Ya me he registrado:

Recuperar contraseña

Ver tu carrito

La editorial que se creó por un afortunado error burocrático: Monte Ávila Editores. Josep Mengual

La editorial que se creó por un afortunado error burocrático: Monte Ávila Editores. Josep Mengual

Entre los libros publicados por Monte Ávila Editores en sus primeros años en activo se cuenta una interesante antología preparada por el poeta español Félix Grande (1937-2014), 22 narradores españoles, aparecida en 1970 en la heterogénea colección Prisma y que recopila obra de Francisco García Pavón, Carlos Edmundo de Ory, Juan Benet, Rafael Sánchez-Ferlosio, Manuel Vázquez Montalbán, Terenci Moix, Gonzalo Suárez y Carmen Martín Gaite, entre otros.

Para entonces, Monte Ávila, pese a su juventud, contaba ya con un catálogo bastante impresionante que le había dado fama de gran divulgadora en América de las letras y el pensamiento occidental (aparte de haber publicado en 1969 La pérdida de El Dorado, de un por entonces desconocido autor de Trinidad y Tobago llamado V.S. Naipaul, y los Últimos cuentos de la guerra de España, de Max Aub, entre otras joyas). La creación de la editorial se fecha en abril de 1968 (y más concretamente el día 8), por iniciativa de dos hombres de letras con una notable experiencia. En colaboración con Ramón José Velásquez (1916-2014), Simón Alberto Consalvi (1927-2013), por entonces director del Instituto para la Cultura y las Bellas Artes, había intervenido en la creación, ya en 1958 (recién caído el dictador Marcos Pérez Jiménez), del periódico El Mundo, y posteriormente, además de colaborar asiduamente en El Nacional, dirigió las revistasÉlite, Momento y Bohemia. Por su parte, el poeta y traductor Guillermo Sucre (n. 1933) había sido uno de los fundadores, también en 1958, de la revista Sardio (que sacó ocho números entre ese año y 1961), había colaborado en la revista Zona Franca, en el suplemento literario de La República y dirigido la revista Imagen, pero coincidiendo con el nacimiento de Monte Ávila, y probablemente gracias a su importante ensayo Borges, el poeta (UNAM, 1967), se trasladó a Estados Unidos contratado por el Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana de la Universidad de Pittsburgh.Simón Alberto Consalvi.

Seguir leyendo en Negritas y cursivas.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

El libro autárquico y la biblioteca nacionalcatólica. La política del libro durante el primer franquismo (1939-1951). Ana María Rodrigo Echalecu

El libro autárquico y la biblioteca nacionalcatólica. La política del libro durante el primer franquismo (1939-1951). Ana María Rodrigo Echalecu

Ana María Rodrigo Echalecu

El libro autárquico y la biblioteca nacionalcatólica. La política del libro durante el primer franquismo (1939-1951)

Prensas Universitarias de Zaragoza

Colección: Ciencias Sociales

2018. 554 p.

ISBN 978-84-17358-54-9

 

Esta obra constituye una aportación a la historia cultural de España durante la primera década del franquismo. Concretamente, examina la política del libro a través de la legislación, las instituciones y organizaciones semioficiales, como Falange y Acción Católica. También aborda las consecuencias de la política económica autárquica sobre editores, impresores y libreros. Y, por último, partiendo del marco jurídico-administrativo, base del sistema bibliotecario del franquismo, analiza la realidad de las bibliotecas públicas. Qué servicios ofrecieron y en qué prácticas profesionales se sustentaron, en qué edificios se instalaron, quiénes las gestionaron, con qué financiación contaron, quiénes las utilizaron y qué leían.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Tratado de tipografía bodoniana. Albert Corbeto en el blog de l'Escola de llibreria

Tratado de tipografía bodoniana. Albert Corbeto en el blog de l’Escola de llibreria

Bodoni, Giambattista. Prefacio al Manual de tipografía. Trad., Alicia Herrero Ansola. Madrid: Trama, 2017. 69 p. ISBN 978-84-945693-3-3. 16 €.

