Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Rosa Sala Rose. Un estado de ánimo

Me llamo…
Rosa Sala Rose
Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como…
ensayista y CEO de Digital Tangible SL, la empresa que impulsa las tarjetas de descarga de libros digitales Seebook.
Me gusta leer porque…
me permite escapar del mundo.
Cuando tenía doce años quería ser…
escritora
Hoy soy…
escritora y “start-upista”
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que…
si no se lo puede imaginar es porque ya se lo está perdiendo.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así:…
el suplicio de Tántalo: desde que salgo de la cama hasta que vuelvo a ella, vivo entre libros sin tiempo para leer.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando…
vi a alguien en el bus leyendo un libro mío y se sintió molesto al sentirse observado.
Y lo peor…
es conocer a gente a la que la lectura le importa un pimiento y no le incomoda.
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con…
que prefiere el olor del papel, cuando desde la invención de las lacas sintéticas los libros son inodoros.
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando…
hablo con un editor y tengo la sensación de hablar con un fabricante de tornillos deprimido.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es…
cuando hablo con un editor tan entusiasta que me hace sentir como una fabricante de tornillos deprimida.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando…
vi mi primer libro apilado en una mesa de novedades.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a…
soñar con tener tiempo para descansar.
Así es como veo el futuro de mi profesión…
reinventándose cada par de años y aprendiendo a distinguir entre lo que merece sobrevivir y lo que es mejor que se pierda.
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda…
leyendo; y fabricando peces de alambre.
El último libro que he leído ha sido…
La montaña mágica de Thomas Mann
Y lo conseguí en…
Kindle.
Y el primero que recuerdo que leí fue…
un tratado rarísimo sobre el petróleo, a los siete años, aunque no conseguí terminarlo.
En mi mesilla tengo ahora para leer…
Me gustaría añadir que…
siempre es mejor moverse que quejarse.
 
 

Deja una respuesta