Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Los autores recibirán por primera vez derechos de autor por sus libros de segunda mano

Los autores recibirán por primera vez derechos de autor por sus libros de segunda mano

A diferencia de lo que ocurre con la venta de libros o el préstamo en las bibliotecas, los autores no reciben ni un céntimo por la venta de ediciones de segunda mano de sus obras, pero un nuevo plan ideado por los libreros de segunda mano está dispuesto a cambiar esta situación por primera vez.

William Pryor, fundador de la librería de segunda mano Bookbarn International, con sede en Somerset, tuvo la idea de pagar a los autores derechos de autor por la venta de libros usados en 2015, pero necesitaba una asociación más amplia para que funcionara. World of Books Group, que se describe a sí mismo como el mayor minorista de libros usados del Reino Unido, se involucró entonces para ayudar a Pryor a crear AuthorSHARE, un fondo de derechos por valor de 200.000 libras esterlinas para el primer año del plan.

Sigue leyendo

Fallece Javier Abásolo, director y alma de la editorial Siglo XXI

Fallece Javier Abásolo, director y alma de la editorial Siglo XXI

La editorial Siglo XXI, líder en pensamiento y con un gran prestigio en el campo de las ciencias sociales, se constituyó como un referente de la edición, creando un catálogo de gran importancia que aunaba el compromiso con el rigor y la calidad de unos libros alejados de las modas.

Javier Abásolo fue su director hasta los años noventa. Tras una grave crisis económica que obligó a los directivos a sanear la editorial con una regulación de empleo, Abásolo abandonó su puesto, hasta que finalmente la adquirió Akal.

Sigue leyendo

Autores, editores y libreros norteamericanos alzan la voz contra Amazon

Autores, editores y libreros norteamericanos alzan la voz contra Amazon

La Asociación Americana de Editores (AAP), la Asociación Americana de Libreros (ABA) y el Gremio de Autores (AG) han enviado esta semana una carta a David Ciccilline, presidente del subcomité antimonopolio de la Cámara de Representantes, en la que expresan su grave preocupación por el dominio de Amazon sobre la industria del libro y su impacto en el marco competitivo de la industria.

La carta destaca algunas de las tácticas no competitivas de Amazon y recomienda que el subcomité considere la posibilidad de adoptar enfoques reglamentarios o legislativos para poner freno a esas prácticas. La carta representa la voz de miles de autores, editores y libreros estadounidenses que están siendo aplastados por el control desmesurado de Amazon sobre todos los aspectos del comercio del libro, desde los derechos hasta la comercialización, el suministro y la distribución.

Sigue leyendo

Don Pepe Latorre ¡nos vemos pronto maestro!

Don Pepe Latorre ¡nos vemos pronto maestro!

Una nota rápida y sentida.

Don Pepe Latorre, que se sabía los vámonos derechos, y también los chuecos… Irrepetible, incomparable. Nos vemos pronto, maestro…

Decía ya hace unos cuantos años Javier López de Munain, histórico librero de la ya desaparecida Parnasillo de Pamplona:

Me acordaré siempre de Pepe Latorre, de Nuevas Estructuras, una distribuidora que todavía funciona, y que estaba entonces en la calle Libertad. Encontrabas de todo: libros de la editorial Joaquín Mortiz (que era una filial mexicana de Seix Barral, donde editaban Goytisolo y tantos otros prohibidos), libros de Sender, de Alberti, todos prohibidos, editados en Argentina o México. Lo cuentas ahora y la gente no se lo cree. Y encontrabas sexo (el Marqués de Sade, por ejemplo), y política… Cuando digo política digo marxismo, o a lo sumo cosas de los anarquistas.

 

Pepe fue en su tiempo y momento uno de los importadores y distribuidores heroicos que permitieron ese viaje de ida y vuelta de libros y editores entre las ‘dos orillas’.

Otro Pepe, Pepe Alcrudo fundador del las librerías Pórtico en Zaragoza nos cuenta:

A través de un viajante de libros, Pepe Latorre, consigue que su futuro amigo y otro hombre clave en el mundo del libro español de la segunda mitad del pasado siglo, Pancho González, le proporcione libros sudamericanos prohibidos, iniciando así tanto un arriesgado comercio clandestino y antifascista, como una referencia mítica en la ciudad.

¡Nos vemos pronto maestro!

