suerte el barrio aún resiste gracias a unas buenas raíces vecinales y a aportaciones como la de la librería del rincón. Tres años atrás, con la incierta gloria de un día de abril del 2014, Abel Cutillas e Isabel Sucunza abrieron las puertas de un local escondido, que no va de paso a ninguna parte, en el fondo del pasaje nordeste: la librería Calders.

Como les aconsejó el librero de la Documenta, Josep Cots, la gente no sale a la calle a comprar un libro como quien compra una camisa. El lector sale expresamente a comprar la obra que tiene en mente a la librería donde sabe que la encontrará. Por lo tanto, es igual que la entrada del local esté escondida, sólo se requiere que el librocomprador sepa dónde está y qué hallará allí. Es más, si no encuentra el libro que busca, los libreros lo encargarán o le propondrán uno de características similares, según los intereses del cliente.

Para el local, siguiendo el consejo de la editora Valeria Bergalli, quisieron concebir un espacio mágico, con “el valor que le da la posibilidad de situarte en medio del universo de los libros (…) El aprendizaje no lineal, sino magmático, que emana de las estanterías y que te dice: ‘Tienes mucho por leer, ven hacia mí, pequeño’”, explica Cutillas.

Los dos libreros, con experiencia cultural, literaria y libresca, se lanzaron a la piscina y modelaron un espacio físico y mental a su medida. Un lugar donde el lector no hallará best-sellers, pero sí long-sellers, como Incerta glòria o El día del Watusi; donde sólo encontrará libros bien escritos; donde, por amor y respeto a la cultura, Cutillas y Sucunza renuncian a los beneficios económicos de las promociones, de los expositores publicitarios, de libros escritos por individuos que no saben escribir. “La ventana es verde”, decía Josep Pla y repite Sucunza. Es la madre del cordero. Más muchas horas de trabajo, más muchas presentaciones y actividades en torno al libro, más una presencia constante en las redes sociales.

Todo este proceso de ilusión contagiosa lo han escrito en un libro: Informe de lectura ( Comanegra), donde explican su proyecto de éxito: una librería especializada en libros. El pasado miércoles, los dos libreros presentaron su libro en su librería, cerrando el círculo que había nacido tres años atrás y que les ha obligado a hacer todos los papeles de la función. ¡Larga vida!

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

El libro como relación y la librería como nodo en la ciudad posmoderna. Imanol Zubero en Texturas 29

El libro como relación y la librería como nodo en la ciudad posmoderna. Imanol Zubero en Texturas 29

Compra hasta el 16 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 29 por sólo dos euros. Acceder.

I.

Dice Manuel Rivas que «hay mucha gente que vive sin libros y no les pasa nada, pero la ciudad no existiría sin librerías». Para quienes, como es el caso de quien esto escribe, no podemos concebir nuestra vida sin la compañía de los libros, es fácil identificarse sin mayor reflexión con una afirmación así. Pero, si lo pensamos mejor, nos daremos cuenta de que, si bien es cierto que mucha gente vive sin libros, no es improbable que tal ausencia tenga consecuencias. ¿Cuáles? Esta es ya otra cuestión sobre la que no haré apreciaciones interesadamente personales; recomiendo, en todo caso, la lectura –que no se alarmen los sin-libristas: es lectura, pero de un blog– de la divertida y paródica demanda de un México sin libros publicada por Eduardo Huchín Sosa en la edición digital de Letras Libres.

Me interesa más, en el contexto de esta breve reflexión que ahora iniciamos, referirme a las consecuencias sociales que ese vivir sin libros, practicado por mucha gente, sin duda tiene muy especialmente sobre la ciudad. De manera que, matizando a mi admirado Manuel Rivas –lo mismo en su versión librera que carpintera–, yo diría que el hecho de que tanta gente viva sin libros se relaciona directamente con la posibilidad de que las librerías vayan desapareciendo progresivamente de nuestras ciudades. Y viceversa: si, como nos recuerda últimamente Roberto
Casati, «los niños y jóvenes que leen son sobre todo aquellos que han crecido en un entorno rico en libros, y en el cual los padres (especialmente la madre) leen», es fácil concluir que habitar en un entorno urbano pobre en libros juega en contra de la vocación lectora de la ciudadanía.
II.

