Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

La traición de los editores en Fahrenheit 451 por Pablo Delgado

La traición de los editores en Fahrenheit 451 por Pablo Delgado

Con cualquier editor que hables te dirá que el mundo de la edición es un mundo muy complicado y sacrificado. Un oficio el de editor, al que se suele llegar a través de la vocación de amar a los libros y querer expresasr y compartir dicho amor por aquello que le llena y satisface. La figura del editor se encuentra dentro de un espectro empresarial, porque al fin y al cabo el mundo editorial está formado por una estructura empresarial, aunque no lo parezca muy fuerte. Tal es así que a lo largo de las últimas décadas se han ido creando grandes grupos empresariales entorno a ese objeto y que significa tanto, que es el libro.

Hay un libro editado por la editorial Trama llamado “La traición de los editores” en donde desde su faceta de editor, Thierry Discepolo no solo describe la anti-leyenda de la edición francesa y cuestiona muchos de sus mitos, sino que propone a la vez las bases para una reflexión sobre las responsabilidades sociales y políticas del universo del libro.

Seguir leyendo en Fahrenheit451.

Comprar libro.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!
La guerra del best seller

La guerra del best seller

Escribe Peio H. Riaño:

La editorial Trama publicó a Thierry Discepolo, un joven editor francés, con un ensayo muy crítico con la mutación de los libros en productos: hechos rápido para ser leídos rápido y rápidamente olvidados. En La traición de los editoresdice Discepolo que “la sobreproducción perpetúa la tiranía de la novedad, que le quitan el sitio al resto, a los libros más exigentes”. El volumen de facturación es el prescriptor más sólido.

El artículo empieza así:

La llegada de la nueva temporada editorial la próxima semana echa el cierre a uno de los veranos más calientes de lanzamientos de ‘best sellers’ que se recuerdan. Los lectores de verano, a la vista de las cifras auditadas por la empresa Nielsen, a las que ha tenido acceso este periódico, anuncian la victoria de La chica del tren (Planeta), Paula Hawkins, por delante de Cincuenta sombras de Grey contada por Christian (Grijalbo) de E. L. James. Eso sí, la primera cuenta con varias semanas más de vida.

Seguir leyendo

La traición de los editores en Textos en solfa de Victoria Martín

La traición de los editores en Textos en solfa de Victoria Martín

 Layout 2                                             “La traición de los editores”, Thierry Discepolo.
Original en francés “La trahison des éditeurs”.
Traducción: Gabriela Torregrosa
Trama Editorial. Primera edición, 2013.
No ficción.

Trama editorial se encarga de publicar este interesante ensayo titulado “La traición de los editores”, escrito por el también editor y director editorial (sello Agone) Thierry Discepolo. Traduce Gabriela Torregrosa.

Thierry Discepolo es, además de autor del libro, el fundador del sello independiente francés Agone desde 1998. Con esta firma, se propuso difundir obras que incidieran en la crítica social y política,  en el análisis de la historia y en la literatura comprometida. Un dato que nos aporta mucho sobre el nivel de construcción ideológica que sustenta “La traición de los editores”. Elogios para la traducción al español, nítida y fluida. Por momentos he olvidado que el original estaba escrito en francés (obviando, claro está, las muchas referencias del autor al panorama editorial actual francés).

 

José Ramón Martín Lago. Thierry Discepolo y La traición de los editores. Una consideración sobre la crisis de la cultura

José Ramón Martín Lago. Thierry Discepolo y La traición de los editores. Una consideración sobre la crisis de la cultura

A diferencia de lo que sucede con otras, la industria de la edición cuenta universalmente con la simpatía espontánea de los ciudadanos, sean estos lectores habituales o no lo sean. Amplios sectores se declaran en las encuestas contrarios a la fabricación de armamentos o de productos alimentarios transgénicos, pero ¿quién está en contra de la edición de libros? Esta industria tiene como todas un discurso propio que justifica y legitima sus actividades, pero con la ventaja de que la fraseología que constituye la mayor parte del mismo no entra en contradicción con los valores que forman parte del sentido común. Así, el libro resulta ser bueno por naturaleza, su divulgación es imprescindible en beneficio de una ciudadanía libre e ilustrada, y los inversores que arriesgan su capital dedicándose a la edición son esforzados paladines de la cultura, esa misma que en nuestro tiempo se ve progresivamente relegada a ámbitos más y más marginales. Tal vendría a ser, en general, la percepción que poseen los ciudadanos de la producción de libros.