CEGAL convoca el Premio Librería Cultural 2018

CEGAL convoca el Premio Librería Cultural 2018

  1. El objetivo de esta iniciativa es contribuir al reconocimiento público de aquellas librerías que se caractericen por realizar una tarea continua de dinamización cultural y de difusión del libro y de la lectura dentro o fuera del espacio físico de la librería. También se tendrá en cuenta el trabajo cotidiano de los libreros y libreras, reflejado en el tratamiento del fondo editorial y otros aspectos de nuestra profesión.
  2. Pueden optar a este premio las librerías españolas asociadas a CEGAL, con al menos tres años de antigüedad abiertas al público, que en el periodo de 1 de septiembre de 2017 a 1 de septiembre de 2018 hayan realizado actividades continuas de dinamización cultural y de difusión del libro y la lectura. Quedan excluidas las librerías premiadas en las ediciones anteriores.
  3. Para poder optar al mismo será condición indispensable la presentación de la memoria del proyecto de actividades realizadas durante el periodo antes indicado con el mayor detalle posible. Igualmente podrá presentarse, y se valorará, el esquema de proyecto a realizar en el resto del año 2018.Todos los proyectos deberán ir acompañados de un breve resumen donde se especifique, entre otros, el trabajo realizado, la filosofía subyacente, los costos y el sentido de las actividades realizadas. Dicho resumen deberá realizarse obligatoriamente sobre el Formulario Google Drive disponible en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/TmXAJ8srHMgMD3eg1
  4. El plazo de presentación de los proyectos finalizará el 10 de septiembre de 2018 a las 14 horas, debiendo estar los proyectos y sus correspondientes ficheros, antes de ese día y hora, en la sede de CEGAL.
  5. Las Memorias deberán ser enviados en soporte papel. Además, han de presentarse en pendrive, conteniendo la misma información que se presenta en papel, en un único fichero. El nombre de ese fichero debe indicar: “Memoria PLC18 Librería…(indicar nombre de la librería)”. Cualquier otro material digital (fotos, vídeo, etc.) que se considere de interés deberá aportarse indicando en la Memoria el enlace a algún tipo de almacenamiento en la nube (Google Drive, Dropbox, …), y nunca dentro del pendrive.
  6. El proyecto deberá enviarse a la siguiente dirección: CEGAL (Secretaría del Jurado Premio Librero Cultural 2018), C/ Santiago Rusiñol, 8 – 28040 Madrid, debiendo constar con claridad los datos de identificación de la librería (nombre comercial, razón social, dirección y teléfono de contacto, así como la persona o personas directamente encargadas del proyecto).
  7. El premio, que goza de una dotación de 9.000,00 €, será fallado antes de finalizar 2018. La fecha de entrega será determinada por CEGAL de acuerdo con la librería premiada.
  8. Los proyectos presentados no serán devueltos a las librerías participantes.
  9. El jurado estará formado principalmente por personas del mundo del libro, la cultura y los medios de comunicación, por el ganador de la última edición y por el Presidente de CEGAL o quien este designe en su representación. Contará además con un Asesor del Premio y una persona que actuará como secretario, que tendrán voz, pero no voto. La composición del mismo no se hará pública hasta el momento del fallo. El jurado será presidido por el Presidente de CEGAL o quien este designe en su representación. La votación será secreta.
  10. Será imprescindible que la librería esté al corriente de sus obligaciones con CEGAL en el momento de la presentación del proyecto. Se valorará la participación de la librería en los distintos proyectos y acciones de CEGAL.
  11. La decisión del jurado será inapelable.
  12. El jurado, y tras el fallo la propia CEGAL, quedan facultados para resolver cualquier contingencia no prevista en estas bases.
  13. La participación en el Premio implica la plena aceptación de las bases.

Seguir leyendo en la web de CEGAL.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Miguel García Sánchez abre los archivos de su época como distribuidor de libros durante el franquismo

Miguel García Sánchez abre los archivos de su época como distribuidor de libros durante el franquismo

Original de Felipe Sánchez y Diego Fonseca en El País.

Ha pasado casi medio siglo desde que Miguel García Sánchez, Miguel Visor (Salamanca, 1942), cofundó con su hermano Chus en 1969 la editorial Visor en Madrid, la insignia de la poesía en Hispanoamérica con 1.000 títulos publicados.Pero de aquel tiempo en el que el franquismo censuraba libros y autores al arbitrio de los funcionarios del régimen aún conserva dos carpetas azules llenas de peticiones, multas y alegaciones para vender en España las obras que ya entonces circulaban por Europa y América y a las que la dictadura de Franco ponía freno. En estos archivadores raídos, a los que ha accedido EL PAÍS, se intuye no solo la historia de Visor Libros, sino de otros tantos que trataban de importar o imprimir libros en un régimen que prohibía «cualquier chorrada, sin ningún tipo de criterio», en palabras de Visor. Desde Rayuela, de Julio Cortázar, hasta la Historia contemporánea de los Estados Unidos, de N. Iakovlev.

«Una vez nos prohibieron una importación de El capital, de Karl Marx, pero presentamos un recurso diciendo: ‘Por qué censuran ustedes estos tomos si son enormes y carísimos y solo los comprarán estudiantes. Esto va a ir a universidades, ningún obrero va a comprar El capital para hacer la revolución’. Y nos los autorizaron», cuenta Visor, que empezó en 1959 como distribuidor en un local de la calle de Preciados (Madrid), para ejemplificar la veleidad de los censores a la hora de decidir qué títulos se comercializaban.

Sin embargo, no siempre las alegaciones de las editoriales tenían éxito. La mayor ayuda con la que contaba Miguel Visor —y otros distribuidores de Madrid— para poner a circular libros prohibidos era el señor Hermida, un funcionario de Correos que por unas cuantas miles de pesetas miraba hacia otro lado: «Hermida ponía los títulos prohibidos en la parte de abajo de los paquetes, que pesaban unos cinco kilos y nos llegaban de Sudamérica. Las obras pasaban porque los censores eran tan vagos que solo revisaban los libros que estaban arriba».

Seguir leyendo en El País.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.