Giambattista Bodoni era, a finales del siglo XVIII, la figura más destacada del arte tipográfico europeo, por delante incluso de los prestigiosos impresores de la dinastía parisina de los Didot. La belleza y perfección de sus ediciones le habían convertido en una celebridad, y su imprenta era una parada obligada para los selectos viajeros del Grand tour que llegaban a Parma. Con la voluntad de conocer a Bodoni visitaron su establecimiento diferentes soberanos y príncipes europeos, reconocidos literatos, como Madame de Staël, Stendhal o Leandro Fernández de Moratín, así como un buen número de autores que pretendían por todos los medios que sus obras fueran editadas con los famosos tipos bodonianos.

La fama de la imprenta parmesana se debía ciertamente a Bodoni, pero no sólo por su inigualable capacidad para producir las obras más valoradas por bibliófilos, coleccionistas y hombres de letras, sino también por la inmensa variedad de caracteres y de alfabetos diferentes que había grabado. Para muchos, sus innovadores diseños de estilo neoclásico eran el principal mérito del tipógrafo piamontés y, a pesar de las diversas invitaciones que recibió para establecerse con su imprenta en otras ciudades, la mayor parte de las cortes europeas, con pretensiones de conseguir que su tipografía fuera la mejor del continente, se interesaron principalmente en la adquisición de los materiales de la extraordinaria fundición bodoniana. No obstante, Bodoni siempre rechazó las solicitudes que había recibido para ceder de forma total o parcial las matrices de su preciada colección, y no escuchó las propuestas que llegaron a través de los representantes de los gobiernos de Viena, Berlín, Cracovia , Breda, Leipzig, Weimar, Göttingen o Turín. Finalmente sólo accedió a negociar con el gobierno español, con el que había contraído una gran deuda desde que en 1782 fue nombrado Tipógrafo de Cámara de Carlos III.

Fue su mecenas y amigo, el diplomático aragonés José Nicolás de Azara, embajador español en Roma, quien había conseguido que el Conde de Floridablanca autorizara la compra de la riquísima colección de punzones y matrices de Bodoni. Para poder llevar a cabo los trámites necesarios, Azara solicitó en 1783 que el impresor le enviara noticias referidas a los materiales que debían ser motivo de la transacción y que estableciera el coste total de la operación. Finalmente ambos acordaron que el libro que el tipógrafo preparaba con las muestras de sus caracteres fuera el documento a presentar para realizar la propuesta formal. Los propósitos del erudito diplomático chocaron, pero, con la poca diligencia de Bodoni, quien a pesar de su compromiso a acelerar la impresión no consiguió publicar Manuale tipografico hasta principios de 1788.

Seguir leyendo en el blog de l’Escola de llibreria.

Prefacio al Manual de Tipografía.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Bibliotecas como comercios de proximidad. Vicente Funes

Bibliotecas como comercios de proximidad. Vicente Funes

Tal vez será nuestra tradición católica que nos hace más pudorosos en eso del mercadeo en según que asuntos. Y pese a la herencia fenicia de nuestro pasado no podemos compararnos a los anglosajones cuyo calvinismo les exime de toda culpa a la hora de convertir en objeto de consumo lo que sea.

El caso que en nuestro país lo de unir instituciones culturales y comercio no termina de estar bien visto. En contraste el concepto de industrias culturales se ha implantado sin problemas: pero persiste una cierta idealización de la cultura que choca con que, por otro lado, seamos de los países con más piratería de contenidos culturales.

Por eso atendiendo a nuestro negociado, el de las bibliotecas, no es habitual que una biblioteca tenga una tienda como sí pasa en los museos u otro tipo de centros culturales. En la BNE, es una librería la que cumple esta función, pero lejos delmerchandising que explotan en los citados museos. ¿Será que hay que mantener a los mercaderes fuera del templo? No decimos ni que sí, ni que no: pero no deja de ser una pena por partida doble. Por un lado por la asociación de biblioteca con templo (inmovilismo) y, sobre todo, porque sería un alivio presupuestario contar con algo de calderilla si esos ingresos revierten en la propia biblioteca. En cambio en el mundo anglosajón bibliotecario ni se lo plantean: y ya están con la campaña de Navidad como si de unos grandes almacenes se tratase.

