Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Leer la lectura. Roger Chartier en Texturas 21

Leer la lectura. Roger Chartier en Texturas 21

Compra hasta el 12 de junio el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 21 en digital por sólo dos euros. Acceder.

En su pequeño libro A importância do ato de ler (1982), Paolo Freire distinguía dos sentidos de la palabra «leer». Un sentido literal: leer es leer letras, palabras, libros. Esta lectura supone la alfabetización, el aprendizaje escolar, el dominio de la palabra escrita. Pero «leer» tiene también un sentido metafórico. Leer es, antes y después de la lectura de libros, «leer» el mundo, la naturaleza, la memoria, los gestos, los sentimientos —todo lo que Paolo Freire designa con un neologismo: palavramundo—. Leer la lectura, como lo indica el título de mi conferencia, es tal vez entender las relaciones entre estos dos sentidos del verbo «leer», considerando, por un lado, la especificidad de la lectura de libros —que debe evitar el peligro de un uso descontrolado y excesivo de la palabra, como si toda «lectura» estuviera gobernada por las reglas que caracterizan el desciframiento de los textos— y por otro lado, los procesos que organizan según lógicas muy diferentes la comprensión inmediata del mundo, de las experiencias de la existencia, y su encuentro con lo escrito.

En 1968, en un ensayo que llegó a ser célebre, Roland Barthes asociaba la omnipotencia del lector con la muerte del autor. Destronado de su antigua soberanía sobre el lenguaje o por «las escrituras múltiples, surgidas de diversas culturas y que establecen entre sí una relación de diálogo, de parodia y de oposición» (p. 66), el autor debe ceder su preeminencia al lector, entendido como «aquel que reúne en un mismo campo todas las huellas que constituyen lo escrito» (p. 67). El lugar de la lectura estaba, pues, considerado como aquel en el que se reordena el sentido plural, móvil e inestable del texto, como el lugar donde lo escrito adquiere su significación. Sin embargo, poco tiempo después de reconocido el nacimiento del lector se multiplicaron los diagnósticos que anunciaron su muerte. Esos diagnósticos se presentan de tres formas:

Prácticas de lectura
La primera muerte remite a las transformaciones de las prácticas de lectura. En Francia, al comparar encuestas estadísticas referentes a prácticas culturales, si bien no se observa un retroceso del porcentaje global de los lectores —ya que tanto en 2008 como en 1973 un 70% de los encuestados dice haber leído por lo menos un libro en el año anterior—, al menos se nota la disminución de la proporción de los «forts lecteurs», es decir, los lectores
que leen más de veinte libros por año. Este retroceso es particularmente importante en la franja de lectores comprendida entre los 19 y 25 años, y en la población masculina, lo que produce como consecuencia una «feminización » de la lectura (Donnat, 2012).

Txt_21-210x210Para seguir leyendo, compra hasta el 12 de junio el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 21 en digital por sólo dos euros. Acceder.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

¿Lo importante es que la gente lea? Evelio Martínez Cañadas en Biblogtecarios

¿Lo importante es que la gente lea? Evelio Martínez Cañadas en Biblogtecarios

El filósofo Aurelio Arteta dedicó uno de sus libros a examinar un tema curioso: los tópicos. Expresiones como “no es nada personal”, “al enemigo ni agua”, “sé tú mismo”,… A pesar de que en principio parecen inofensivos, Arteta pensaba que los tópicos tienen un lado oscuro. Como explicaba en una entrevista en el diario La Vanguardia:

Muchas veces bastantes tópicos cumplen una función positiva porque con una frase condensamos nuestra experiencia de manera que así la explicamos perfectamente. Pero en más de una ocasión esa frase dice otras muchas cosas más de lo que creemos. Dice cosas literalmente falsas.

Los tópicos campan en todos los ámbitos, y de vez en cuando se puede leer un tópico recurrente en el ámbito de la lectura: lo importante es que la gente lea. Así, a secas.

No diré, como Arteta, que este tópico diga cosas falsas, pero sí que me parece que es matizable. En esta entrada me gustaría hacer tres breves reflexiones que muestren algunos de esos matices, en forma de preguntas abiertas para tu consideración. Creo que investigar aquello que no se contempla en el tópico puede tener el valor de hacernos reflexionar sobre lo que implica el acto lector, más allá de tener en cuenta el acto mismo de leer.

