Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Letras corsarias en Texturas

Letras corsarias en Texturas

Escriben los amigos de Letras Corsarias:

Teníamos muchas ganas de compartir contigo este artículo que acaba de salir publicado en el número 29 de la publicación Trama & Texturas, una revista cultural contracorriente que, ajena a lo inmediato, lleva diez años reflexionando sobre la edición y los libros. En este tiempo se ha convertido en una referencia no sólo para los profesionales del sector sino también para cualquier lector interesado en los procesos que intervienen en el hecho de tener un libro entre las manos.

La idea nace de uno de sus editores, Txetxu Barandiaran, con quien coincidimos en una conversación en la Casa de las Conchas sobre las revistas culturales y su influencia sobre la escritura –Rafael Muñoz y Raquel López también participaron y escriben artículos en este número–. Se trataba del décimo aniversario de la revista, un número dedicado a la labor cultural de las librerías e iba a salir publicado cuando más o menos estábamos cumpliendo un año en Letras Corsarias: la confluencia era perfecta. Así que agradecimos la oportunidad, nos pusimos manos a la obra y aquí tienes el resultado.

La base del artículo es comparar la idea que tenemos sobre cómo y para qué tiene que servir una librería con la experiencia de nuestro primer año con la puerta abierta. Aquí se encuentran reunidos y articulados todos esos pequeños pensamientos sobre la librería que hemos ido esparciendo en distintos artículos y textos.

Txt_29

Seguir leyendo en Letras corsarias.

Comprar Revista.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

 

Librerías y libreros: historia de un oficio, desafíos del presente. Roger Chartier. Revista Texturas 1

Este artículo de Roger Chartier inició en el primer número el hilo y flujo de las más de 300 personas que a lo largo de estos diez años nos han regalado y hecho partícipes de sus reflexiones y opiniones reflejo de muchos puntos de vista. Gracias desde aquí.

Curioso, no sabe nunca uno por dónde andan las fuerzas inconscientes, que el primer artículo fuera relacionado con las librerías.

Adelantamos ya que el próximo número, el 29, que se sitúa en la mitad de este décimo año tendrá también a las librerías como centro.

Escribirán en él, entre otras personas, hablando en torno a las librerías: Jorge Carrión, Imanol Zubero, Rafa Muñoz, Raquel López Royo, Lluis Agustí y Amadeu Pons de l’Escola de Llibreria, Roberto Gómez de la Iglesia, Xavier Vidal de NoLlegiu, Rafael Arias y Antonio Marcos de Letras Corsarias, Jean-Pierre Castellani

Así que para que vayáis haciendo boca y siguiendo con este aspecto conmemorativo de artículos en abierto por los diez años os dejamos el acceso al artículo de Chartier que abrió la vida de la Revista. No os perdáis, en el mismo, la elegante referencia a Umberto Eco que sirve en esta ocasión de homenaje.

Finalmente, la librería es una de las raras instituciones capaz de reconstituir alrededor del libro la

Sigue leyendo

Dar a pensar. Rafael Muñoz

Dar a pensar. Rafael Muñoz

Somos una sociedad amenazada por un nuevo analfabetismo, que es el de tener una relación meramente instrumental con la lectura y la escritura. Así,  la escritura está dejando de ser un medio de comprensión y de elaboración de la experiencia personal y colectiva, para reducirse a una herramienta comunicativa.  Marina Garcés

La lectura del último libro de la siempre interesante profesora catalana, del que ahora destaco las líneas precedentes, coincidió con una charla-coloquio que celebramos a media semana en compañía de amigos que reflexionan y trabajan, cada uno desde su campo, con las herramientas que proporcionan tanto la escritura como la lectura.

Como ya dejé escrito en un artículo precedente, se trataba de reflexionar en voz alta sobre la función que desempeñan nuestras lecturas la hora de ponernos a escribir, a reflexionar por escrito sobre los temas que nos atañen. O de forma más concreta, dirimir cuáles eran nuestros nutrientes o referencias, en papel o digital, en este espacio creativo donde conviven informaciones llegadas de revistas en papel, blogs, muros de Facebook,  referencias en Twitter y/o otras redes sociales. Las intervenciones transitaron por aquellos semanarios que despertaban nuestra curiosidad cuando éramos algo más jóvenes, hasta llegar a las fuentes que hoy cubren nuestras necesidades, tanto profesionales como de índole personal, y lo hacen en los soportes de los que estamos hablando.