En la tienda online de la British Library ya han colgado los adornos para esta próxima Navidad. Y como fetichistas culturales que somos no podemos dejar de echar un ojo a su escaparate para maravillarnos/horrorizarnos con algunas de sus propuestas en forma de souvenirs. En algunos casos lo de que se comercie con la cultura en bibliotecas no está mal visto por el hecho en sí de comerciar, sino por las afrentas estéticas que ofrecen en forma de homenajes a los libros.

Seguir leyendo en Infobibliotecas.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Tener los libros a mano. Elena Rius

Tener los libros a mano. Elena Rius

El único inconveniente de los libros -y no estoy del todo segura de que lo sea- es que ocupan lugar. Tienen volumen y peso, “cuerpo”, lo que hace que en cuanto te descuidas llenen estanterías y más estanterías. Si no los tienes sólo de adorno, es decir, si tienes por costumbre leerlos, habrás comprobado que poseen además la irritante costumbre de desparramarse por ahí y aparecer en los lugares menos previsibles, por más que te esfuerces en mantener un orden (sobre el orden de las bibliotecas se ha escrito mucho, también aquí, aunque sin llegar a ninguna conclusión definitiva). Algunos lectores -entre los que me cuento- solemos alternar además diversas lecturas al mismo tiempo, lo que hace que el desbarajuste de libros que andan de acá para allá aumente: tienes una pila de libros junto al sillón, pero el que quieres en ese momento está en el despacho; o has olvidado que el que creías haber puesto en la estantería de “libros pendientes de leer” te lo llevaste ayer para leer en la cama; cuando estás segura de tener determinada obra de un autor -recuerdas incluso en qué balda y junto a qué otros libros estaba-, resulta que en la última reordenación ese libro fue a parar a otra parte de la casa (porque, claro, tienes estanterías en todas las habitaciones, y no siempre es fácil seguirles el rastro).

Seguir leyendo en Notas para lectores curiosos.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

 

James Hosmer Penniman. Libros: cómo aprovecharlos al máximo. JPM ediciones

James Hosmer Penniman. Libros: cómo aprovecharlos al máximo. JPM ediciones

James Hosmer Penniman

Libros. Cómo aprovecharlos al máximo

Traducción: Antonio Rodríguez Pastor

JPM Ediciones

Colección: Papyro

2018. 102 p.

ISBN 978-84-15499-52-7

Este breve y conciso libro de James Hosmer Penniman (1860-1931) –eminente pedagogo literario e investigador de la historia colonial y revolucionaria de los Estados Unidos– nos ofrece una apreciable e inteligente recopilación de argumentos y reflexiones destinados a mejorar la relación del lector con los libros, a fin de profundizar en su valía y aprovechamiento, como forma de crecimiento humano y placer personal.

Muchos son los hallazgos de James Hosmer Penniman, habilitado y apoyado por las citas de un gran número de grandes pensadores y literatos de la cultura occidental. El autor acude a la autoridad intelectual de nombres como Goethe, Montaigne, Lowell, Emerson, Rousseau, Schopenhauer, Francis Bacon, De Quincey, etc.

Hosmer Penniman prefiere la profundidad –la lectura profunda y repetida– de pocos libros en contraposición con la lectura de muchos, leídos superficialmente.

Penniman sostiene que a la lectura debe seguirle la toma de notas: la escritura, la cual fija y precisa cada idea en nuestra mente: «escribir hace al hombre preciso» en alusión a una cita de Francis Bacon.

Otra idea reveladora y muy moderna para su época, que Hosmer Penniman desarrolla es la socialización de las lecturas. O lo que es lo mismo: «habla de lo que lees con personas intelectuales».

La parte más central e importante del libro se halla en lo que el autor denomina «Cultivando la memoria». Hosmer Penniman hace hincapié en cinco condiciones insoslayables para alcanzar una lectura provechosa, para que lo leído quede fijado en nosotros: la atención, el interés, la retención, las asociaciones múltiples de ideas y, como colofón, el compartir con otras personas el resultado de nuestra lectura (lo que antes hemos denominado la socialización de la lectura).