Antes de empezar, haré las necesarias aclaraciones previas. Me parece que, a priori, cualquier consumo de producto cultural es muy respetable. También me parece que afirmaciones como “el producto (libro, disco, grupo,… lo que sea) X es mejor que Y” carecen de sentido, a menos que se especifique y se argumente qué es “ser mejor”… y aun así, eso no garantiza (ni tiene por qué hacerlo) que se llegue a ningún tipo de acuerdo o de verdad trascendente.

Lo que sí creo, como ya escribí en su día en esta plataforma, es que por un lado privarnos de examinar nuestros gustos también nos priva de la oportunidad de examinar la influencia de nuestro consumo cultural en nuestra visión del mundo; y por el otro, blindarnos ante la crítica cultural también es una manera de blindarnos ante los múltiples beneficios de la cultura.

Dicho lo cual, vamos con las tres reflexiones. Sin ningún orden en particular:

Seguir leyendo en BiblogTecarios.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

Fantasmas del saber (Lo que queda de la lectura). Noé Jitrik. Ampersand

Fantasmas del saber (Lo que queda de la lectura). Noé Jitrik. Ampersand

noejitrikAUTOR: Noé Jitrik

TÍTULO: Fantasmas del saber (Lo que queda de la lectura)

FECHA DE EDICIÓN: Febrero 2017

ISBN: 978-987-46213-6-8

N.º DE PÁGINAS: 112

ENCUADERNACIÓN: rústica

DIMENSIONES: 20 x 12

EDITORIAL: Ampersand

“El efecto al que puede aspirar la lectura es a cambiarle la vida a la gente”, afirma el escritor y crítico literario Noé Jitrik, nacido en la localidad bonaerense Rivera en 1928, mientras presenta un nuevo libro de la colección Ampersand: “Fantasmas del saber (lo que queda de la lectura)”, en el que indaga sobre su vínculo con la lectura y traza el mapa los libros que lo marcaron.

Noé es autor de cuentos, novelas y ensayos críticos, literarios e históricos y hoy se desempeña como director del Instituto de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Buenos Aires. En el nuevo libro traza un itinerario en el que desarrolla su vínculo con la lectura desde el el primer libro que leyó: La cabaña del Tío Tom, a su apasionado descubrimiento de Franz Kafka, su encuentro con el mundo de Roberto Arlt y lo que fue significando ese ritual a lo largo de su vida.

Despertar; Desplazarse; Vértigo; Cacería; Provocación, son los nombres de algunos de los once capítulos que componen el libro en el que Noé Jitrik describe el acto de leer como “físico” porque señala que “Compromete vísceras, mente y corazón. Es como caminar, a medida que se lee, cuando uno camina, otras lecturas lo están esperando, otros mundos y otras voces”.

Seguir leyendo en Por el país

Acceder a la ficha del libro.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

La lectura y la vida. Elena Rius

La lectura y la vida. Elena Rius

Nuestro ministerio de Cultura -¡ay, no!, que ahora van Educación, Cultura y Deporte en un mismo saco- ha anunciado un nuevo Plan de Fomento de la Lectura. Según nos informa el propio ministerio, con datos de una Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales elaborada por su departamento, en el año 2015, el 62% de españoles afirmaba haber leído al menos un libro en el último año. No es un dato especialmente malo -veníamos de cifras más bajas-, pero tenemos aún un porcentaje nada despreciable de gente que no lee ni un libro al año. Bienvenido sea, pues, todo lo que se pueda hacer en favor de la lectura, sobre todo si se traduce en más recursos: más bibliotecas públicas y con más fondos, más apoyo a las librerías -por cierto, alguien debería preocuparse alguna vez de solucionar el cuello de botella de la distribución, tan rematadamente complicada en este país: si los libros no llegan a los lectores, es como tirarlos a un pozo-, a la lectura en las escuelas y a las bibliotecas escolares, demasiado a menudo inexistentes o muy mal surtidas.

Es cierto que la ficción, en un sentido amplio, nos permite vivir otras vidas. Como dijo Vargas Llosa, «Inventamos las ficciones para vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando disponemos de una sola».  Pero eso también nos lo da el cine, o las series, sin duda de ahí su inmensa popularidad. La ficción en pantalla es además fácil e inmediata, imagen y sonido nos atrapan y nos envuelven. Si los guionistas, los actores y el director han hecho bien su trabajo,

Seguir leyendo en Notas para lectores curiosos.

