Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Ana Gallego Guiñas; Erika Martínez (comps.). A pulmón o sobre cómo editar de forma independiente en español. Esdrújula,

Ana Gallego Guiñas; Erika Martínez (comps.). A pulmón o sobre cómo editar de forma independiente en español. Esdrújula,

Ana Gallego Guiñas; Erika Martínez (comps.)

A pulmón o sobre cómo editar de forma independiente en español

Esdrújula

Colección: Académica

2017. 178 p.

ISBN 978-84-17042-10-3

A pulmón es una expresión coloquial que viene a decir que aquellas acciones y actividades realizadas así se hacen con pocos medios económicos y técnicos, que se suplen con mucha voluntad, constancia y coraje. Estirando el concepto, las dos compiladoras de este libro toman la expresión como metáfora de lo que sería la edición independiente en este momento.

Porque este libro es eso, una compilación de varios textos que tienen como eje temático la edición independiente a partir de las aportaciones de diversos agentes de la cadena de valor del libro, desde editores a distribuidores, libreros o agitadores culturales.

El concepto de edición independiente, tan vidrioso y difícil de determinar, se dibuja desde una vertiente casi filosófica. Las editoriales independientes serían aquellas que, sin renunciar a la rentabilidad económica, hacen una apuesta central para la rentabilidad cultural y lectora. Editoriales entendidas como apuestas para hacer una intervención cultural, crear comunidades lectoras, trabajar desgraciadamente con pocos medios pero con vocación de crear un discurso coherente, perdurar más allá de las modas y tendencias del momento y alejarse de la idea de la literatura como bien de consumo o de subvención y apostar por el libro como un derecho básico de participación social. Así, las editoriales independientes serían todas aquellas que supeditan el imperativo económico a  favor del imperativo estético, cultural, lector y social en una apuesta por la bibliodiversidad y por un ecosistema del libro sano y sostenible.

A partir de este concepto se recogen en este volumen las ideas, conversaciones, entrevistas, experiencias o reflexiones de muchos agentes del sector, básicamente del ámbito geográfico andaluz y también latinoamericano. Editores, libreros, distribuidores, agentes culturales hacen sus aportaciones en esta recopilación, en capítulos breves y rápidos.

Seguir leyendo en el blog de l’Escola de llibreria.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

 

Edición independiente y globalización editorial. El caso de los editores de ensayos «críticos» en Francia. Sophie Noël en Texturas 23

Edición independiente y globalización editorial. El caso de los editores de ensayos «críticos» en Francia. Sophie Noël en Texturas 23

El presente artículo abordará un sector específico de la edición independiente en Francia, a saber, los editores de «crítica social» o, en un sentido más amplio, de ensayo en ciencias sociales, que surgieron a fines de los años ochenta en el momento de la intensificación de la crítica al neoliberalismo y a la globalización.

Estas editoriales se definen bajo una identidad política globalmente de izquierda o «comprometida», que aparece como una ruptura o renovación, en un momento donde el campo editorial francés había, de cierta manera, abandonado los debates políticos e intelectuales que caracterizaron los años sesenta y setenta. Designaremos a estas editoriales, para no caer en una mera simplificación, como «críticas», ya que es interesante estudiar en qué medida estas encarnan una definición particular de la independencia, donde coinciden concepciones económicas e intelectuales, pero también políticas, que las posicionan frente a ciertas derivas asociadas a la evolución del campo de la cultura en general. A este respecto, nos referimos a la defensa de la diversidad contra la «estandarización de la producción», al rechazo de someterse a lógicas puramente «mercantiles» en nombre de la autonomía de la producción intelectual, y a la voluntad de concebir los libros como armas particularmente poderosas en la lucha por las ideas.

Las editoriales estudiadas permiten observar de manera muy concreta cómo se movilizan actualmente ciertas temáticas (la independencia, el pluralismo), a menudo imprecisas y mal definidas, que son objeto de fuertes «luchas de definición» entre los diferentes actores de la cadena del libro, particularmente en el campo de la «producción restringida»2. Ellas ilustran de manera ejemplar las ambigüedades del término «independiente» (Robin, 2008), que es objeto de apropiaciones que compiten entre sí.

En esta dirección, primero vamos a resituar a estas pequeñas editoriales en el campo editorial francés antes de plantearnos la pregunta de cuáles son los factores que permiten explicar su existencia en un contexto económico difícil –pero al mismo tiempo muy favorable si se le compara, por ejemplo, con aquel en el que se inscriben los editores chilenos–, como ha sido expuesto a lo largo de las dos jornadas de este Coloquio. Nuestro interés consiste en examinar en qué medida estas estructuras logran jugar en los intersticios del sistema para crearse una posición relativamente duradera, así como explicar cuáles son los límites con los que estas mismas se encuentran.