Seguir leyendo en Salamancartvaldia.

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.

Sobre trincheras y/o avanzadillas culturales. Rafa Muñoz

Sobre trincheras y/o avanzadillas culturales. Rafa Muñoz

En esa vida que, a veces, nos parece como un gran solar sin postes indicadores, en medio de todas las líneas de fuga y de los horizontes perdidos, nos gustaría dar con puntos de referencia, hacer algo así como el catastro para no tener ya esa impresión de navegar a la aventura. Y entonces creamos vínculos, intentamos que sean más estables los encuentros azarosos. Patrick Modiano.

Yo leo para saber que no estoy solo, que vivo en comunidad, que hay algo fuera de mí que me afecta, que clama por mi atención. Y leer es escribir con los ojos. Ilan Stavans

 

El próximo martes tenemos previsto reunirnos, en torno a una mesa, unas cuantas personas que solemos darle a la tecla por diferentes razones. La idea es charlar entre nosotros y con aquellos de ustedes que decidan acercarse a la Biblioteca Pública Casa de las Conchas, para ensayar diferentes respuestas, reflexiones y comentarios ante lo que suscite la pregunta que encabeza el encuentro ¿Qué leemos mientras escribimos? Que reformulada de otra manera se preguntaría sobre qué tipo de lecturas alimentan nuestra necesidad de escribir o de expresarnos, tanto en papel como en formato digital.

Las personas convocadas tenemos una relación con la escritura que va desde quien escribe literatura infantil, tiene en su nómina un conocido premio y gestiona un blog sobre creación literaria, hasta ese factótum que alimenta una genial bitácora sobre música (+programa de radio) y realiza un gran trabajo, no solo como bibliotecario en la USAL, pasando por un periodista cultural que escribe, y lo hace bien, sobre cine y la literatura, sin olvidar la presencia de un gestor cultural con un blog de referencia obligada, que afortunadamente no se queda sólo en programas y cifras, y la mediación cultural en el ámbito infantil representada en una especialista que cree en su eficacia hasta el punto trabajar en y para ella; por último estaría el que esto escribe, que se siente tan ‘excedido’ por la lectura y los libros (en el sentido teresiano del término por aquello de que estamos de aniversario), que cada semana insiste en hacérselo saber a todos ustedes mediante diferentes propuestas.

Seguir leyendo en Salamancartvaldia.

 

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas,date de alta en nuestro boletín semanal.

El martes, si queréis, nos vemos en Salamanca

tablarevistas2011Este próximo lunes se inaugura la exposición de revistas y actividades de ARCE en la Biblioteca Casa de las Conchas de Salamanca que permanecerá abierta hasta el 9 de diciembre.

En el marco de la misma habrá un conjunto de actividades y Revista Texturas ha organizado una de ellas el martes 24 a las 20:00.

Revista Trama&Texturas

¿QUÉ LEES CUANDO ESCRIBES?

Una mesa de debate que abordará, entre otras cuestiones, la relación entre blogs y revistas culturales.

Participan Catalina González Vilar, escritora y autora de un blog sobre creación literaria; Rafael Muñozautor de la sección semanal Tirando a citar, una columna digital sobre los libros y su entorno; Julio Alonso Arévalobibliotecario y especialista en música, realiza un programa de radio y es autor del blog Con la música a otra parte; Antonio Marcos, periodista cultural, especializado en literatura y cine; Txetxu Barandiaran, gestor y consultor cultural. Presenta: Raquel Lópezespecialista en Literatura infantil.

Así que si te apetece acercarte, estaremos encantados.

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.

Contar con las palabras. Rafael Muñoz

Contar con las palabras. Rafael Muñoz

Ya se sabe que los muertos se ocupan de nosotros. Nosotros creemos que nos ocupamos de ellos, y así es, pero mucho menos de lo que ellos se ocupan de nosotros. Te dejan mapas, y otro mundo que habitar. (Alejandro Gándara)

Nos dejan también palabras, quisiera añadir.

Pasamos en estos días por fechas que invocan a los que ya no están entre nosotros. Su “presencia ausente” se nos cuela sin quererlo entre las hendiduras de la memoria: algunos la conjuran con celebraciones religiosas, otros con festejos de remoto origen céltico, pero todas ellas están ungidas con un bálsamo de palabras.