TM_22_Rius

 

 

Elena Rius es autora de El síndorme del lector publicado por Trama editorial en su colección Tipos móviles.

 

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Elogio de la lectura. Xavier Antich en El Nacional

Elogio de la lectura. Xavier Antich en El Nacional

Se acerca Sant Jordi. Como cada año, el acontecimiento europeo más multitudinario, popular y festivo con el libro como protagonista absoluto. Librerías y editoriales llenarán las calles y plazas del país y, por un día, la ciudadanía se definirá por su condición lectora, comprando libros y regalándolos.

La lectura de libros es un acto extraño, peculiar y, en cierto sentido, inquietante. No es un acto natural, sino cultural. Quizás, el acto cultural por excelencia. Y la respuesta a la pregunta ¿por què leemos? tiene, seguramente, tantas respuestas como lectores. No me refiero a la lectura eventual, accidental o esporádica, aquella que no se consolida en un hábito: quien lo hace así, quizás todavía no ha descubierto la auténtica revelación que provoca siempre la lectura de un libro imprescindible, y no todos lo son, por fortuna. Por eso cuesta entender los que dicen, como excusándose, que no leen porque no tienen tiempo. En realidad, lo que se quiere decir, con ello, es que la lectura, tal como la han conocido y por lo que significa en sus vidas, no es, todavía, y quizás no lo llegue a ser nunca, un acto necesario. Me refiero, más bien, a la lectura que es capaz de ofrecer aquello que, por nosotros mismos, nunca llegaríamos a conocer o descubrir. Cuando eso ha pasado una vez, y sólo hace falta que pase una vez, ya es difícil que la lectura no sea un hábito: la persistencia en una costumbre que busca encontrar, en cada lectura, aquello que, quizás, una vez, se ha producido: la revelación de un mundo.

La lectura, en realidad, nos pone ante la vida de los otros, ante una intimidad que, si no fuera por el texto, nos sería completamente inaccesible. Pensemos, por ejemplo, en este pasaje de En el corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad, «acaso el más intenso de los relatos que la imaginación humana ha labrado», como escribió el poeta Jorge Luis Borges. Se trata del momento en que el narrador habla de Kurtz, a quien ha buscado durante toda la novela y al cual, finalmente, encuentra, pocos momentos antes de morir: «En aquel momento, estaba vivo delante de mí, vivo como siempre había sido, una sombra insaciable de espléndidas apariencias, de espantosas realidades; una sombra más oscura que la sombra de la noche, y noblemente envuelta con el manto de una sensacional elocuencia».

Seguir leyendo en El Nacional.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

«Homo legens» o la lectura como clave de vida. Antonio Basanta en Revista Texturas 30

«Homo legens» o la lectura como clave de vida. Antonio Basanta en Revista Texturas 30

Comprar hasta el 9 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 30 por sólo dos euros. Acceder.

Somos lo que leemos. Como personas y como sociedad. Más aún: somos en la extensión y cualidad de nuestras actitudes y aptitudes lectoras. Leer es anterior a la aparición de la escritura, de los alfabetos; incluso a la propia presencia del lenguaje verbal.

No hay homo sapiens sin homo legens: homo que sabe –o que aspira a saber– porque es mujer y hombre que lee. Ninguna otra actividad explica mejor nuestra aventura civilizatoria como especie que ésta del leer.

Fuimos y somos lectores del mundo que nos envuelve y nos acoge. Del trueno y del rayo. De la luz y sus certezas, de la noche y sus misterios. Del gran mapa del firmamento. De la brisa que trae el anuncio de la lluvia. Del solano que anticipa su desierto…

Fuimos y somos lectores de nuestro mundo interior. De nuestras emociones. De nuestra imaginación, de nuestros sueños. Saber leer es saber leerse.

Fuimos y somos lectores de nuestros semejantes. No hay empatía sino como consecuencia de la acción de leer, de penetrar en el mundo del otro y de lo otro, para convertirlo también en nuestro propio texto. Leer es el sustento básico de la comunicación. Y la comunicación es el origen primero de la comunidad.