Txt_23-700x700

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Seis problemas del libro y la edición/6: Editoriales independientes, los desafíos para su sostenibilidad. Guillermo Schavelzon

Seis problemas del libro y la edición/6: Editoriales independientes, los desafíos para su sostenibilidad. Guillermo Schavelzon

“los grandes están llenos de lamentaciones y los pequeños llenos de alegría”.

Este comentario, tan aplicable a la situación actual de la industria editorial, es de un poeta egipcio de hace 4.000 años (citado por Bertolt Brecht en Cinco dificultades para escribir la verdad, 1934).

La gran crisis de los últimos años, que produjo la devastadora caída del 40% de la venta de libros en España, y la inestabilidad política y económica en cada país latinoamericano, ha generado también el mayor número de ricos, obscenamente ricos, de la historia.

En el mundo del libro en español, se produjo la mayor concentración que hayamos conocido: solo dos grupos se reparten más del 70% de las ventas de libros. En Estados Unidos, el mercado más grande del mundo, un solo grupo, que publica con 106 marcas diferentes (que alguna vez fueron 106 editoriales independientes), tiene el 30% del pastel de las ventas, y la mitad de los libros de la lista de best sellers del The New York Times, cuya influencia determina los escaparates de cerca de 8.000 librerías.

Al mismo tiempo, han ido surgiendo, en todos los países de habla española, una cantidad de pequeñas y medianas editoriales independientes, cuya presencia en el mercado y en los medios sigue acrecentándose.  Editoriales que no siguen el modelo que señala la época, más bien que intentan mantenerse alejadas de esos valores que hoy parecen indiscutibles, como el crecimiento sin límite, la masificación de la producción, el lector considerado como un simple consumidor, y la rentabilidad como emblema de su misión. Unos valores que, además, se ocupan de promover como los únicos posibles.

Seguir leyendo en el blog de Guillermo Schavelzon.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Pero… ¿hubo alguna vez «editoriales independientes» en España? Josep Mengual

Pero… ¿hubo alguna vez «editoriales independientes» en España? Josep Mengual

Al poner de moda este término [«edición independiente»], se intenta vaciar las palabras de su sentido, para valorizar su imagen y sentirse en paz con su conciencia.

Gilles Colleu

Pudiera parecer que todos nos entendemos cuando hablamos de «editoriales independientes», o de «editores independientes», pero quizás habría que ver hasta qué punto es una distinción pertinente para describir el funcionamiento, el éxito cultural o la calidad de los catálogos de esas editoriales. Históricamente, en el ámbito de la edición española, ha sido frecuente la absorción de editoriales así llamadas «independientes» por parte de grupos, e incluso podría fecharse con cierta precisión los años en que una serie de procesos de concentración, con condicionantes diversos, hicieron que la editorial Crítica de Gonzalo Pontón (n. 1944) entrara en la órbita del Grupo Planeta o la Lumen de Esther Tusquets (1936-2012) entrara en la órbita de lo que por entonces era Bertelsmann.

Seguir leyendo en Negritas y cursivas.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

La macdonalización del libro. Manuel Gil y Fco. Javier Jiménez en Revista Texturas 8

La macdonalización del libro. Manuel Gil y Fco. Javier Jiménez en Revista Texturas 8

Con motivo del Décimo Aniversario de la Revista Texturas, semanalmente ofrecemos un artículo en abierto de estos primeros 10 años.

La macdonalización del libro:low cost, distribución y visibilidad en la edición independiente.

La mayor parte de las editoriales actuales, y sobre todo las denominadas independientes, son en su gran mayoría empresas low cost en potencia, sobre todo desde el punto de vista de sus capacidades internas y de su estructura organizativa

Txt_08Leer artículo completo.

Comprar el número 8.

Suscribirme a la revista.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!
La edición pobre. Gabriela Torregrosa

