Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Naia Hernández. Un estado de ánimo

Naia Hernández. Un estado de ánimo

Me llamo…Naia  Hernández. 
Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como… la cocinera especializada en Sopa de Sapo.
Me gusta leer porque… me hace descubrir en mi interior nuevas sensaciones. Mucho mejor que cualquier realidad virtual, aumentada o tridimensional. Nuestro cerebro tiene infinitas dimensiones.
Cuando tenía doce años quería ser…veterinaria, creo. He pasado por tantas vocaciones en mi infancia y en mi época adulta que ya no podría decir exactamente qué quería ser con  doce años. 
Hoy soy…  librera. Lo cual incluye: prescriptora de libros,  administrativa, contable, señora de la limpieza, community manager, mensajera, informática “arreglatelotúmisma”, comercial a puerta fría y caliente, ingeniera de finanzas y muchas más cosas. ¡Qué divertido!
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… no me haga mucho caso que me voy un poco piripi.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así: buenos días, alarma, caja (unos suspiros), retirada de materia orgánica del cristal del escaparate, un poco de orden, recepción de pedidos, entrada de pedidos en el programa, llamada al informático porque siempre la lío, ¿un libro de un gorila? Te lo busco, teléfono: lo siento, es que YA SOY CLIENTE VUESTRO, no me sigáis llamando, no quiero otro teléfono, más suspiros, a la tienda no se entra con la merienda, ¿dónde están tus padres?, ¿quieres formar parte de nuestra base de datos?, acordarme de comprarle comida al gato, este libro me lo llevo a casa, apaga la luz, alarma. Buenas noches.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… me lié la manta a la cabeza para meterme a librera.
Y lo peor… a las dos semanas de abrir nos robaron 8 libros ¡8! De la misma colección. El día que conozca a su autora se lo comentaré. Me pasé dos días llorando. Esa semana  la cerramos en negativo.  
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con… “¡pero si ahora todo el mundo tiene e-book!” O también “¡mi hijo no usa libros, todo lo tiene en el Ipad“.
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando… por ahora nunca. Es demasiado pronto para perder el entusiasmo.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es… ver cómo los niños se sientan, cogen un libro y lo devoran.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando… vinieron todos mis amigos y familiares a darme ánimos, el día de la inauguración. Aunque ahora, la verdad, necesito repetir.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a… ¿leer? Es que últimamente no descanso.
Así es como veo el futuro de mi profesión… Pues no lo sé. ¿Ideas?
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… ¿Cómo que si algún día logro jubilarme? No entiendo la pregunta ¿La alternativa es morirse?
El último libro que he leído ha sido…Querida Felicidad”, de Ediciones Lóguez. 5 minutitos de ternura.
Y lo conseguí en… la balda de primeros lectores. Alguna ventaja tenía que tener ser socia cooperativista de mi propia librería ¿no?
Y el primero que recuerdo que leí fue…pues no sé. Es que yo tuve la suerte de que me leyeron mucho de pequeña. Así que no me acuerdo de lo primero que leí yo sola.
En mi mesilla tengo ahora para leer…Ventajas de viajar en tren” de Antonio Orejudo. Me da miedito y tengo que dormir con la luz encendida.
Me gustaría añadir que… Me encanta mi nueva y renovada profesión de librera. Que me encanta estar detrás del mostrador. Y que ojalá pueda hacerlo muchos años. Acepto consejos  y terapias de veteranos en el sector. ¡Ah! Y que en este lío nos metimos dos, engañé a Marçal Bonadonapara ser librero y ahora ha vuelto a su más tierna adolescencia siendo el especialista en juvenil.
          www.sopadesapo.com