Carrito

Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

Teresa M. Peces entrevista a Irene Antón de Errata Naturae

Teresa M. Peces entrevista a Irene Antón de Errata Naturae

Hace ahora 10 años, dos jóvenes doctorandos, desencantados con su labor académica, decidieron poner en marcha un sueño: fundar una editorial. Lo que en un principio, desde su inexperiencia, parecía imposible, fue tomando forma y en abril de 2008 se publicó Pasar el invierno, de Olivier Adam, primer título de Errata naturae.

Con su actitud intrépida Rubén Hernández e Irene Antón han conseguido mantener a flote, en tiempos de crisis, una pequeña editorial, independiente, con una línea filosófica muy definida y que pretende, ante todo, marcar huella en el lector. Como un error de la naturaleza, Errata naturae, pretende incluir en su catálogo todo aquello que se sale de las líneas de grandes ventas editoriales, lo diferente, lo reflexivo, lo cambiante… Curiosidad y Calidad son sus máximas que le han merecido el reconocimiento de todos los agentes del mundo del libro, no sólo en España, sino en otros países con gran trayectoria editorial.

En una cafetería cultural del centro de Madrid, Irene Antón nos recuerda cómo fueron los duros principios, nos explica el desarrollo de la editorial y, desde su humildad y su timidez, pero con gran seguridad, nos da las pautas del éxito que ha llevado a esta editorial a descubrir a grandes autores y ser una de las de mayor prestigio en el entorno de la edición independiente.

 ¿Cómo ha sido vuestra trayectoria? Errata naturae se lanzó en 2008 y en breve vais a cumplir 10 años.

– Sí, los primeros libros se publicaron a principios de abril de 2008. Era un momento de crisis para mi socio Rubén Hernández y yo. Ambos acabábamos  de terminar la carrera, estábamos haciendo la tesis y nos sentimos un poco desmotivados, con pocas ganas de seguir haciendo la tesis, nos apasionaba el tema que estábamos trabajando pero no veíamos futuro profesional. La idea fue de Rubén, que propuso montar una editorial, aunque ya teníamos la idea en mente desde hace tiempo pero nunca hasta ese momento lo vimos como una opción real. Finalmente dimos todo lo que teníamos, tanto material como personalmente, por sacar la editorial adelante, nos pusimos a trabajar muy en serio, en un principio muy despacio viendo si el proyecto era posible y después ya pusimos el acelerador y todo salió adelante.

– Todo vuestro conocimiento está puesto al servicio de la editorial porque en ella se refleja la Filosofía y la Estética.

Seguir leyendo en Zenda libros.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, además de disponer de ventajas y promociones DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

 

 

Teresa Martín Peces. Un estado de ánimo

Teresa Martín Peces. Un estado de ánimo

Me llamo  Teresa Martín Peces. 

Y en el sector del libro o como mera lectora se me conoce como Teresa M. Peces, desde hace unos meses como SopadePecesyLibros (mi blog).

Me gusta leer porque leer abre la mente, te hace reflexionar, te descubre mundos y vivencias que de otra forma no alcanzarías a conocer, te enseña, te emociona, te entretiene, te excita, te relaja… cualquier emoción y aprendizaje puedes encontrarlo en un libro.
Cuando tenía doce años quería ser  Escritora.
Hoy soy Periodista cultural.
Cuando me toca contarle a un extraño en una boda por qué me gusta leer o ando entre libros le digo que… Es raro que en una boda se hable de libros y lo normal es que si sale el tema sea porque el que lo pregunta es también lector, entonces más que explicar decisiones, compartimos lecturas, que es lo interesante.
Sin embargo, en realidad mi día a día es más bien así: Madrugón a las 6:55, logística familiar, búsqueda de información por las redes sociales, compartir lo que encuentro vía Twitter, actualizar mi blog, acudir a encuentros profesionales y editoriales, entrevistas con autores, colaborar y ayudar a todo aquel implicado en el mundo del libro que lo solicite… por las tardes momentos de lectura y ocio compartido.
Lo más raro que me ha sucedido nunca fue cuando… llegué tarde a mi examen de Selectividad porque no sonó el despertador y me quedé dormida. Lo dije tal cual al Tribunal y aún con 20 minutos de retraso pude incorporarme al examen. ¡¡ La verdad siempre por delante!! Y No hay que tirar la toalla antes las dificultades.
Y lo peor… Cuando después de 23 años de trabajo en DELIBROS un buen día te despiden de mala manera “con una mano adelante y otra detrás”.
Aún más, si te dedicas a lo mío la gente no dejará de tocarte las narices con “Vives como una reina, todo el día de acto en acto”, no saben que detrás de eso hay un trabajo que te implica y va parte de tu vida personal en ello.
He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando Por lo general soy una persona entusiasta y procuro siempre buscar el lado positivo de todas las situaciones, pero cuando intentas proponer buenas ideas y topas con jefes ineptos e ineficientes es difícil trabajar con entusiasmo, entonces caes en la rutina y la comodidad, eso no es bueno.
Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es estar en contacto con gente maravillosa que vive por y para el libro y que a pesar de las dificultades busca innovación para llevar la lectura a los hogares.
El mejor día que recuerdo en el trabajo fue cuando la Revista DELIBROS celebró su 20 aniversario. Se celebró un encuentro en la Feria del Libro de Madrid a la que acudieron profesionales de todos los estamentos del libro. Algunos no se conocían entre sí y yo los conocía a todos. Fue maravilloso por un momento sentir el cariño de la gente y saber que todos estaban allí por tener un nexo de unión: leer la revista DELIBROS que yo dirigía. Actos como este compensan muchos años  de esfuerzo.
Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a leer, escribir y compartir buenos momentos en familia. Es un pilar fundamental.
Así es como veo el futuro de mi profesión… El periodismo y más el cultural ha sido uno de los sectores más afectados por la crisis económica. En estos momentos lo veo en escala de grises. Sin embargo, las posibilidades de Internet son infinitas y gracias a ello se puede revivir de las cenizas…
Eso sí, si un día logro jubilarme querré pasar el tiempo que me queda… No creo que para mi generación exista la posibilidad de una jubilación. En cualquier caso, leer, pasear, viajar…
El último libro que he leído ha sido La sombra de otro”, de Luis García Jambrina (Ediciones B) ¡Magnífico!
Y lo conseguí por cortesía de la editorial.
Y el primero que recuerdo que leí fue De pequeña leía entusiasmada los cuentos tradicionales de los Hermanos Grimm, pero con 13 años cogí una gripe que me tuvo tres días en cama, para entretenerme empecé a leer “Cien años de Soledad”. No podía parar de leer, fue mi puerta de entrada a la lectura adulta. Todavía conservo el ejemplar.
En mi mesilla tengo ahora para leer Clases de baile para mayores”, de Bohumil Hrabal (Nórdica Libros) y “El castillo de la pureza” (Tusquets Editores) y “Per riguardo” (Fundación José Manuel Lara), ambos de Pere Gimferrer.
Me gustaría añadir que gracias a espacios como este identidades virtuales se convierten en reales y nos hacen entender que tras cualquier iniciativa siempre hay detrás una persona con sus inquietudes y pensamientos. Gracias por ofrecerme formar parte de esta Comunidad.
Twitter: https://twitter.com/Tpeces 

Blog: http://sopadepecesylibros.blogspot.com.es/  

 

Correo:  teresampeces@gmail.com

OTROS ESTADOS DE ÁNIMO