Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

La edición pobre. Gabriela Torregrosa

La edición pobre. Gabriela Torregrosa

Si, retomando el planteamiento de Discepolo, y como decía André Schiffrin, la edición representa un microcosmos de la sociedad de la queforma parte, un reflejo de sus grandes tendencias y, en cierto modo, unafábrica de sus ideas, quizá haya llegado el momento de preguntarse qué modelo de sociedad queremos que refleje y qué tipo de ideas queremos que fabrique la así llamada edición independiente. Y si no, necesitaremos de unanueva etiqueta para dar cuenta de un tipo de edición que, esta vez sí, haga de su oficio una actividad militante no sólo en los libros que publica, sino tam-
bién en los instrumentos de los que se sirve para fabricarlos. Y poco importa si publicamos ensayo o poesía, poemas dadaístas para rojos peligrosos o cuentos de autores olvidados delxix. Ésta es una cuestión, además, que afecta a todos los actores de la cadena del libro: escritores, autores, libreros, traductores, editores… y lectores.
Los editores de ensayo crítico en Francia, que Sophie Noël analiza detenidamente, ilustran bien este tipo de edición entendida como actividad militante, de independencia encarnada por una concepción económica, intelectual y política determinadas, y que podríamos resumir en tres puntos:
• Defensa de la diversidad contra la estandarización de la producción.
• Rechazo a someterse a lógicas puramente mercantiles en nombre de la autonomía de la producción intelectual.
• Voluntad de concebir los libros como armas particularmente poderosas en la lucha por las ideas.

Deja una respuesta