Seguir leyendo en el blog de l’Escola de llibreria.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

El homo sapiens y el libro electrónico. Gustavo Ariel Schwartz

El homo sapiens y el libro electrónico. Gustavo Ariel Schwartz

La abstracción es una novedad evolutiva. Somos animales programados para cazar, comer, follar y un par de cosas más. Necesitamos esto para sobrevivir y por lo tanto estamos mucho más conectados con lo concreto que con lo abstracto. Durante millones de años, la necesidad de manipular objetos ha ido moldeando en nuestros cerebros esta preferencia por lo concreto. Incluso lo concreto, lo emocional, lo instintivo, se procesa en nuestro cerebro mucho más rápido que lo abstracto o lo racional. Tan concretos somos, que la posición de nuestro cuerpo puede condicionar nuestro pensamiento racional. Incluso aprehender un objeto, tocarlo, ayuda a que mantengamos la concentración. Así como la información no entra sólo por los ojos, la manera en que nuestro cerebro la procesa no es sólo racional.

Cuando leemos un libro (de los de papel) no sólo disfrutamos (o padecemos) su contenido literario sino que sentimos su peso, percibimos su olor, palpamos su textura, ocupa un sitio en la biblioteca, en la mesilla de noche o en algún rincón de la casa. La experiencia de leer un libro es holística. Doblamos la esquina de una hoja para marcar la página, recordamos dónde hemos leído cada capítulo, lo marcamos con un lápiz, se nos mancha con café. Incluso, un libro, envejece con nosotros; las hojas se amarillentan, cambia el olor, se deshoja, la portada se gasta, la encuadernación cede. Cada libro ocupa además un sitio preciso en la biblioteca de cada uno de nosotros; agrega su particular color al arcoíris literario. Cada sector de la biblioteca tiene un significado especial; y si un libro cambia de sitio es porque algo ha cambiado en su dueño. Una vez más la posición, lo concreto. La ubicación física de un libro en la biblioteca dice mucho acerca de la relación personal entre el libro y su lector. Y es que en última instancia el libro, el de papel, es un objeto físico y tenemos con él la misma relación que hemos venido teniendo con los objetos desde hace algunos millones de años. Necesitamos cogerlo, olerlo, palparlo, sentirlo, mirarlo e incluso oírlo.

Seguir leyendo en el blog de Gustavo Ariel Schwartz.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Paco Goyanes y Lola Larumbe. La mejor escuela. Raquel Blanco

Paco Goyanes y Lola Larumbe. La mejor escuela. Raquel Blanco

No hay mejor escuela, para esto de intentar vender libros, de verdad, editor o editora novato, a ti te lo digo, que sé que me lees, o me gustaría que lo hicieras, mejor, que una librería a cargo de una persona que lleve su vida trabajando en ella. No me refiero, entonces, a cualquier librería. Me refiero a una ya de cierta importancia, asentada, próspera, diría, dentro de lo que cabe; cargadita de libros, aun de fondo muchos, pese a las novedades, que también. Iba a escribir, y lo haré más adelante, sobre lo que le he leído a Paco Goyanes, librero de Cálamo, en el número 36 de la Revista Texturas; disfruté tanto leyéndolo, tendrían que haberme visto, asintiendo todo el rato, como un votante del PSOE, o de derechas, no sé cómo les llaman ahora, leyendo El País, apunto de vitorear al columnista de turno, lo mismo hasta se me escapó un olé, les cuento, porque los pensaba, según le leía, «¡Olé!».

