Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Fuego en la biblioteca. Jaime Fernández Martín

Fuego en la biblioteca. Jaime Fernández Martín

En un artículo publicado en 1930 Aldous Huxley arremetía contra el abaratamiento del papel para el que propuso un impuesto del 4.000 o 5.000 por ciento con el objetivo de restringir la producción al por mayor del material de lectura de una calidad inferior. El efecto inmediato de tal medida sería la revalorización de los libros, tanto como lo fueron en las épocas clásicas y medievales, siendo atesorados con un cuidado piadoso y estudiados con fervor. La escasez redundaría en la recuperación de la pasión por la literatura y en el “respeto casi religioso por la cultura que distinguía a los hombres de otros tiempos”. Tachaba de vicio el hábito de leer demasiado y sin sentido. Lo comparaba con el consumo de una droga. “No leemos para enriquecer nuestras almas sino para matar el tiempo y distraer la percepción”. ¿Qué diría hoy de la lectura masiva y líquida en versión digital?

Huxley imaginó una suerte de distopía en la que la piratería de textos de Shakespeare se convierte en una de las profesiones más rentables y los corredores de libros desembarcan cargamentos con obras de Homero y Dante a las puertas de cuevas solitarias mientras policías armados patrullan los campos a la caza de fábricas de papel ilegales y de ejemplares clandestinos de Platón y Spinoza.

Seguir leyendo en el blog En lengua propia. Ideas sobre cultura literaria.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Deja una respuesta