Lectores de lo real y lectores de lo simbólico. De lo tangible y de lo intangible. De las eternas preguntas que no cesan. De las eternas respuestas que no sacian.

Pensar no es sino un ejercicio de lectura.
Como sentir.
Como imaginar.
Como intuir.
Como decidir.
«Homo legens»
o la lectura como clave de vida.
Leer va más allá de soportes y de destrezas. Está en nuestra propia esencia. Su ausencia nos haría sencillamente inexplicables. Leemos como respiramos. Con idéntica feliz naturalidad e inercia…

 

txt_30Comprar hasta el 9 de abril el artículo completo y todos los contenidos de Texturas 30 por sólo dos euros. Acceder.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

El derecho a que leer sea una forma de la felicidad. Cristian Vázquez en Letras Libres

El derecho a que leer sea una forma de la felicidad. Cristian Vázquez en Letras Libres

1

El ensayo Como una novela, del francés Daniel Pennac, publicado en 1992, es conocido sobre todo por su decálogo de “derechos del lector”. El texto enumera y describe estos diez derechos:

-A no leer.

-A saltarnos las páginas.

-A no terminar un libro.

-A releer.

-A leer cualquier cosa.

-Al bovarismo.

-A leer en cualquier parte.

-A hojear.

-A leer en voz alta.

-A quedarnos callados.

 

Afirma Pennac que los lectores “nos permitimos todos los derechos, comenzando por aquellos que negamos a los jóvenes a los que pretendemos iniciar en la lectura”. Y es que el autor trabajó durante muchos años como profesor de literatura en escuelas medias y se proponía, con textos como este, que los adolescentes pudieran abordar la lectura con placer, que la tomaran como una aventura personal fruto de su propia elección; en suma, que dejaran de sentir rechazo hacia la lectura. Con humor y claridad, Pennac describe en una escena esa fobia de los jóvenes ante los libros:

Seguir leyendo en Letras libres.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

El translector. Lectura y narrativas transmedia en la nueva ecología de la comunicación

El translector. Lectura y narrativas transmedia en la nueva ecología de la comunicación

LA NUEVA ECOLOGÍA DE LA COMUNICACIÓN

Cuando en 1990 Tim Berners-Lee, investigador del CERN en Ginebra, hizo circular entre sus colegas un paper donde proponía la creación de una «web of notes with links» no podía imaginar que estaba dando ignición a la revolución mediática más importante desde la invención de la imprenta. Pero sostener que Internet es «la imprenta del siglo XXI» [Piscitelli 2009] no es suficiente: la transformación, ahora, es mucho más profunda y rápida que el proceso iniciado por Gutenberg en el siglo XV. Un dato puede servir para comparar las dimensiones de ambas «revoluciones»: el libro reproducido mecánicamente tardó más de cuatro siglos en convertirse en un objeto de uso masivo. Recién con la llegada de la escuela pública y gratuita en el siglo XVIII, la Revolución Francesa —que extendió los derechos de la nueva clase social emergente— y la Revolución Industrial —que acopló a la imprenta una máquina de vapor— el objeto de Gutenberg llegó realmente a las masas y se convirtió en un objeto popular en manos de los ciudadanos. La World Wide Web tiene menos de diez mil días de existencia y ya cuenta con 3500 millones de usuarios, cerca del 40 % de la población mundial.

Desde la perspectiva de la ecología de los medios [Scolari 2015], la emergencia de la World Wide Web constituyó un verdadero terremoto. La Web no es «un medio más» como la televisión o la radio: es un gran nicho dentro del ecosistema de medios que, desde su aparición, no paró de generar nuevas formas disruptivas de comunicación. En la Web nacieron la Wikipedia y los blogs, Twitter y Facebook, YouTube y Amazon…, la Web es un espacio abierto a la innovación donde se generan nuevos entornos y experiencias comunicativas. Por este motivo es necesario defender la apertura y la neutralidad de la World Wide Web.

La extensión de esta frenética actividad tecnológica al ámbito de los dispositivos móviles no hizo más que acelerar y aumentar las hibridaciones intermediáticas y la aparición de «nuevas especies» como WhatsApp, Instagram o Snapchat, por no hablar de la difusión a escala planetaria, en sólo un par de semanas, de la primera experiencia masiva de uso combinado de realidad aumentada y geolocalización: PokemonGo.