Sirvan estas que ahora revisito con ustedes para convocar a las mejores de aquellos que se nos fueron:

El goce de poder contemplar una bella y sugerente portada; tener en las manos una historia impresa en papel y disfrutar del paso de sus páginas satinadas; poseer un dispositivo electrónico (eReader) que nos permite el acceso a cientos de títulos; todos ellos sin duda son motivos para acercarse a la lectura, pero me atrevería a calificarlos de colaterales o complementarios.

No deja de sorprenderme el tesón que muchos profesiones del libro y la lectura (y no estoy pensando solo en editores) ponen en demostrar su validez, utilizando argumentos que desde mi humilde opinión tienen que ver más con lo que circunda a la lectura que con su significado más íntimo y primigenio.

Seguir leyendo en SalamancaRTValdia

Dialogar con los textos: aprender a escuchar. Rafael Muñoz

Dialogar con los textos: aprender a escuchar. Rafael Muñoz

El silencio no es nunca el vacío, sino la respiración entre las palabras, el repliegue momentáneo que permite el fluir de los significados, el intercambio de miradas y emociones, el sopesar ya sea de las frases que se amontonan en los labios o el eco de su recepción, es el tacto que cede el uso de la palabra mediante una ligera inflexión de la voz, aprovechada de inmediato por el que espera el momento favorable. David Le Breton – 

¿Qué tienen en común la lectura y la escucha? ¿Cómo se liga aquella con la palabra pronunciada, esa que toma cuerpo en una voz, ya sea la propia o la de los otros?

Con estas preguntas comienza el libro del que quiero hablarles, pero antes de ponerme con ello, recojo un par de cuestiones más que plantea su autora, y que tienen mucho que ver con las anteriores:

¿Dónde se encuentra la lectura con esa palabra que no se dice pero se manifiesta a través de la mirada, los gestos, el cuerpo…? ¿Cuáles son esos otros códigos expresivos que establecemos para transitar los puentes entre lector y el texto en una doble dirección, y también entre los propios lectores?

Oír entre líneas, así se llama la obra de Cecilia Bajour, recoge un brazado (porque acoge) de escritos, fruto de conferencias impartidas por la autora en su país y en otros de la América Latina, con el objetivo de acercarse y cuestionar: ciertas zonas de las prácticas de lectura tales como la conversación literaria, la selección de textos, la cuestión del canon, la relación entre enseñanza y promoción, y el lugar simbólico y real de las bibliotecas en las escuelas.

Seguir leyendo en Salamancartvaldia el artículo de Rafael Muñoz.

 

Rafael Muñoz. Un estado de ánimo

Rafael Muñoz. Un estado de ánimo

 

 

