Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

20 de junio. Taller Espacio Texturas. Editores: entre lo digital y lo analógico. ¿Qué estrategias de comercialización seguir? Manuel Gil Espín

20 de junio. Taller Espacio Texturas. Editores: entre lo digital y lo analógico. ¿Qué estrategias de comercialización seguir? Manuel Gil Espín

TITULO
Editores: entre lo digital y lo analógico.
¿Qué estrategias de comercialización seguir?
Manuel Gil Espín
Descripción
El Taller de Comercialización te permitirá ampliar y contrastar los conocimientos y técnicas necesarias para un correcto diseño de canales de comercialización, tanto en analógico como en digital, observar las nuevas herramientas de marketing y establecer un esquema de definición de parámetros y datos.
Contenidos
·         El momento complejo de la comercialización del libro
·         Cómo se diseña una estrategia: lo que hay que saber
·         La marca digital y analógica
·         Teoría y práctica de la distribución
·         Algunos conceptos de marketing
·         Conceptos económicos
·         Estrategia digital vs estrategia analógica
·         Modelos de negocio
·         Diseño de canales analógicos y digitales
·         Plataformas
·         Big data de la información
·         Métricas y analítica de los canales
·         Nuevas herramientas
·         Streaming para editores
·         Las tres vías de consolidación de un mercado digital: Latam, texto y bibliotecas
·         El mercado del libro en América Latina
·         El futuro de una industria en transformación
Objetivos
·         Disponer de conocimientos claves del proceso de comercialización.
·         Desarrollar la capacidad de crear nuevos canales de comercialización.
·         Dominar las técnicas comercialización y distribución de un libro.
·         Proporcionar conocimientos sobre el funcionamiento de los diferentes mercados, mecanismos financieros y marketing editoriales.
·         Ampliar el conocimiento sobre estrategias de distribución 2.0.
Profesor
Manuel Gil.
Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa de Madrid,
Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro, en la actualidad es director de contenidos de Odilo TID.
Compagina  tareas de consultoría en el sector del libro y actividades como conferenciante y profesor de diferentes másteres de edición,
Coautor de los siguientes libros:  El nuevo paradigma del sector del libro (Trama, Madrid, 2008); Manual de Edición. Guía para editores, autores, correctores y diagramadores (Cerlalc, 2009, Bogotá); El paradigma digital y sostenible del libro (Trama, Madrid, 2011); Comercialización y metamarketing del libro (Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 2013) y Prueba, experimenta y aprende: Marketing para librerías (Fundación German Sánchez Ruipérez, Madrid, 2013).
Duración
4 Horas
Fecha
20 de junio. De 16:00 a 20:00
Lugar de celebración
Madrid.
Precio
75 euros. Incluye curso y documentación.
Socios de Espacio Texturas 50 euros.
Inscripción
Importante
Se ruega puntualidad
Para cualquier duda o sugerencia contactar con promociontramaeditorial@gmail.com

Modelos de suscripción digital: 13 problemas. Manuel Gil

Cuando hace unos días me entrevistó Paula Corroto para un artículo que estaba escribiendo sobre los precios de los ebooks, al final del cuestionario incluía una pregunta sobre los modelos de suscripción. La respuesta tenía que ser breve, por lo que respondí lo que sigue:

Los modelos de venta basados en suscripción no creo que funcionen en España, esencialmente por motivos muy diversos: carencia de hábitos de consumo de lectura bajo esta modalidad, dificultades para que los editores cedan los derechos, un reparto de la venta basado en un algoritmo que es una locura, lo que choca en muchos casos con los derechos establecidos en los contratos con los autores y sus agentes; y, por último, la única modalidad de suscripción que puede tener aceptación son los especializados o los de nicho.

Como una extrema brevedad deja fuera un análisis más sosegado y profundo de un tema tan importante, creo necesario desarrollar mi posición al respecto. Es por ello que expongo mi posición en trece puntos, o mejor en trece «pegas» sobre el modelo:

Seguir leyendo

La revolución editorial digital se ha acabado (Joseph Esposito)


El tecnólogo-embaucador es un habitual de nuestra época. Paseando de un lado a otro por el escenario de una charla sobre cuestiones tecnológicas, sin cargarse de notas y ni siquiera dependiendo de un atril, rodeado de pantallas gigantes (recordando los carteles pintados de  Stalin y Mao) el tecnólogo predica a una audiencia cautivada acerca del alma de la inevitable supremacía de las herramientas digitales. «Predicar» es un buen término para esto, mientras la charla vuelve insistentemente a cuestiones de significado, en lo importante que es hacer algo útil con la vida de uno mismo. Esta charla no es sobre tecnología, no es sobre cómo funcionan las cosas; en realidad es una introducción sobre la vida interior de los asistentes. Trata, sobre todo, acerca de cómo se sienten, cómo pueden alinear su vida interior con el torrente tecnológico en que se ven envueltos. «No se asusten», dice él (el tecnólogo embaucador suele ser hombre). «Dejen a un lado sus miedos. Abracen la fortaleza de la nueva tecnología». No traten de tener el control; déjense llevar por la Fuerza.
Gato por liebre

Gato por liebre

por Jaume Balmes
Blog personal Carácter digital

Os cuelgo mi artículo aparecido en la revista Trama & Texturas número 17 (el último) el pasado mayo. Como podréis comprobar está basado en el artículo Control de calidad de libros electrónicos (para editores de todas las tallas) que escribí el pasado enero y que dio bastantes vueltas por el ciberespacio. Los editores y responsables de la revista me hacen llegar algunos comentarios recibidos, y en general se puede decir que ha tenido bastante impacto y ha generado polémica. No escondo críticas bastante directas a ciertas prácticas del sector, y me consta que algunos (iba a decir «profesionales», pero no sería la palabra más adecuada) se han sentido identificados e incluso molestos (aunque hay alguna errata expresamente para despistar un poco). Pero es lo que hay. Disfruten, si quieren, la lectura en abierto. Y si quieren disfrutar más, suscríbanse en el sitio web de la editorial, que es muy barata, y sale más que rentable (y no, no me llevo ni un duro ni de las antiguas ni de las futuras pesetas).

