Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Valentín Pérez Venzalá. Un estado de ánimo

Valentín Pérez Venzalá. Un estado de ánimo

 

Me llamo Valentín Pérez Venzalá
Y en el sector del libro o como mero lector se me conoce como: pues quienes me aprecian me conocen como Valentín (aunque me suelen llamar también Agustín, Vicente y Benjamín, y yo contesto igual) , y los que no, supongo que como “el tipo ese”.
Me gusta leer porque solo tenemos una vida y hay que dedicar tanto  tiempo a ganársela que no se me ocurre mejor forma de vivir todas las que me gustaría.
Cuando tenía doce años quería ser:  Pues justo con esa edad creo que  programador informático porque hacía mis pinitos con un Spectrum.

Hoy soy el mismo que entonces, pero con mas experiencia y bastantes años más, y haciendo demasiadas cosas: editor a ratos, programador a menudo, maquetador otras tantas, y escritor mental, pues llevo 30 años escribiendo novelas en mi cabeza.
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… si necesito explicárselo, seguramente tampoco lo iba a entender.  
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:…Leer y contestar correos, leer en las redes sociales e internet lo que se cuece en el sector; corregir prácticas de alumnos; preparar materiales para clases, promocionar los libros de Minobitia; leer y corregir manuscritos; maquetar en papel y en digital; gestionar facturas y pagar impuestos; tratar con autores, libreros y clientes;   estudiar (esto avanza demasiado rápido como para no estar al día) y  dar clases de creación de ebook. Y sí, casi todo eso, en el mismo día.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando una autora se presentó en mi casa un sábado por la mañana con su manuscrito para convencerme de que lo leyera.
Y lo peor… cuando empiezas a leer un manuscrito y te das cuenta de que no merece la pena seguir.
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… las narices creo que no me las toca nadie, que te den la lata con consultas sí, pero a mí me gusta poder echar una mano siempre que puedo. Otra cosa es que me moleste la ignorancia sobre el sector, que la gente crea que los libros se venden siempre por decenas de millar y que los editores somos ricos y poco honrados y que del precio del libro, menos el 10% del autor, todo lo demás es para nuestro bolsillo. En definitiva la ignorancia sí me toca las narices
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando…casi nunca, pero estoy a punto cuando recibo la liquidación de ventas del distribuidor.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… cuando a alguien le gusta alguno de nuestros libros.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando…cuando empiezo a leer un manuscrito y me doy cuenta de que ese libro tiene que llegar a los lectores y tengo la posibilidad de hacerlo.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a…intentar terminar de aprender a tocar la única canción que he sido capaz de empezar a tocar al piano.
Así es como veo el futuro de mi profesión… más en comunicación con los lectores y más abierta también a la tecnología de la que al editor no le va a quedar más remedio que aprender, y mucho.
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… leyendo y escribiendo.
El último libro que he leído ha sido…  La espuma de los días, de Boris Vian
Y lo conseguí en… Lo compré en el kiosko hará unos 25 años, porque es de una colección que tengo desde entonces, pero no había tenido ocasión de leerlo hasta ahora… como tantos otros libros que me miran desde las estanterías haciéndome sentir culpable.  
Y el primero que recuerdo que leí fue… Creo que fue El árbol sabio un libro infantil que me regaló mi hermana y que aún conservo, aunque ahora está en la estantería de mis hijos.
En mi mesilla tengo ahora para leer… Sobre la revolución, de Hannah Arendt
Edito libros en Minobitia (www.minobitia.es)
Dirigí de 1997 a 2012 la revista digital de arte y literatura Minotauro Digital(www.minotaurodigital.net)
Maqueto, corrijo, programo y enseño a través de Servicios Editoriales (www.servicioseditoriales.es)

Deja un comentario