Me llamo… Mi nombre es Rafael Muñoz

Y en el sector del libro o como mero lector seme conoce como… Rafa Muñoz. Fui responsable de coordinar cursos y jornadas sobre el libro y la lectura en el desaparecido Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil. Dando también buena cuenta en los medios de comunicación de todo nuestro trabajo en promoción, investigación y formación en el campo de la LIJ. Llevé a cabo algunas cosas más en aquel espacio vivo, dinámico, cargado de emprendimiento: exposiciones itinerantes, reseñas de libros, post sobre lectura y libros… Todo ello con la imprescindible colaboración de mis compañeros.
Me gusta leer porque… forma parte de mi quehacer diario desde que era un niño. Necesito historias que me procuren carta de naturaleza humana, y busco en la lectura encontrar sentido, intentando, como un Sísifo más, comprender lo que me rodea (uno es pesimista, pero siempre constructivo).
También podría responder con esta voz que como lector me pertenece: “Catherine Cormery se inclinaba por encima de su hombro. Miraba el doble rectángulo bajo la luz, la ordenación regular de las líneas; también ella respiraba el olor y a veces pasaba por la página sus dedos entumecidos y arrugados por el agua del lavado como si tratara de conocer mejor lo que era un libro, de acercarse un poco más a esos signos misteriosos, incomprensibles para ella, pero en los que hijo encontraba, con tanta frecuencia y durante horas, una vida que le era desconocida y de la que volvía con una mirada que posaba en ella como si fuera una extranjera.” (El primer hombre, de Albert Camus)
Cuando tenía doce años quería ser… lo que era, un niño. Que es lo que mejor se puede ser a esa o cualquier edad. ¿No es así?, James.
Hoy soy… No soy, o me cuesta mucho, porque me han “parado” en seco, pero no me conformo y estoy a la que salta; ¿se deberá a un exceso de lecturas?
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… Voy poco por las bodas, pero si el tema surge hablo siempre de las historias, nunca de los libros, y menos del extraño motivo (para algunos)  por el que necesito leer.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así… En estos momentos de cierto recogimiento. Hablando quizá en exceso conmigo mismo y con los libros que me echo a las entendederas. Entre medias y para oxigenarme, cursos y estudio, junto a paseos con mi perra Laouen por los tesos del pueblo que me acoge.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… Estaría por verse, lo digo por ese “nunca” 😉 Bueno, ahora medio en serio: a veces, vivir. Pero que conste que no lo cambio por nada, aunque estaría dispuesto a estudiar alguna propuesta si resultara excitante.
Y lo peor… Pensar en desaparecer, desvanecerme, no interesarme ni tan siquiera por uno mismo.
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… los lugares comunes, pero eso pasa en muchos órdenes de la vida, ¿o no es así? Recuerdo en este momento unas palabras de la Duras: “Los que viven de referencias generales no tienen nada en común conmigo”. (El dolor)
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… no me dejan hacerlo (¡es que me lo ponéis a tiro!).
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… haber contribuido a construir con otras personas un centro de y para la lectura en el ámbito de literatura infantil y juvenil durante casi 30 años. Un trabajo que ha dejado fuertes señas de identidad en todos aquellos que participaron activamente en él (lectores, padres y madres, profesionales de la educación y la cultura, autores, investigadores…) y, naturalmente, en los profesionales que lo hicimos posible.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… Imposible espigar uno solo, aunque guardo muchas anécdotas, la última, la de un grupo de padres y madres, que junto a especialistas y autores de LIJ, intentaron hasta la extenuación que no se cerrara un espacio que les pertenecía.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… perderme en Babia. Pero ya sabemos que eso no es un descanso, tan solo un cambio de actividad.
Así es como veo el futuro de mi profesión… No me interesa el futuro, creo en la construcción del presente. Es cierto que vivimos un momento duro pero a la vez paradigmático. No solo debido al cambio en los medios para acercarnos a la lectura, sino también porque, en esto que algunos definen como crisis, podemos ver (si así lo queremos) el verdadero rostro de lo que se nos ha “vendido” como cultura. Esta potencial epifanía puede resultarnos de gran utilidad  para conseguir lo definitorio: preguntarnos y buscar las respuestas al verdadero sentido de toda actividad cultural.
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… haciendo lo mismo que llevo a cabo en estos momentos: aprender, trabajar (a ser posible de forma remunerada) Así desearía que fuera mi áureo jubileo.
El último libro que he leído ha sido… Por “compromiso” y con gran placer: El primer hombre, de Albert Camus (participo en un club de lectura). De cosecha propia y destacable: Sociofobia, de César Rendueles (muy estimulante).
Y lo conseguí en… la biblioteca pública. Como casi todos los que ahora leo, aunque a veces me doy un homenaje en mi librería de referencia.
Y el primero que recuerdo que leí fue…No me gustaría ponerme estupendo pero las “primeras lecturas” creo que se vinculan equivocadamente con la biografía y no con la posibilidad que supone “darnos de ojos”, varias veces a lo largo de nuestra vida lectora, con una buena historia, una deslumbrante forma de contar o un texto que nos desaloja el eje del alma (Nélida Piñon dixit). Esa lectura primigenia no tiene precio.
Pero mirando hacia atrás sin ira, aquí van algunos títulos a vuela pluma: la Poesía vertical de Roberto Juarroz (para seducir al intelecto); las Vidas minúsculas de Michon (enorme autor y grandes vidas); Cortázar (hoy me quedo con los cuentos, pero que no me toquen Rayuela); a su lado, siempre Onetti; desde el gozo: La frontera indómita, de Graciela Montes.
En mi mesilla tengo ahora para leer… No leo en la cama, tengo ese defecto, pero al lado de mi sofá me esperan algunos: La parte inventada, de Rodrigo Fresán, El arte de leer (recopilación de escritos del poeta Auden) y el último de Vila-Matas, Kassel no invita a la lógica.
Me gustaría añadir que… estoy a diario y de buena mañana en Twitter (@rmunoz), y por el momento también en mi casa. Siempre dispuesto a compartir una buena conversación (apasionada y bien salpimentada por unas risas), mostrando siempre lo divino que es ser humano. También suelo perderme en compañía de mis humildes heterónimos en algún que otro blog de libros y de eso que denominan actualidad, y en algunos artículos que no puedo enlazar.

OTROS ESTADOS DE ÁNIMO