Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Erratas de Marco Cassini adoptado por Emilio Sánchez de Libros del K.O. como como libro de estilo non fiction

Erratas de Marco Cassini adoptado por Emilio Sánchez de Libros del K.O. como como libro de estilo non fiction

Desde que nació Libros del K.O., hemos leído dos libros que nos gustaría adoptar como libro de estilo de Libros del K.O.: “Gottland”, de Mariusz Szczygiel (Acantilado)  y “Limónov”, de Eugene Carrere (Anagrama). Pero hoy prefiero recomendar otra reciente lectura, seguramente mucho menos conocida y por eso más jugosa: Erratas (Trama editorial), de Marco Cassini, cofundador junto con Daniele di Gennaro, de la editorial italiana minimum fax.

non fiction

Antes de proseguir, me veo obligado a insertar una cita del texto de contraportada, para que el lector se haga una idea del calambre de complicidad que le asalta a unos jóvenes editores indocumentados como nosotros:
“Con el oficio que he elegido esperaba una vida distinta a la que llevo. Imaginaba largas jornadas leyendo manuscritos que iban a cambiar la historia de la literatura, conversaciones en figones llenos de humo con escritores legendarios, esclarecedoras reuniones con colaboradores que continuarían en cenas memorables. Había creído poder repetir fácilmente la experiencia del NewYorker de William Shawn, de Shakespeare & Co. de Sylvia Beach, del Grupo Bloomsbury de Virginia Woolf, o de la Einaudi del trío Vittorini-Calvino-Pavese. Olvidé que un editor no es sólo un apasionado de los libros, un agitador cultural, sino que fundamentalmente es empresario, siempre pendiente de los impuestos, balances y cuenta de resultados” (Marco Cassini).
En las memorias de editor (o de ex presidente), el autor suele adoptar una irresistible pose fascinante de kamikaze romántico y mesiánico. Algo de esto puede haber, claro (no hay más que ver nuestras fotos en la web de Libros del K.O. o las abdominales de Aznar), pero yo disfruto más con los pasajes desmitificadores y con los recuentos irónicos de las pequeñas frustraciones cotidianas.
Además de transmitir su pasión glotona por los libros, Cassani nos explica sus miedos, sus ansiedades, sus piruetas para sobrevivir, sus momentos de duda. No hay mística ni heroísmo, pero sí mucha ternura y grandes dosis de asombro. A pesar de su sinceridad, o posiblemente gracias a ella, uno termina de leer el libro con renovadas ganas de calzarse las katiuskas y enfangarse de nuevo en el próximo libro.
Publicado originalmente en Verlanga