La edición pobre. Gabriela Torregrosa

Si, retomando el planteamiento de Discepolo, y como decía André Schiffrin, la edición representa un microcosmos de la sociedad de la queforma parte, un reflejo de sus grandes tendencias y, en cierto modo, unafábrica de sus ideas, quizá haya llegado el momento de preguntarse qué modelo de sociedad queremos que refleje y qué tipo de ideas queremos que fabrique la así llamada edición independiente. Y si no, necesitaremos de unanueva etiqueta para dar cuenta de un tipo de edición que, esta vez sí, haga de su oficio una actividad militante no sólo en los libros que publica, sino tam-
bién en los instrumentos de los que se sirve para fabricarlos. Y poco importa si publicamos ensayo o poesía, poemas dadaístas para rojos peligrosos o cuentos de autores olvidados delxix. Ésta es una cuestión, además, que afecta a todos los actores de la cadena del libro: escritores, autores, libreros, traductores, editores… y lectores.
Los editores de ensayo crítico en Francia, que Sophie Noël analiza detenidamente, ilustran bien este tipo de edición entendida como actividad militante, de independencia encarnada por una concepción económica, intelectual y política determinadas, y que podríamos resumir en tres puntos:
• Defensa de la diversidad contra la estandarización de la producción.
• Rechazo a someterse a lógicas puramente mercantiles en nombre de la autonomía de la producción intelectual.
• Voluntad de concebir los libros como armas particularmente poderosas en la lucha por las ideas.

Edición independiente y globalización editorial: el caso de los editores de ensayos «críticos» en Francia. Sophie Noël


Este texto recoge la intervención de Sophie Nöel durante las jornadas de estudio en torno a la edición independiente, organizadas en el Centro Cultural Gabriela Mistral de Santiago de Chile, en abril de 2012, y continuadas en el Instituto Cervantes de París, en octubre de 2012.
Ha sido publicado en el número 23 de Trama y Texturas.
El presente artículo abordará un sector específico de la edición independiente en Francia, a saber, los editores de “crítica social” o, en un sentido más amplio, de ensayo en ciencias sociales, que surgieron a fines de los años ochenta en el momento de la intensificación de la crítica al neoliberalismo y a la globalización. 
Estas editoriales se definen bajo una identidad política globalmente de izquierda o “comprometida”, que aparece como una ruptura o renovación, en un momento donde el campo editorial francés había, de cierta manera, abandonado los debates políticos e intelectuales que caracterizaron los años sesenta y setenta. Designaremos a estas editoriales, para no caer en una mera simplificación, como “críticas”, ya que es interesante estudiar en qué medida estas encarnan una definición particular de la independencia, donde coinciden concepciones económicas e intelectuales pero también políticas, que las posicionan frente a ciertas derivas asociadas a la evolución del campo de la cultura en general. A este respecto, nos referimos a la defensa de la diversidad contra la “estandarización de la producción”, al rechazo de someterse a lógicas puramente “mercantiles” en nombre de la autonomía de la producción intelectual, y a la voluntad de concebir los libros como armas particularmente poderosas en la lucha por las ideas. Las editoriales estudiadas permiten observar de manera muy concreta cómo se movilizan actualmente ciertas temáticas (la independencia, el pluralismo), a menudo imprecisas y mal definidas, que son objeto de fuertes “luchas de definición” entre los diferentes actores de la cadena del libro, particularmente en el campo de la “producción restringida”[1]. Ellas ilustran de manera ejemplar las ambigüedades del término “independiente” (Robin, 2008) que es objeto de apropiaciones que compiten entre sí. 
En esta dirección, primeramente vamos a resituar a estas pequeñas editoriales en el campo editorial francés antes de plantearnos la pregunta de cuáles son los factores que permiten explicar su existencia en un contexto económico difícil –pero al mismo tiempo muy favorable si se le compara, por ejemplo, con aquel en el que se inscriben los editores chilenos–, como ha sido expuesto a lo largo de las dos jornadas de este Coloquio. Nuestro interés consiste en examinar en qué medida estas estructuras logran jugar en los intersticios del sistema para crearse una posición relativamente duradera, así como explicar cuáles son los límites con los que estas mismas se encuentran.


[1]Pierre Bourdieu establece, al interior del campo cultural, una distinción entre un polo de producción restringida y otro de la gran producción. El primero produce bienes simbólicos, en un ciclo productivo lento, que están destinados a un público reducido y son objeto de una evaluación entre los pares. El segundo produce bienes destinados a un consumo rápido e indiferenciado (estandarizado), cuya principal instancia de evaluación es el mercado (Bourdieu, 1992).

 

La atomización de la edición independiente. Martín Gómez

La atomización de la edición independiente. Martín Gómez

Mi cortísima carrera como politólogo consistió en trabajar entre 2001 y 2004 como investigador en , un proyecto del departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes que entonces dirigía Elisabeth Ungar —quien fue una figura fundamental en mi formación universitaria—. En muchas de las investigaciones que se hacían en ese momento en el área de partidos políticos y elecciones aparecían recurrentemente tres temas que están íntimamente relacionados entre sí: la fragmentación de los sistemas de partidos, la atomización de los partidos políticos y la dispersión del voto.