Seguir leyendo en el blog de Carlos A. Scolari.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

El lugar del libro ante el mundo digital.  Entrevista con Roger Chartier. Rafael Toriz en nexos

El lugar del libro ante el mundo digital. Entrevista con Roger Chartier. Rafael Toriz en nexos

Considerado como uno de los mayores especialistas en la historia del libro y la edición literaria, el francés Roger Chartier (1945) es uno de los historiadores más fulgurantes de la Escuela de los Annales, una concepción que dominó la historiografía francesa del siglo pasado —con figuras principales como Lucien Febvre, March Bloch y en una segunda época con Fernand Braudel, Georges Duby o Jacques Le Goff— y que consiste, a grandes rasgos, en poner el foco en los procesos y estructuras sociales, tomando en cuenta la subjetividad del historiador para la interpretación del pasado (al menos en una primera instancia, puesto que uno de los aportes principales de Braudel a la Escuela de los Annales será el enfoque funcionalista, con un acento principal en la geopolítica y el espacio del discurso histórico, reduciendo al mínimo la injerencia del individuo).

Miembro del College de France y director de la École des Hautes Études en Sciences Sociales, estuvo en Buenos Aires para participar en las “Encrucijadas del saber histórico” organizadas por la Universidad de San Martín, en donde se contó con la presencia de los historiadores Carlo Ginzburg y José Emilio Burucúa. Chartier, que habla un español florido, rezuma cordialidad y facundia, por lo tanto entrevistarlo depara diversos placeres intelectuales de muy diversa tesitura.

Rafael Toriz: Se ha publicado en Buenos Aires tu libro La mano del editor y el espíritu del impresor (Katz). Por ello te pregunto: ¿cuál es el lugar del trabajo editorial y la materialidad del libro en tiempos de la inmediatez digital?

Roger Chartier: En el período que explora el libro, siglos XVI-XVIII, se trataba de un proceso colectivo en el cual intervenía el copista del manuscrito, el censor, el librero editor y las prácticas del taller tipográfico entre otros agentes que se encontraban en el papel; hoy en día puede decirse que se mantiene una distinción entre la comunicación electrónica, en la cual cada uno puede mandar al mundo entero lo que ha escrito sin mediación alguna entre la persona que escribe y quien lee en la pantalla, ya sea desde las redes sociales, el blog, el correo electrónico y los formatos editoriales tradicionales

Seguir leyendo en nexos.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

La lectura en España: un mosaico de citas. Carlos A. Scolari

La lectura en España: un mosaico de citas. Carlos A. Scolari

Este post consta de dos partes y nace como derivación textual del volumen La lectura en España. Informe 2017 coordinado por José Antonio Millán y en el cual tuve el inmenso placer de participar junto a un dream team de expertos en lectura, edición y circulación del libro. La primera parte es un mosaico de citas de los autores que participaron en este libro de la Federación de Gremios de Editores de España; la segunda parte incluirá mi contribución al volumen (“El translector. Lectura y narrativas transmedia en la nueva ecología de la comunicación“). El libro se puede descargar de manera gratuita, ya sea de forma integral o cada capítulo por separado.

Del mosaico textual que presentamos emerge todo tipo de relaciones, emociones y reflexiones. En algunos fragmentos reina el temor, en otros prima la esperanza o al menos una visión menos catastrófica de la situación. Todos los autores, en mayor o menor medida, coinciden en que se está viviendo una transformación profunda en la circulación y recepción de los textos. ¿Con qué criterio fueron elegidas las citas de este post? Me detuve sobre todo en los textos que aportan visiones (que no necesariamente comparto) sobre la evolución de la ecología mediática. El uso de conceptos como “bibliodiversidad” o “adaptación” por parte Antonio María Ávila, o la presencia de “mutación” y “extinción” en el texto de Jorge Carrión, nos colocan en el centro de la metáfora ecológica/evolutiva aplicada a los medios. La palabra “evolución” (de las publicaciones, de las bibliotecas, de las librerías) aparece 21 veces a lo largo del libro. También emergen aquí y allá especies híbridas, desde “filmperformance” hasta “bibliobuses”. El ecosistema mediático está en tensión y cuesta ponerlo en discurso.
Seguir leyendo en Hipermediaciones.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.