Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Juliana Boersner. Un estado de ánimo

Juliana Boersner. Un estado de ánimo

 Me llamo Juliana Boersner.

 Y en el sector del libro o como mero lector se me conoce como Juliana Boersner o Juliana de Noctua (nombre de la libreria que tengo en Caracas junto con mi hermano Andrés y mi cuñada Magdalena).
Me gusta leer porque no me imagino no leyendo. Es parte inseparable de mi “ser” en el mundo.
Cuando tenía doce años quería ser: Arqueóloga.
Hoy soy librera, docente, profesora de comunicación, crítica literaria e Historia del documento, entre otras materias, bloguera, escritora, editora, correctora y, arqueóloga, si, pero del libro y el documento.
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que no me imagino haciendo algo distinto, que nací, crecí y vivo entre libros.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así: vertiginoso, pasando de una pantalla a otra y de seguidas al papel y así una y otra vez.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando aprendí a vivir en el extrañamiento.
Y lo peor ya lo borré de mi mente y se transformó en una vivencia que me hizo crecer.
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con que mejor me dedique a un negocio “de verdad”.
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… la verdad es que no sucede o, al menos, procuro no permanecer haciendo cosas que no me entusiasmen. Pierdo el entusiasmo cuando lo que hago ya no tiene sentido o se vuelve rutina, cuando ya he cumplido una meta y no hay una manera de hacerlo distinto. Cuando no hay novedad.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es poder enamorar a los demás por la lectura,  los libros y el conocimiento.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando Siempre es un buen día cuando alguien, especialmente si es un niño o un joven, encuentra en la librería un libro que lo apasione. No hay manera de describir la mirada de un niño cuando va a tocar un libro y grita de emoción. Esos son los mejores días, cuando sabemos que hemos podido brindar a otros la alegría de un buen libro.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a caminar a orillas del mar, meditar, leer, tomar un buen vino y disfrutar de mi familia y amistades.
Así es como veo el futuro de mi profesión. Lo veo polifacético, en permanente cambio. El futuro del libro es un futuro fascinante porque es el futuro de las innovaciones y de su influencia sobre los procesos humanos. Vivimos un momento privilegiado tanto por lo que tiene que ver con los formatos como por los cambios en la lectura. Para algunos pesimistas estamos asistiendo a la muerte del libro;  para otros, la innovación es el futuro e, incluso, una manera nueva de reencontrarnos con la edición y la autoría.
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda viajando, leyendo, escribiendo, amando.
El último libro que he leído ha sido «Denkbilder. Epifanías en viajes» de Walter Benjamin.
Y lo conseguí en mis regalos del día de la madre de este año. Me lo regaló mi hijo mayor, inevitablemente inoculado por la bibliofilia y la lectura.
Y el primero que recuerdo que leí fue La cabaña del Tío Tom.
En mi mesilla tengo ahora para leer «La generación app» de Howard Gardner  y Katie Davies.
Me gustaría añadir que me gusta lo que hago. No me puedo recordar sin libros alrededor y siempre que salgo procuro llevarme uno conmigo, aunque no lo lea, me hace sentir acompañada, segura. ¿Un fetiche? Puede ser, pero me hace feliz.
Algunos enlaces que muestran mi trabajo:
En twitter:
          @julianab
          @LibreriaNoctua
          @ciberescrituras
          @espaciocontexto
           
En la Web:
          http://www.papelenblanco.com
          http://www.ciberescrituras.me
Texturas nº2 - sumario

Texturas nº2 – sumario

TX_2

_Editorial [VER]
_Luciano: Contra el ignorante que compraba muchos libros [VER]
_Antonio Rivero: Procusco ataca. La encrucijada de las librerías
_Paco Goyanes: Pasodoble: «Soy librero»
_Juliana Boersner y Roger Michelena: Las librerías en América Latina: buscando un sentido
_Ricardo Nudelman: El desequilibrio realmente existente
_Joaquín Rodríguez: Edición 2.0 [VER]
_Valentín Pérez: Del manuscrito al libro electrónico. Fetichismo y digitalización
_Leroy Gutiérrez: Qué con la digitalización
_Marcos Taracido: Perdurabilidad del pergamino (o el futuro del libro)
_Chema García: Incomprendidas nuevas tecnologías para el sector editorial
_El Llibreter: Sobre la gestión de la información en las librerías
_Arianna Squilloni: Los libros ilustrados piden el papel
_Marcos Ros: Bibliotecarios sin Gutenberg
_Ana Juan: ilustraciones
_Miguel Martínez Lage: Corpus derelicti
_Victoriano Colodrón: Unidad y diversidad de la lengua española en el espacio iberoamericano del libro
_Rogelio Blanco: El hombre lector
_Carlos Yusti: Los libros robados
_Lázaro Segurola (seudónimo): Mil años de perdón
_Fernando García Pañeda: Robo de libros: el crimen no compensa  [VER]
_Alejandro J. Oviedo: Predilección por el baño
_Juan Ángel Juristo: 25 de enero de 1965