Gato por liebre

 

Cómo hemos perdido dos años en la edición digital.

Pues parece que sí, que algo estamos haciendo mal los editores. En los últimos meses multitud de sitios web personales se han llenando de quejas. Se quejan por varios motivos: porque no pueden abrir el libro que han comprado en su aparato (que compró por mucho dinero con la promesa de usarlo para leer); también porque sí puede abrirlo pero está lleno de errores tipográficos; e incluso porque directamente al libro le falta un trozo. ¿Cómo hemos llegado a este punto? ¿Cómo hemos sido capaces de depreciar tanto nuestro trabajo?

Podemos hablar de culpables, de interesados, de nombres, de apellidos e incluso de razones sociales, pero esto no nos ayudará en absoluto. Tenemos que decidir si lo que queremos es vender libros de calidad para que se valore nuestro trabajo como editores, o si, en cambio, queremos devaluar tanto nuestro producto que se ponga en duda nuestra tarea y finalmente se considere innecesaria.
Un editor que edita en papel y en digital nunca debería tratar uno de los formatos o soportes como subproducto del otro, pero actualmente la realidad es muy distinta. La clave está en el análisis de los controles de calidad a los que son sometidos uno u otro tipo de libros. No son los mismos ni se hacen de la misma forma, pero no deben descuidarse en ningún caso. Vamos a recordar y analizar paso por paso estos controles y la influencia que ejercen en la calidad técnica del libro final.

 

LOS CONTROLES DE CALIDAD DE LOS LIBROS ELECTRÓNICOS

PRIMER CONTROL: Epubcheck o equivalente

Es el control más sencillo y básico de todos y hay que llevarlo a cabo siempre en primer lugar. Este control consiste en chequear el ebook mediante unos pequeños programas o scripts de ordenador que realizan una serie de comprobaciones estructurales y de coherencia interna del archivo. Estas comprobaciones garantizan el cumplimiento de unos requisitos técnicos básicos según los estándares del formato.

Este pequeño y rapidísimo control, aunque parezca mentira, no lo pasan un número importante de libros que actualmente están a la venta, a pesar de que muchas plataformas y empresas distribuidoras de libros electrónicos lo exijan.

 

SEGUNDO CONTROL: Corrección tipográfica en el ordenador.

Consiste en comprobar que está todo el contenido, que se visualiza correctamente en la pantalla del ordenador y que no tiene errores tipográficos, es decir, que está todo lo que debe estar, donde debe estar y se ve como debe verse.

Este control, por absurdo y elemental que parezca, no lo pasan la mayoría de empresas editoras en la actualidad. En muchas ocasiones no lo miran en pantalla, o si lo hacen, no corrigen con suficiente profundidad.
Este es el punto clave donde un editor bien informado y uno mal informado (para ser suaves) diferencian su camino. Muchos editores están mal asesorados (abundan en demasía los asesores que no tienen ni idea del libro electrónico y se permiten el lujo de aconsejar e incluso de dar charlas en grandes eventos editoriales con información errónea y falsa), poco informados, o simplemente que no les importa lo más mínimo el libro en cuestión. En ocasiones confunden los errores de diseño de la maqueta digital con limitaciones del formato, y cuando ven los problemas en la pantalla del ordenador los dejan pasar sin más (y probablemente repitiéndose para sus adentros lo malos y feos que son los ebooks y cómo pueden considerarse libros tales engendros). La realidad, en cambio, es muy distinta ya que una buena maqueta digital, con el texto compuesto por un profesional de la tipografía, tiene poquísimas limitaciones.
En este punto recuerdo irremediablemente el enorme chasco que me llevé al comprar en ebook la edición en castellano de mi novela favorita (no diré nombres, he dicho antes), editada por un muy grande grupo editorial español y escrita originalmente en inglés por un británico nacido en la India. A cada dos párrafos había, como mínimo, dos palabras pegadas. No era un libro barato (aunque no quiero entrar en el debate sobre el precio de los libros electrónicos), la venta se hacía a través de un sistema de protección anticopia que me dificultó enormemente el ponerlo en mi dispositivo de lectura electrónico (tuve que aplicarle un par de medicinas), y aun sabiendo de antemano que tendría estas limitaciones pagué por él (todo el mundo tiene novelas favoritas, ¿no?). Al encontrar tal cantidad de errores me pareció que el editor (ese muy grande, pero que mucho) me había engañado. Este editor, que sí pasó el primer control (porque la plataforma de venta le obligó), ni miró lo que ponía a la venta y antes de llegar a este segundo control de calidad se cansó, se aburrió o vete tú a saber.


Seguir leyendo artículo completo >>