Leer artículo completo

La traición de los editores en la Revista Cultural Tarántula

La traición de los editores en la Revista Cultural Tarántula

Tengo la suerte de dedicarme profesionalmente a la edición de libros. Además, y de vez en cuando, también los escribo, aunque estoy menos capacitado para ello que para llevar a cabo la propia labor de edición. Dar con nuevos autores y temas que interesen a los lectores contemporáneos, rescatar obras perdidas en un incomprensible olvido o traducir tesoros literarios que aún no se han volcado a nuestro idioma son algunas de las labores principales del editor. Pero, desde luego, no las únicas.
Por suerte o por desgracia -más bien lo primero que lo segundo, aunque es un asunto para discutir-, el complejo universo de la cultura se halla envuelto en un halo de casi majestuosidad que en ocasiones impide -sobre todo por parte del gran público- su anclado al suelo firme de los fenómenos mundanos. Y añadiría: a los más mundanos de todos. El editor ha de bregar también con el final de mes, con las temidas liquidaciones -que muchas veces no permiten más que obtener un tenue optimismo, suficiente para continuar editando a duras penas- y su trabajo, en líneas generales, se encuentra rodeado por un papeleo (contratos con distribuidores, autores y traductores, subvenciones, etc.) cuya existencia muy pocos pueden imaginar.

La traición de los editores en Marcial Pons

Nos gusta y nos ilusiona que los libreros hagan un hueco en sus librerías a los libros de la colección Tipos móviles.
Si eres librero, aterrizas por aquí y los libros de Tipos móviles tienen un hueco en tu librería nos encantaría que nos envíes una foto a promociontramaeditorial@gmail.com

La traición de los editores en The Cult

La traición de los editores en The Cult

 
Los escritores, en privado y con el ego en flor, a veces se consuelan relatando sus disputas con determinados editores, a quienes acusan de arbitrariedades económicas, de traicionar alguna promesa o, simplemente, de tener el gusto conservado con naftalina y alcanfor. El libro de Thierry Discepolo no emprende ese típico vuelo rasante, entre otras cosas porque él mismo es editor –fundó el sello Agone en 1998– y sabe que el oficio de elegir, preparar e imprimir libros es algo muy serio, que además exige innumerables equilibrios. 
 
En realidad, lo que nos propone Discepolo en este libro es una profunda reflexión sobre el destino de las editoriales y su papel como generadoras de opinión, transmisoras del saber y elevadoras de nuestra conciencia colectiva.
Es cierto que para ser editor no hay por qué ser un caballero –aunque sea de agradecer–, pero la cosa se complica cuando la editorial no luce nombre y apellidos, sino la divisa de una gran corporación industrial, con un volumen de negocio de muchos ceros.
Ahí, como habrán adivinado, dejamos de hablar de cultura y diversidad, y entran en juego las previsibles estrategias de un Monopoly multinacional en el que se intercambian tanto ambiciones como fondos de inversión.
Señala Discepolo que la mayoría de los editores “se pone con total naturalidad al servicio del programa de neutralización pacífica en la sociedad liberal de masas”.
Blanco y en botella: el incremento del volumen de facturación incrementa el valor mercantil de una determinada firma editorial, pero cómo ésta forma parte de un conglomerado, hay que alegrar al accionista sumando nuevas empresas al lote, engordando a un Gargantúa que acaba siendo, a su vez, adquirido por un tercero.
El Cultural: Thierry Discepolo denuncia la mercantilización del sector editorial en La traición de los editores, una investigación sobre el sector en Francia

El Cultural: Thierry Discepolo denuncia la mercantilización del sector editorial en La traición de los editores, una investigación sobre el sector en Francia

Thierry Discepolo es un editor francés pero curiosamente su sello no tiene su sede en París sino en Marsella. Una rara excepción que otorga a Agone, la editorial que fundó en 1998, una personalidad muy específica. “Lo bueno de Marsella es que es una ciudad más bien pobre y sin mucho dinero puedes trabajar en este mundo. Si estás en París es muy difícil no acabar homologado dentro de las corrientes dominantes en el sector”. El hueco que se ha hecho en la industria del libro gala es humilde. Allí unas pocas manos abarcan buena parte del mercado. Una situación que denuncia en su fundamentado ensayo La traición de los editores (Trama Editorial), cargado de citas, de datos y cronologías sobre los movimientos en la propiedad de los sellos en las últimas décadas.

Seguir leyendo

Thierry Discepolo crítico con los grandes grupos editoriales (El Confidencial)

Thierry Discepolo crítico con los grandes grupos editoriales (El Confidencial)

“Francia favorece la instalación de Amazon con dinero público”.

Thierry Discepolo es lo que se ha dado a conocer como “francotirador”, para referirse a una persona nihilista dispuesta a hacer lo que sea por defender sus ideales, sobre todo, entregarse a la crítica y al cuestionamiento del mundo que no funciona. Es el autor de La traición de los editores (Trama). Ya se pueden imaginar por dónde van los tiros. Efectivamente: los grandes grupos editoriales tienen dudosas intenciones y sus editores han sido reducidos al papel de máquinas de generar beneficios, propaganda y diversión. Ataca a la tiranía de la novedad, al crecimiento anual desmesurado de beneficios, la falta de responsabilidad del editor con la sociedad, la sustitución del criterio editorial por estrategias de comunicación…  Desde su pequeña editorial Agone (fundada por él en 1998) en Marsella se atreve con todo.

Seguir leyendo