Ahora bien, he de decir que fue Lola Larumbe, en su Librería Rafael Alberti, la primera a la que vi dar una lección magistral a un editor. Lo hizo delante de mí. No se me va a olvidar. Me dejó alucinada. Por la concisión, por el sentido común, por la tranquilidad con la que se lo contaba todo. Y es que estas cosas los libreros y las libreras me las suelen decir a mí, sí, pero en un aparte, cuando nadie mira ni puede replicar. Y lo entiendo. A mí me toca muchas veces, y es pesadísimo. Perdida la frescura de los primeros tiempos, cuando es nuevo todo, casi una aventura, una ya empieza a notar lo aburridísimo que es explicar, día sí día también, que si se publican setenta mil libros al año, a ver por qué un lector va a comprar el tuyo, editora o editor novato, explícame cómo crees tú que tengo yo*, nosotras, que hacer para convencer no a una, a todas esas librerías donde quieres tener presencia como editorial, de que tu libro, de entre todos los cientos de libros, es el libro que hay que poner justo en esa mesa. Qué pesadez, de verdad. De lejos, es la parte más ingrata de este trabajo. Los días que pienso en retirarme es por esto nada más. Fastidio infinito explicar lo mismo una y otra vez, muchas veces a la misma persona, hacia la que empiezas a sentir algo no muy positivo, abro aquí y ahora así mi corazón. Querer estar en todas partes, como si esta pequeña a la par que coqueta distribuidora fuera, o pudiera, o quisiera llegar a ser, una empresa logística, una gran colocadora de libros a granel, o como si en todas partes hubiera sitio para ese autor que sí, si no digo yo que no, nos gusta, mucho, queremos que se publique, celebramos su libro, incluso lo hemos leído y disfrutado, pero… ¿no te has dado cuenta, alma de cántaro, que hay otros sesenta y nueve mil novecientos noventa y nueve libros que lo mismo son igual de necesarios, o menos, si es que da igual, que salen en los periódicos, están mejor producidos, la editorial, que tampoco es que sea muy grande, se ha recorrido librerías de media España, ha explicado su proyecto, ese libro y otros que van a salir, ha hecho así de fácil la labor de selección, tanto, que cuando llega el ejemplar ya tiene su estante, se coloca casi que automáticamente en el sitio, privilegiado, que le corresponde, en justa lid. Se lo dije: «Lola, te voy a traer a todos». Pero ella no le da importancia; me mira, tranquila, para quitarle la poca que cree que tiene, una educación exquisita: «Los mismo no era el momento… pero es que es así, ¿no?». Ese día había quedado en la Alberti, aprovechando que tenía una cita con la librera, con uno de los editores con los que trabajamos, uno de los que tienen el catálogo más formado. Es de las pocas librerías que visito con frecuencia. Qué nos darán allí… El editor habló de sus libros, con entusiasmo, quejándose un poco de lo poco que se conoce a alguno de sus autores, de lo poco que se leen. Y Lola se lo dijo, la cantidad de libros que se publican, cómo se venden, uno a uno, con suerte, la importancia de la labor de promoción, lo caro que es el espacio, lo que cuesta, los márgenes, la competencia brutal. La pena es que Lola no se pone a escribir.

Lectura recomendada (y un ofrecimiento)

Y la alegría es que Paco sí. Y también Juan Miguel Salvador, por cierto, de la Librería Diógenes de Alcalá de Henares. Otro día lo contamos esto, si nos da. Me he guardado algún otro artículo para más adelante. Y me anoto el escribir al editor de Trama para preguntarle cómo es que escriben tan pocas mujeres en su revista, siendo como somos tantas. A ver si me invita a un café un día, y lo hablamos. Me ofrezco a echar una mano; a mí no me cuesta rodearme de mujeres nada, me sale natural.

Seguir leyendo en Librerantes.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

Jaime García Padrino. Historia crítica de la literatura infantil y juvenil en la España actual (1939-2015). Marcial Pons

Jaime García Padrino. Historia crítica de la literatura infantil y juvenil en la España actual (1939-2015). Marcial Pons

Jaime García Padrino

Historia crítica de la literatura infantil y juvenil en la España actual (1939-2015).

Marcial Pons

2018. 696 p.

ISBN 978-84-16662-51-7

Jaime García Padrino, profesor jubilado de Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid, ha dedicado gran parte de sus estudios a la historia de la literatura infantil y juvenil (LIJ) en castellano, desde la extensa y primordial obra Lecturas para niños en la España contemporánea (Pirámide-Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1992) que fue uno de los primeros estudios eruditos sobre el tema aparecidos en España.

