Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Pablo Odell. Un estado de ánimo

Pablo Odell. Un estado de ánimo

Personalmente, bueno.
Trabajo con personas que están pensando, creando, conversando, compartiendo en red, escribiendo y leyendo. Por todas  partes. Y es genial que en medio de todas las formas que hoy tenemos a disposición, muchos sigamos confiando en los libros como canal: corpus en red,  en papel o en cualquier soporte electrónico. Es genial, digo, porque alguien tiene que hacerlo y alguien pagar por ello.
Como editor: al final del día uno se siente que es necesario, que su trabajo hace falta, que vale la pena y que para alguien del público, puede resultar un don o una dádiva, un bien, un producto o un servicio, por el que estará dispuesto a retribuir.
Como lector: accedo gracias a la lectura a un corpus como jamás de libros información y conocimiento, en formatos y soportes de todo tipo, que interactúan conmigo, con otras personas y en red, durante la lectura; ya no sólo de palabras escritas. El libro siempre fue más allá de sus páginas. Es su naturaleza: exocerebral.
Como  escritor: desarrollo una buena parte de mi actividad por escrito, comparto en Facebook&Twitter, escribo en varios blogs por diversos temas, proyecto ideas y mantengo correspondencia – aquello que llamábamos cartas – con varias personas de diversos países europeos e iberoamericanos. Nunca fue tan fácil, tan ágil, el contacto lecto-escrito.
En un  marco definido por el español, aunque trabajamos en inglés y en catalán, me gano la vida en red con otros profesionales, desde mi propia empresa, Pensódromo. Orientados a mercados fragmentados en
porciones pequeñas; proyectos diferentes con características propias adaptadas a cada caso; en los que participamos de  manera diversa (como diversa suele ser la financiación y por lo general, la hoja de ruta).
Y, como hombre: más ocupado que preocupado en ser parte de una familia; más ocupado que preocupado por entender lo que nos pasa como sociedad y comprender lo que hacemos, como seres humanos, con lo que nos pasa como sociedad; que ya nunca más, quedará limitada a la idea de “esta donación”. Un ser aquí, ahora y en red.
Una vida y un hacer en ella en todo lo humanamente posible a escala personal; donde las equivocaciones tienen arreglo, los errores pueden corregirse y los viajes, viajarse; donde las metidas de pata –mete la pata quien camina– se pueden asumir con dinero, con trabajo o con ambas cosas; donde las relaciones tienen nombre de pila, gestos y abrazos, y se basan en una confianza generada de a poquito y con buena letra.

En todas partes mucho necio, mucho cretino, mucho ladrón, mucho violento; desviados sin duda de los caminos del amor pero , en todas partes también, gente linda, personas copadas, el personal haciendo cosas interesantes, con quienes vale la aalegría de compartir y participar.

Dentro de los Derechos Humanos, todo. Fuera de los Derechos Humanos, nada.


Pablo Odell / Pensódromo /

www.pensodromo.com/21

OTROS ESTADOS DE ÁNIMO 
 

Deja una respuesta