Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

¿Por qué querría Amazon ser el nuevo Barnes & Noble? David Sax en The New Yorker

¿Por qué querría Amazon ser el nuevo Barnes & Noble? David Sax en The New Yorker

El 2 de febrero, Sandeep Mathrani, director ejecutivo de un operador de centros comerciales estadounidense, durante una teleconferencia dijo que Amazon.com planeaba abrir cuatrocientas librerías físicas en los próximos años. Al principio, la noticia, publicada en el Wall Street Journal pero no confirmada por la empresa, parecía demasiado inusual para ser cierta. Amazon abrió su primera librería en Seattle el pasado noviembre y aunque la venta de libros haya sido históricamente el negocio principal, ahora una amplia mayoría de sus beneficios los obtiene de su rentable división de servicios informáticos en la nube. Además, la identidad de Amazon está tan ligada al comercio electrónico que un supuesto plan por crear su propia versión de la obsoleta cadena Borders desafió nuestras expectativas acerca del progreso digital.

El Times, citando una fuente anónima, ha confirmado que la empresa planea aumentar su presencia física, aunque a una escala mucho menor que la sugerida por Mathrani. Pero incluso abrir cuatrocientas tiendas habría sido uno de los movimientos más lógicos que Amazon haya hecho nunca, sin mencionar que varias de las principales empresas de venta por Internet, como Warby Parker, Blue Nile o Birchbox, ya han despejado el camino. Amazon no tiene rival cuando se trata de vender y despachar libros o cualquier otro artículo de la manera más barata y fluida, pero, mucho después de haberse establecido como el vendedor de libros por excelencia, Amazon no ha conseguido (si bien intencionadamente, en muchos aspectos) cumplir la promesa más simple de la revolución del comercio digital: obtener beneficios con la venta de artículos por Internet.

Seguir leyendo en The New Yorker.

Si quieres estar al día de nuestras actividades, colecciones, propuestas, cursos, ofertas, date de alta en nuestro boletín semanal.

¿Es Amazon el león que te comerá? Stephen Blake Mettee

¿Es Amazon el león que te comerá? Stephen Blake Mettee

Por: Stephen Blake Mettee | Presidente de Hummingbird Digital Media 

Últimamente he hablado con gente de la industria del libro sobre un programa que mi empresa va a lanzar y que permite a individuos y organizaciones vender ebooks y audiolibros al por menor del mismo modo que los tres grandes: Amazon, Apple y Barnes & Noble. Una de las preguntas que más me hacen es: «¿Cómo puede alguien competir con Amazon?»

Seguramente sabrás que Amazon no solo se dedica a vender libros, sino que ha ido más allá y ha hecho varias incursiones en el ámbito de la edición. La compañía cuenta en estos momentos con trece editores, es responsable del 85 % de los títulos autopublicados, y lleva tiempo fanfarroneando de sus autores más exitosos, como Hugh Howey o Barry Eisler. Además Amazon, con sus 185 millones de clientes, de los que 47 millones son socios de pago, controla un 65 % del mercado de venta de libros al por menor.

Sigue leyendo

Cuanto más conozco a Amazon más valoro el trabajo de la edición y la librería independiente. Bernat Ruiz

Cuanto más conozco a Amazon más valoro el trabajo de la edición y la librería independiente. Bernat Ruiz

Cuanto más conozco a Amazon más valoro el trabajo de la edición y la librería independiente. Hace tiempo que no compro libros en Amazon –con la única excepción de un libro digital que sólo está disponible ahí. Hace tiempo que no enciendo mi Kindle –aunque sí la App del iPad o del smartphone- para leer los libros que compré en su día. Hace tiempo que no me siento cómodo comprando en Amazon. 
El título de este artículo está inspirado en el libro “En los dominios de Amazon” de Jean-Baptiste Malet. Que nadie me acuse de frivolizar con ciertas cosas si antes no ha leído el libro del mencionado periodista francés para entender el trasfondo totalitario del modelo de negocio de Jeff Bezos. La relación que yo establezco no es absoluta sino relativa. Amazon no mata a nadie, no obliga a nadie a trabajar en sus centros logísticos, no hace nada exactamente ilegal, al menos no más que otras empresas. El problema con Amazon –y con esas otras empresas- es de valores. Antes que alguien crea que podemos meter a todos en el mismo saco, atentos a ciertas iniciativas de IKEA, en todas partes cuecen habas pero no todas se cocinan igual. Vamos todos en el mismo barco, pero no todos remamos en la misma dirección ni ponemos el mismo empeño.
Amazon, un caso de maquila en el mundo de las librerías. (Paco Puche)

Amazon, un caso de maquila en el mundo de las librerías. (Paco Puche)

Paco Puche es coautor del libro Memoria de la librería
En el contexto de la globalización la maquila es una forma de deslocalización. Al liberarse totalmente los movimientos de capitales y mercancías, las empresas colocan la parte de la producción de menos valor añadido en los lugares con menos exigencias laborales y ambientales, con lo que ven crecer meteóricamente los beneficios. El desembarco de Amazon en España nos va a servir para ilustrar el caso de la maquila librera.