El Mapa de Librerías elaborado por el Observatorio de la Librería en España para el año 2013 identifica un total de 4.336 librerías ubicadas en 862 municipios, lo que significa que, en principio, en aquel momento había una  población de 35.778.821 habitantes que contaban con alguna librería en su entorno más próximo. Por el contrario, la inmensa mayoría de municipios españoles, un total de 7.254, carecían de librerías; poblaciones pequeñas en su mayoría, incluso muy pequeñas, con muy pocos vecinos, pero que aún así agrupaban a 11 millones y medio de habitantes. Poblaciones pequeñas, decimos; sí, pero no sólo: en septiembre de 2015 cerraba la librería Sintagma, la única que había en la localidad almeriense de El Ejido, una ciudad con casi 85.000 habitantes.

Txt_29Para seguir leyendo compra hasta el 16 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 29 por sólo dos euros. Acceder.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

De librerías. Javier Fórcola

De librerías. Javier Fórcola

De viejo o de nuevo. Las primeras, de lance, de saldos, de segunda mano, de bibliófilo, de anticuario. Sin contar chamarileros, rastros y encantes. Las segundas, generalistas, infantiles, de novedades, de libros de bolsillo, de viajes, de ensayo, de fondo. Cadenas o independientes. Algunas, abiertas a mediodía; otras, con horarios alternativos, tentadoras hasta medianoche. De barrio, históricas, con solera, con librero. Organizar un viaje contando con las librerías que uno quiere visitar: la librería como parte de la aventura. El encanto, azaroso y emocionante, de atravesar el umbral de esa librería que nos sale al paso.

Para un flâneur urbanita como el que suscribe estas líneas, deambular por la ciudad, sin rumbo fijo, tiene como gran aliciente visitar semanalmente alguna de mis librerías preferidas –especie de puertos seguros que nos salvan del tráfago urbano durante unos minutos–; o, en caso de hacerlo por una ciudad desconocida, por primera vez visitada, disfrutar del hallazgo de una de ellas, aún no explorada. Las librerías son la isla del tesoro, a disposición de cualquier bolsillo.

Seguir leyendo en The Objective

Libros sobre librerías en la colección Tipos móviles de Trama editorial

TM15_Memoria_libreria TM19_Memoria_librero

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Mi librería ideal. Elena Rius

Mi librería ideal. Elena Rius

Las redes sociales nos bombardean con listas de todo tipo, la mayoría de ellas absurdas, algunas curiosas y otras más o menos interesantes (según sean los intereses de cada cual, claro). Como bibliómana que soy,  no tengo otro remedio que fijarme en todas aquellas que se refieren al mundo de los libros: las bibliotecas más hermosas, los 10 mejores libros de tal o cual tema/género (ya que estamos, aprovecho para confesar que yo misma incurro a veces en la confección de listas de este tipo, sólo tienen que ir a la web de El Buscalibros si quieren verlas), las librerías más espectaculares o más pintorescas de tal ciudad/tal país/el mundo mundial… No negaré que me guste ver hermosas bibliotecas -aunque muchas aparecen en estas listas más por lo valioso u original de su arquitectura que por su contenido libresco- y por supuesto una agradece que las librerías se encuentren en locales bien iluminados y con una bonita arquitectura. Pero, francamente, no es eso lo que yo le pido a una librería. Se habla mucho de “la muerte de las librerías”, de que la compra online está acabando con las librerías físicas. Pero si yo sigo frecuentando librerías, y comprando en ellas, es porque me ofrecen algunos alicientes que internet no es capaz de imitar.
Ante todo, vaya por delante que para mí un “comercio que vende libros” no es automáticamente una librería.

Seguir leyendo en Notas para lectores curiosos.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Roger Chartier o las divergencias entre las culturas impresa y digital. Entrevista en Confabulario

Roger Chartier o las divergencias entre las culturas impresa y digital. Entrevista en Confabulario

En Estados Unidos y Gran Bretaña, donde ha tenido mayor penetración, el libro digital se ha estancado o, si prefiere, se estabilizó en alrededor del 20% de las ventas totales; mientras que fuera del mundo angloparlante no pasa del 5%. El resto son los textos de siempre, en papel, con páginas e índices. La conclusión rápida ha sido que el mundo impreso y digital van a convivir. O incluso que la “amenaza electrónica” retrocede.

