Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Levantar la mano sobre uno mismo III. Mi suicidio de Henri Roorda por Joan Flores  Constans

Levantar la mano sobre uno mismo III. Mi suicidio de Henri Roorda por Joan Flores Constans

“Por otra parte, mi motor esencial -denominado “instinto vital”- debe encontrarse en muy mal estado, puesto que sin estar enfermo prefiero la muerte a una existencia en la que, como ocurre en casi todas las existencias, tendría que enfrentarme a cotidianas cargas, preocupaciones y privaciones.”

Henri Philippe Benjamin Roorda van Eysinga es uno de los ejemplos que aduciríamos aquellos que pensamos que se puede llegar al suicidio no únicamente desde la tristeza y la desesperación -una especie de suicidioreactivo-, sino también desde la alegría y, paradójicamente, las ganas de vivir, como si el disfrute total de la vida incluyera, inseparablemente, la posibilidad de ponerle fin de forma voluntaria. No serían ni el hastío ni el pesimismo, por tanto, los únicos estados anímicos que desembocarían con la muerte por propia mano, sino que también la alegría y el optimismo podrían ser caminos igual de válidos: para apoyar esa afirmación, Mi suicidio (Mon suicide, 1925), sería la prueba concluyente.

Seguir leyendo en el blog de Joan Flores Constans

Comprar libro.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

 

La opinión de Javier Azpeitia en Pompas de papel sobre Mi suicidio de Henry Roorda

La opinión de Javier Azpeitia en Pompas de papel sobre Mi suicidio de Henry Roorda

Aun con sus enigmas, Mi suicidio es un texto tan breve como emocionante, de una calidad literaria sorprendente, que puede cuestionar muchos de los valores aceptados por el lector.

En este insólito escrito nos encontramos a un hombre de lucidez extrema explicándonos con absoluta calma las razones de su inminente suicidio. Roorda repasa los supuestos defectos de carácter que le llevan a tomar una decisión tan drástica. Su naturaleza sensual, amiga de la belleza y los placeres; su incapacidad para hacer provisiones, es decir, para comportarse como una hormiga ahorradora (tal y como hace la gente “normal”), le han impulsado a derrochar a manos llenas y le llevarán a padecer una vejez rodeada de estrecheces. Prefiere no sufrirla, a pesar de todas las críticas de que pueda ser objeto. A este respecto, apunta con acierto: “Me figuro la cara que pondrían los ricos si los pobres adoptaran la costumbre de suicidarse para abreviar su triste y gris existencia. Con toda seguridad dirían que es inmoral”.

Leer reseña completa en el blog Pompas de Papel de Radio Euskadi EITB.

Comprar libro.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!