Entre sus aportaciones se cuentan monografías sobre autores de los años veinte y treinta y también colaboraciones en obras colectivas como Historia ilustrada del libro español. La edición moderna: siglos XIX y XX (Fundación GSR, 1996), Gran diccionario de autores latinoamericanos de literatura infantil y juvenil (Fundación SM, 2010). Es, por tanto, un especialista reconocido en esta materia a quien debemos la recuperación de autores de antes de la guerra civil (Antonio Robles, que fue el tema de su tesina de licenciatura) y de los primeros años de la posguerra (Borita Casas o Elena Fortún). Esta dedicación a los tiempos pasados ​​no le ha impedido estar al día de la producción de LIJ y seguir la evolución a lo largo del siglo XX e inicios del XXI de autores y géneros, tal como nos lo presenta en este trabajo.

En esta obra, tal y como informa el título, García Padrino estudia la producción de LIJ desde final de la guerra civil hasta los primeros años del siglo XXI en todas las lenguas oficiales del Estado, prestando especial atención a dos géneros a menudo poco estudiados: la poesía y el teatro. La obra, bien editada y presentada, se organiza en cuatro grandes apartados cronológicos: 1939-1952; 1952-1970; 1970-1990 y 1.990-2015. Aunque la lógica y el conocimiento del tema que pueda tener el lector le ayudan a entender las divisiones, se echa en falta alguna aclaración que explicite las fechas escogidas del periodo (por qué 1952? ¿Por qué no 1975? ¿Por qué hasta 2015 ?).

Seguir leyendo en el blog de l’Escola de Llibreria.

 

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.

 

 

Manifiesto europeo sobre el apoyo a la innovación en los sectores cultural y creativo

Manifiesto europeo sobre el apoyo a la innovación en los sectores cultural y creativo

El Manifiesto por la Innovación del Sector Cultural ha sido presentado al finalizar la Cumbre de la Innovación de la Feria de Frankfurt. El texto ha sido generado a través de la iniciativa de The Arts + (Frankfurt Book Fair), en compañía de la Fitzcarraldo Fondation y ECBN (Holanda), al cual se ha invitado a la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y otras once organizaciones de referencia en el escenario cultural europeo, como la Federación Europea de Editores, Europeana, La Federación Alemana de Editores y libreros, la Asociación Internacional de Editores de prensa y ALDUS, la Red Europea de Ferias del Libro.

En el manifiesto se subrayan los seis principales desafíos a los que se enfrenta el sector cultural y creativo (SCC) en Europa y se proponen seis medidas para superarlos.

DESAFÍOS:

  1. Excesiva fragmentación y existencia de compartimentos estancos en el SCC.
  2. Ausencia de inversión y de apoyos financieros para el sector.
  3. Especificidad del concepto de innovación en el caso del SCC.
  4. Carencia de una integración de las destrezas digitales y de negocios con los activos tradicionales del sector.
  5. Cambios en la cadena de valor y necesidad de nuevos modelos de negocio.
  6. Necesidad de un enfoque global y una mayor internacionalización.

PROPUESTAS:

  1. Potenciar la convergencia de estructuras híbridas que actúan en la intersección de la cultura, los negocios, la tecnología y las políticas.
  2. Incrementar la inversión en el SCC y adaptar las subvenciones a sus características específicas.
  3. Hacer más sencilla y atractiva la inversión en innovación en el SCC.
  4. Fortalecer el diálogo entre los responsables de políticas públicas, cultura, tecnología, empresa e industria en torno a la innovación en el SCC.
  5. Ampliar el concepto de ‘innovación’ más allá de la mera ‘dura innovación tecnológica’.

Acceder al manifiesto.

Si quieres estar al día de las actividades, colecciones, propuestas, cursos, información destacada semanalmente del sector del libro y la cultura, DATE DE ALTA en el Boletín semanal de Trama Editorial.¡NO TE ARREPENTIRÁS!

Si únicamente quieres recibir información de nuestras novedades. Lo puedes hacer aquí: acceder.