Historia del justiciero que le decían Cristo

18,00 

La detención de un hombre de las favelas de Rio de Janeiro, que se ha tomado la justicia por su mano durante mucho tiempo, librando de ladrones y asesinos sus barriadas, es respondida clamorosamente por su gente. Son manifestaciones insólitas que ponen en jaque a una autoridad cruel y muchas veces corrupta, y que exigen su inmediata liberación.