Puede ser. Sin embargo, antes de apurarse con las conclusiones habría que poner atención a algunas realidades: por ejemplo, que instituciones propias de la cultura impresa siguen en crisis, y que el e-book es la parte menos creativa dentro de las posibilidades que abre la llamada revolución digital.

Es lo que dijo el historiador francés Roger Chartier, especialista en historia del libro y la lectura, hace unas semanas de visita en la casa Central de la Universidad de Chile. Profesor emérito del Collège de France y autor de obras como El orden de los libros, Inscribir y borrar, Las revoluciones de la cultura escrita y El mundo como representación, Chartier fue invitado por la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Casa de Bello a una serie de conferencias, entre ellas El libro y la lectura en soporte digital: ¿un cambio de época?, en la que matizó el optimismo impreso: “El porvenir es indescifrable”, dijo.

Parecido, pero no igual.

Empecemos por el principio: ¿Qué es un libro?

(Ríe) Es el principio y el fin al mismo tiempo… Es una pregunta antigua, Kant la había formulado en un texto de finales del XVIII, y respondió: un libro es un objeto material, un opus mechanicum, decía, resultado del trabajo de un taller tipográfico; y es un discurso, es el libro de Umberto Eco o es el libro de Gustave Flaubert. Hay una relación indisociable entre un objeto material que distinguimos inmediatamente de los otros objetos de la cultura escrita (el periódico, una revista, un cartel) y el discurso, que también tiene una serie de diferencias con otros discursos (no es un artículo, no es una carta, no es un panfleto). Es esta identidad entre la materialidad del objeto y la naturaleza del discurso lo que ha definido qué es un libro.

Luego de la aparición del códice (el libro compaginado que reemplazó a los rollos) y de la imprenta de Gutenberg, la irrupción de lo digital es la tercera revolución en nuestra relación con la escritura. La singularidad del nuevo momento es que por primera vez el texto se separa de su soporte. O sea, en una pantalla cualquier texto se lee igual, no importa si se llama diario, libro o carta. Además, mientras el códice impone una unidad el libro que tenemos en las manos, la lectura en pantalla es discontinua, segmentada, hipertextual. Es como un “banco de datos”, no implica la comprensión de la obra en su totalidad.

En la lógica digital los textos son móviles, maleables, abiertos; permiten al lector intervenirlos, transformarse en escritor; todo en el mismo aparato. Son palimpsestos que siempre se reescriben y que hacen desaparecer la identidad de la autoría… la autoridad de la autoría, agregó el historiador. O sea, la versión electrónica de un libro no es el mismo libro; tampoco la de una revista o un diario: En el formato impreso se sigue una lógica tipográfica, coexisten en el mismo objeto varios textos. Se puede viajar de un artículo a otro; lo mismo con el diario. La coexistencia de varios artículos es esencial para mostrar un proyecto intelectual, cultural, ideológico. La lógica digital es enciclopédica.

Seguir leyendo en Confabulario de El Universal de México

Números de la Revista Texturas con artículos de Roger Chartier. Consultar

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder

 

 

Seis problemas del libro y la edición/4: Las librerías. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del libro y la edición/4: Las librerías. Guillermo Schavelzon

Una librería en la ciudad es lo que un faro en el océano para los antiguos navegantes: un punto luminoso, que orienta, que ayuda a no naufragar. Es comercio singular, con un atractivo especial: la iluminación, los libros, los colores de las portadas, la gente mirando sin prisas… Una librería trasmite siempre una sensación apaciguante, que se impone como un lugar de distensión dentro de la agitada vida de la ciudad. Pero también tiene que cumplir con todas las reglas de cualquier comercio: buenas garantías para alquilar el local, una renta elevada si quiere estar en una buena ubicación, servicios e impuestos, y sobre todo, ser rentables para poder subsistir.

A una librería, los clientes le pedimos más que a cualquier otro tipo de comercio: queremos una selección cuidada, atención personalizada pero no agobiante, capacidad para saber recomendar, algún saber literario, político, o técnico, y un ordenamiento impecable y bien señalizado, que nos permita recorrer mesas y estanterías deambulando con tranquilidad, como un buen flaneur.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.