Congreso Visible

Si mal no recuerdo —en caso de que mi explicación sea equivocada, ya me corregirá algún politólogo—, la cosa es más o menos así: la existencia de muchas organizaciones partidistas produce una fragmentación excesiva del espectro político; cuando los partidos políticos se fragmentan hasta alcanzar altos niveles de atomización se convierten en microempresas electorales; y en unas elecciones la existencia de un gran número de alternativas entre las cuales escoger provoca una dispersión del voto. Todo lo anterior dificulta tanto la construcción de consensos como la conformación de mayorías y puede terminar favoreciendo a las agrupaciones que por contar con un gran caudal electoral son más fuertes y perjudicando a las que son más débiles debido a que el tamaño de su base de votantes es menor.

Seguir leyendo

De qué hablamos cuando hablamos de edición

En 1992, Marco Cassini (nacido en 1970) y Daniele di Gennaro, veinteañeros con ganas, fundan minimum fax, una primera revista literaria que se enviaba por fax y que levnató cierto revuelo en Italia. Dos años más tarde, minimum fax pasa a convertirse en una editorial. Como el mismo Cassini admite en su libro.
Imaginaba largas jornadas leyendo manuscritos que iban a cambiar la historia de la literatura, conversaciones en figones llenos de humo con escritores legendarios, (…) repetir fácilmente la experiencia del New Yorker de William Shawn, de la Shakespeare & Co. de Sylvia Beach, del Grupo Bloomsbury de Virginia Woolf o de la Einaudi del trío Vittorini-Calvino-Pavese.

Esto, como se verá, no es así. Cuando Marco Cassini escribe Erratas, minimum fax ya publica varias decenas de libros de ficción y no ficción al año: su autor estrella es Raymond Carver; y tiene un catálogo que reúne a Foster Wallace con Bukowski; Lennon con las entrevistas de The Paris Review, los ensayos de Auster con la teoría cinematográfica de Lars von Triers o Ginsberg con un bestseller sobre cómo la Iglesia Católica inventó el marketing titulado Jesús lava más blanco. Tanta actividad le acaba ocasionando lo que él denomina el “síndrome de la Cenicienta”, que se manifiesta invariablemente a medianoche y que lleva acompañada una multitud de granitos “rojos y pruriginosos” que se le extienden por todo el cuerpo y que cuatro especialistas diagnostican como estrés.
De modo que en vez de conversaciones legendarias, su oficio le ofrece estrés. ¿Y de qué le viene tanto estrés? De no poder parar quieto ni un instante, dice Cassini, que se muestra sincero al respecto como sólo alguien con la vocación de un atracador de bancos o un jesuita puede sincerarse: “cuando se es editor uno no deja de serlo nunca, ni un solo instante”. Tan sincero es que huye del peor mal que aqueja a muchos de los libros de grandes editores, desde Maschler hasta Herralde: la tentación de confundir unas memorias con un enorme ejercicio de name-dropping y contarlo todo como si se fuera James Cameron filmando Titanic. Quien se acerque a Erratas encontrará en cambio el tono mucho más cercano de un Jim Jarmush: Cassini no nos muestra veladas más memorables que las que otorga el recibir en el último día laborable del año un fax de la viuda de Carver que les cede los derechos de la obra de su marido citando a Bob Dylan. El resto, las grandes fiestas, los viajes exóticos y las recepciones en Estocolmo brillan por su ausencia. (Vale, duerme una semana en el suelo de la casa de Ferlinghetti y rechaza un ácido que le ofrece Ginsberg, pero es todo.)
Y ¿qué nos da a cambio? Un curso, franco y recatado, que el mismo Cassini podría haber presentado en cualquier master de edición con el título carveriano de “De qué hablamos cuando hablamos de edición”. En efecto, el editor Cassini confiesa que hay centenares de libros que no acaba y que debe disculparse cada vez que convoca reuniones por muy necesarias que sean, cita a Diana Athill y no teme mostrarse como Robert Mitchum en La noche del cazador –“negocio” tatuado en los nudillos de la zurda; “arte” en los de la diestra— y dedica un capítulo a qué significan términos como validez cultural y validez económica en el día a día de un editor; nos explica qué es un plan editorial, un catálogo editorial o qué se entiende por “política de autores”. E incluso añade una bibliografía titulada inequívocamente “Guía para reconocer a tus santos” que no es sino el temario de ese curso, y que también es impecable. Todo ello, se diría, with the minimum fuss, con el menor escándalo, casi de puntillas. El resultado es un libro que se lee con gusto, del que se sacan ideas, con el que es casi imposible estar en desacuerdo y que no precisa llegar a las cien páginas ni acumular un par de cuadernillos de fotos para demostrar que sabe quién es. De lectura obligatoria.
Letra Internacional