Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Anuario AC/E 2018 de cultura digital

Anuario AC/E 2018 de cultura digital

El Anuario AC/E de cultura digital es una publicación que refleja el impacto que Internet está teniendo en nuestra sociedad con el fin de profundizar en la transformación del sector cultural y ayudar a sus entidades y profesionales a crear experiencias en línea con las expectativas de los usuarios del siglo XXI.

La primera parte de esta edición de 2018 reúne textos de profesionales de la cultura y especialistas del entorno digital para hacer una puesta al día sobre temas trascendentes entre las principales tendencias. Como cada año, la segunda parte propone un Focus centrado en los cambios que experimentan la lectura y los lectores con el propósito de trazar un mapa de lectura digital.

Así Mario Tascón profundiza en las ciudades conectadas que han generado los nuevos dispositivos interconectados y el Internet de las Cosas, para después perfilar el rol que los espacios culturales están llamados a protagonizar en ellas.

A continuación José Manuel Menéndez y David Jimeno Bermejo describen los nuevos retos de las tecnologías inmersivas y su consolidación en el ecosistema de los contenidos. Mientras el equipo de UNIT Experimental de la Universidad de Valencia repasa su experiencia en el uso del diseño digital y analiza cómo las nuevas posibilidades de los dispositivos móviles ofrecen recursos para la construcción del discurso museográfico.

Jovanka Adzic nos trae una cuestión de plena actualidad. En su análisis sobre la evolución de las redes sociales y su cada vez mayor influencia en la forma de vida de las personas, también toca el problema de las noticias falsas en la red y plantea una reflexión seria sobre las ventajas competitivas de los enormes volúmenes de Social Data que acumulan las FANG en una economía impulsada por el Big Data.

Por su parte, Elena Neira, vuelve su mirada al impacto del consumo cultural en pantalla y los modelos de negocio basados en la suscripción, el denominado modelo Netflix”. Y Emma Rodero se acerca al tema del Focus de este año en su revisión de la oralidad para luego analizar el creciente peso de la voz y el sonido en la era digital. Mientras Pablo Gervás desarrolla el concepto de creatividad computacional y su impacto en la creación literaria.

En total 7 artículos de expertos destacados para ayudarnos a conocer y reflexionar sobre los cambios en los que está inmersa nuestra sociedad en su conjunto, y tras los que también se adivinan nuevas oportunidades para el sector cultural.

La segunda parte del Anuario plantea, como cada año, un Focus que reflexiona y expone, a través de ejemplos de buenas prácticas nacionales e internacionales, los grandes cambios que están experimentando la lectura y los lectores en la era digital con el objetivo de dar una visión de conjunto sobre esta cuestión. Sus autores, Luis Miguel Cencerrado, Elisa Yuste y Javier Celaya, trazan así un mapa para ayudarnos a conocer y a movernos con desenvoltura entre todo tipo de textos, destacando la figura del lector en el contexto actual de lectura híbrida (papel, digital, audio, visual, transmedia, etc.) que es la que propicia la era digital que nos ha tocado vivir.

Acceder al Anuario.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Javier Celaya. Un estado de ánimo

Javier Celaya. Un estado de ánimo

 Me llamo Javier Celaya. 
 
Y en el sector del libro se me conoce como Dosdoce.com. Nunca pensé que mi personalidad llegaría a ser suplantada por una marca empresarial…
 
Me gusta leer porquetraslada mi mente a un lugar alejado del ruido mundano.
 
Cuando tenía doce años quería ser pianista, cantante, bailarín, actor de teatro…
 
Hoy soy docente, escritor, asesor, emprendedor, empresario… (sin lugar a dudas, actividades profesionales mucho menos glamurosas que lo que había soñado, pero lo asumo sin frustración alguna. Pienso llevarlas a cabo en mi próxima vida).
 
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o andar entre libros le digo queleer te permite vivir varias vidas a la vez…
 
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así: Londres, Frankfurt, Nueva York,  Sao Paulo, México, Milán, San Francisco…
 
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando choqué mi coche a los 16 años contra la limusina de Elisabeth Taylor… Ella ni se dignó a salir del coche, pero su chófer fue muy amable.
 
Y lo peor, que la Policía Militar llegue a tu casa para detenerte por prófugo. ¿Cómo continúa esta historia? La respuesta la dejo para cuando publique mis memorias…
 
Aún más, si te dedicas a lo mío algunas personas no dejarán de tocarte las narices concríticas insustanciales, pero lo siento por ellos: tengo una paciencia infinita…
 
Nunca he perdido el entusiasmo por lo que hago, ni en lo personal ni en lo profesional. Debe ser que tirar la toalla no forma parte de mi vida.
 
Lo mejor de mi trabajo es, sin duda, trabajar con personas inteligentes que me contagien su entusiasmo, con sus ideas o sus ganas de hacer cosas nuevas…
 
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando un cliente de la empresa donde trabajaba me contrató para incorporarme a su propia empresa. Fue toda una sorpresa que cambió mi vida profesional.
 
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a dar largos paseos con mi perro Max Gutenberg.
 
Así es como veo el futuro de mi profesión: adentrándose poco a poco en el trepidante mundo digital.
 
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda con mi marido dando la vuelta al mundo en un velero.
 
El último libro que he leído ha sidoNos vemos allá arriba” de Pierre Lemaitre (Editorial Salamandra). Normalmente leo en pantallas, pero este libro lo leí en papel puesto que fue un regalo de mi madre.
 
En el colegio se empeñaban en que leyera cada día la Biblia, pero no lo consiguieron…  Lo que sí devoré fueron los libros de la biblioteca de mis padres y de mis hermanos mayores. El primero que recuerdo leer con mucho entusiasmo fue “Miguel Strogoff” de Julio Verne.
 
En mi mesilla tengo ahora para leer una tableta llena de libros. Leo entre 25 y 30 libros al año de todo tipo de géneros, desde thrillers a novelas, pasando por ensayos, novela gráfica y libros de empresa.
 
Me gustaría añadir que no he mentido ni exagerado en ninguna de mis respuestas J
 
          Enlace 1: http://www.dosdoce.com/
          Enlace 2: http://www.comunicacion-cultural.com/